Carmen Martínez

Carmen Martínez

Carmen Martínez forma parte del Departamento de Comunicación y Programas Públicos del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC). Asimismo, es autora, desde su creación, del Blog del MNCN. Los artículos de Carmen Martínez se publican en TheCult.es por cortesía del MNCN con licencia CC no comercial.

URL del sitio web: http://www.mncn.csic.es

Trestesauros500

La Ciénaga de Zapata, en Cuba, constituye el último reducto natural para el cocodrilo cubano (Crocodylus rhombifer), la especie de cocodrilo más amenazada del Nuevo Mundo. La hibridación con el cocodrilo americano (Crocodylus acutus) no sólo amenaza su pureza genética sino que también puede provocar su extinción. El Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) exhibe el esqueleto de un ejemplar de su colección histórica.

El oro de los tontos

Fue el primer mineral codiciado por los antiguos buscadores de oro. La pirita está ligada al origen de la cultura humana. En Río Tinto (Huelva) se da una de las mayores concentraciones de pirita del mundo y en Navajún (La Rioja) se encuentran los mejores cristales cúbicos. El Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) conserva una importante colección de piritas de los mejores yacimientos y en la exposición de Minerales se exhiben algunos de los ejemplares más bellos.

La caja para herborizar o vasculum era un elemento imprescindible en el equipo de los botánicos del siglo XIX. En concreto, ésta que conserva el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) tiene un gran valor histórico ya que es probable que fuera utilizada durante la Expedición Científica al Pacífico (1862-1865).

La seda de la mariposa nocturna Antheraea pernyi nos invita a descubrir sorprendentes detalles de la historia de la sericicultura en nuestro país. A partir de una caja entomológica que se exhibe en el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC), seguiremos el rastro del gusano de seda del roble hasta Mallorca y el asentamiento de la especie en la isla.

Azufre de Conil

Uno de los mayores tesoros del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) son las muestras de azufre cristalizado de Conil de la Frontera (Cádiz) colectadas a finales del siglo XVIII. Los magníficos cristales de azufre que se exhiben son de una pureza extraordinaria y fueron piezas muy solicitadas por los museos y gabinetes de la época. En el Museo se conservan más de 60 ejemplares de azufre cristalizado. Algunos son realmente espectaculares y fueron expuestos en la Exposición Universal de París de 1867.

De las dos mil quinientas especies que custodia la colección de Ictiología del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) hemos elegido a un pez marino procedente de Cuba y que pertenece a la colección del gran ictiólogo cubano Felipe Poey y Aloy (1799-1891). La colección de peces del Museo tiene un gran valor histórico como queda constancia en diferentes referencias documentales como el Catálogo del Gabinete de Pedro Franco Dávila que se imprimió en París en 1767. Sin embargo, actualmente no se conserva ninguno de los ejemplares descritos en dicho catálogo; el pez más antiguo es un sargo fechado en 1790.

Hasta mediados del siglo XIX el Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) estuvo considerado como uno de los mejores de Europa, especialmente en el campo de la mineralogía. Sus colecciones históricas nos permiten retroceder en el tiempo y para guiarnos nadie mejor que el geólogo Javier García Guinea, profesor de investigación del CSIC, y gran conocedor de la colección de geología, de la que fue conservador durante una década.

Pocos temas resultan tan atractivos como el que aborda en este libro el paleoantropólogo Antonio Rosas, del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC). Indagando en las raíces evolutivas de los humanos, intenta esclarecer cómo era el último antepasado que compartimos con los chimpancés y cuál fue su evolución hasta llegar al género Homo. Su talento comunicativo facilita enormemente la comprensión de este apasionante pero enrevesado capítulo de nuestra historia evolutiva.

Una mesa de piedras duras botín de guerra

Este magnífico tablero de piedras duras del siglo XVIII es un muestrario de los mármoles, alabastros y otras rocas más apreciados desde la Antigüedad hasta el período Barroco. Además, es testigo de la extraordinaria historia de la captura del Westmorland, un barco mercante británico cargado de obras de arte adquiridas por los jóvenes viajeros británicos en el Grand Tour. Puede verse en la Sala de Geología del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC).

El Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) custodia una colección singular: la colección iconográfica van Berkhey. Esta colección de más de tres siglos de antigüedad refleja magníficamente una época en la que la ilustración científica era esencial para el florecimiento de la historia natural. También ha tenido un papel protagonista en un triste capítulo de la historia del Museo, aunque con final feliz.

La colección de preparaciones ornamentales de diatomeas de Ernesto Caballero y Bellido es la mejor de España y una de las más extensas del mundo. Esta colección del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) incluye 205 preparaciones microscópicas con 1.431 taxones, incluyendo diatomeas fósiles y actuales, así como distintos instrumentos para su montaje según la técnica descubierta por el autor.

La colección de anfibios reunida por la Comisión Científica del Pacífico (1862-1865) tiene un valor extraordinario, tanto histórico como científico. El Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC) conserva 522 ejemplares recolectados por el gran zoólogo español Jiménez de la Espada, gran parte de los cuales han servido para describir la fauna herpetológica sudamericana.

Anticipar los efectos del cambio global en los ecosistemas es uno de los principales retos a los que se enfrentan los ecólogos. El profesor de investigación del CSIC Fernando Valladares es experto en ecología y ha centrado su trabajo en los efectos del cambio global en los ecosistemas terrestres. Además de su aquilatada carrera científica, ha ocupado distintos cargos de gestión y responsabilidad político-científica, en los que ha peleado porque la mejor ciencia disponible estuviera sobre la mesa de negociaciones.

Las agallas son unas estructuras realmente fascinantes que sustentan complejas comunidades de artrópodos. Las especies inductoras de agallas, en su mayoría insectos, son capaces de manipular a la planta en su propio beneficio mediante la formación de estas estructuras vegetales que al tiempo que proporcionan alimento a la larva también la protegen de depredadores y parásitos.