Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

Nicolás Monardes

Hace 525 años, tal día como hoy, poco más de un centenar de hombres, en dos carabelas y una nao capitana, salían de Palos de la Frontera, rumbo a lo desconocido. ¿Objetivo? Alcanzar las míticas islas de las especias, el lugar donde crecían la pimienta, el jengibre, la canela, la nuez moscada, el anís estrellado, el cardamomo... las especias exóticas, que llenaban las plazas y mercados europeos. Fuente de riqueza, para quienes comerciaban con ellas. Fuente de placer, para quienes las consumían.

La caza de brujas

Decidme, ¿cuántas veces me habéis leído criticar el turismo de brujas? ¿Cuántas veces he pugnado por la desaparición de esa forma infame de ganar dinero? Muchas. Enfrentándome a mucha gente, mucha, que no entendía mi postura. Porque resulta, dicen ésos que creen saber, que ese turismo genera riqueza, dicen. Porque es una forma de recuperar la memoria de aquellas mujeres...

El legado de Saroïhandy

Jean-Joseph Saroïhandy fue un filólogo e hispanista francés que vivió a caballo entre los siglos XIX y XX. Hijo de madre vasca y padre vascofrancés, se especializó en el estudio de las diversas lenguas pirenaicas: aragonés, catalán, occitano, euskera y navarroaragonés medieval.

Isabel y América

Pues os voy a contar una cosa sevillana, que hace mucho que no os hablo de Sevilla, y la nostalgia me tiene sobrepasada...

Benedetti

Y hoy, hoy sólo puedo pensar en el Benedetti, en su ladrillo, en su patria añorada, en sus casas ajenas, en los cielos prestados, en las paredes que serán de otros, en las puertas que ya no cruzaré, en las luces que no volveré a encender, en ese aroma que sólo es de ahí pero yo ya no volveré a oler, en las ilusiones perdidas, en las esperanzas quebradas, en tantos sueños rotos, en las nuevas rutinas que me esperan, en las letras que ya no volverán a leer mis ojos, en ese reloj bello y hermoso, en las tres de la tarde, en los miércoles y en los viernes, en el sol filtrándose por la cristalera... hoy, hoy vuelvo, una vez más, a la patria de los exiliados...

Instantes de eternidad

"Yo tenía una granja en África, al pie de las colinas de Ngong". Así empieza la von Blixen, Karen, su libro más famoso. Supongo que resulta muy difícil imaginar otra Karen que no sea la Streep, Meryl. Es lo que tiene la cultura cinematográfica, que todo lo invade.

Libros de secretos

Hace doce años, cuando era impensable contar con la multitud de ediciones digitalizadas que tenemos hoy en día; cuando las investigaciones se seguían haciendo sobre catálogos manuales o, en el mejor de los casos, sobre catálogos impresos; cuando en este país nuestro nadie (repito, NADIE) había escrito una maldita palabra sobre "libros de secretos", yo publiqué un estudio sobre las ediciones en castellano de los Secreti de Alessio Piemontese, un auténtico best-seller de la época.

Una falacia

Éste es uno de mis últimos artículos "esotéricos" publicados. Enero de 2006. Sobre él, mi ejemplar del Libro de San Cipriano y mi cuaderno azul.

Experiencias

Abril de 1996. Hace veintiún años. Y ahí estoy yo, sentada, a las puertas del Archivo General de Simancas, a escasos seis kilómetros de Valladolid. Y ahí están las fotocopias de un documento que, dos décadas después, sirve de hilo invisible para acercarme a mi yo de entonces.

Penélope Christiana

Valentina Pinelo, agustina profesa en el Convento de San Leandro, de la ciudad de Sevilla. Valentina, perteneciente a una familia de ricos mercaderes genoveses, asentados en la capital de Indias, es la autora de un Libro de las alabanzas y excelencias de la gloriosa Santa Ana, impreso por Clemente Hidalgo, en 1601.

Un icono vital

Hace poco más de un año, recorriendo las tierras donde nació el castellano, volví a uno de tantos cenobios visitados tiempo atrás, cuando estudiaba monjes benedictinos especialistas en hacer remedios alquímicos. Cuando mi vida era una sucesión de archivos y bibliotecas, entre Burgos y Sevilla. Un tiempo en el que no podía ni imaginar la relación existente entre ambas ciudades.

Un verdadero tratado mágico

Pues aquí tenéis una Steganographia manuscrita, conservada en la Biblioteca Nacional de Madrid. Basada, según se dice en la portada, en la obra homónima del abad Tritemio, el célebre Johannes Trithemius, abad de Sponheim, uno de los mayores coleccionistas de manuscritos mágicos medievales. A Tritemio se debe, entre otros, el conocido como Antipalus Maleficiorum, la primera bibliografía de escritos mágicos conocida, elaborada hacía 1508.

Dos secretistas

No es casual que los dos secretistas españoles fueran valenciano y turolense, respectivamente. Y digo que no es casual porque la vinculación de los reinos de Valencia y Aragón con los estados italianos viene de lejos. Y resulta que los secretistas, los profesores de secretos, nacieron en Italia.

Verano escocés

Verano de 1999. Uno de los mejores veranos de mi vida. Acababa de terminar mi tesis doctoral y me fui a Edimburgo, donde vivía una de mis amigas de la infancia, en una de sus estancias postdoctorales.