Guzmán Urrero

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

Trestesauros500

Cuanto más escucho determinadas canciones, más me pregunto por qué conservan su magia al cabo de los años. Y a pesar de que uno intenta evitar los clichés, hay películas que contribuyen a perpetuar ese efecto.

"Cuentos completos", de Kingsley Amis

En un artículo sobre Lucky Jim, Christopher Hitchens escribe que la novela de Kingsley Amis "ilustra la crucial diferencia entre el tipo de a pie y el hombre pequeño". El protagonista, Jim Dixon, "como su creador, no era un payaso, sino un hombre de sentimientos después de todo".

Hubo un tiempo en el que los espectadores nos aventurábamos en los cines en busca de horrores primordiales. Me refiero a historias que nos dejaban perdidos en laberintos infernales, oyendo las pisadas de alguna aberración que no debería existir, pero que parecía verosímil en la pantalla.

Primera o segunda cadena. Poco importa si en color o en blanco y negro: el caso es que aquella televisión de nuestra infancia y juventud resume un viaje audiovisual fascinante, que nos llevó de la dictadura a la libertad, y desde una programación digna de un despotismo ilustrado ‒la de los primeros años de la democracia‒ hasta una oferta bastante más frívola, despojada por completo de pedagogía.

Don Quijote y el derecho

De entre los volúmenes que se dedicaron al Quijote con ocasión del III centenario de su publicación, hoy elegiremos uno que lleva la firma de José Canalejas: Don Quijote y el Derecho, distribuido por el Ateneo de Madrid en 1905.

Don Quijote y la psiquiatría

Cuando hablamos sobre el padecimiento psiquiátrico de Alonso Quijano, no sólo debemos analizar el extrañamiento de la realidad que afecta a nuestro hidalgo, sino los efectos de su loca sabiduría.

El Quijote y el basilisco

Una de alegrías que experimenta el amante de la materia pastoril es la de encontrarse en la primera parte del Quijote con la historia de Grisóstomo y Marcela. El gozo aumenta en el capítulo XIV, donde se ponen los versos desesperados del difunto pastor, con otros no esperados sucesos.

La vida secreta de las palabras: "nana"

Supongamos que, a consecuencia de alguna amnesia colectiva, cayera en el olvido casi toda nuestra memoria musical, incluyendo óperas, sinfonías y ritmos veraniegos. Vayamos aún más lejos, e imaginemos cuál sería la última canción en desaparecer de nuestros recuerdos. Es muy probable que esa armonía final, por simple nostalgia, fuese una nana; una de aquéllas que nuestra madre repetía para animarnos a dormir.

El carbón y los pintores

La etimología del carbón es conocida por muchos europeos. En los textos latinos ya se hablaba de carbo, -ōnis, y en su deriva territorial, la gran lengua del Imperio injertó esa voz aquí y allá.

Gracias al rotundo éxito que las artes marciales cosecharon en Occidente desde los años cuarenta del pasado siglo, era previsible que un buen número de los vocablos usados en ellas fuese impregnando el habla común de este lado del mundo.

Los que, como José María Iribarren, estudian los refranes, han sido atraídos con frecuencia por la figura del lobo. Una atracción sin duda arriesgada, pues meterse en la boca del lobo implica meterse en grave peligro.

Suele hablarse de rémoras como si estas fueran un obstáculo, un estorbo, lo cual es evidentemente cierto, pero sólo en sentido figurado. Como veremos, a la etimología popular le interesa conservar este significado, pese a que este se funda en una leyenda.

Hay expresiones que tienen cierta hondura antropológica. Tal es el caso de Eres un pájaro de mal agüero, advertencia que sirve para decir a otro que actúa como un gafe o como un inductor de pesares y desdichas.

Son muy curiosos los orígenes de la fórmula a la chita callando, que en tierras americanas tiene su equivalente en la expresión a la gachapanda. Decimos a la chita callando cuando alguien acomete una acción de forma disimulada, con mucho secreto, en silencio, sin ser notado.