El final es allí donde empezamos

El final es allí donde empezamos Imagen superior: Maître des Cassoni Campana, "La légende crétoise en quatre compositions" (1500-1525)

Cada mañana cientos de castellonenses atraviesan la plaza del Ayuntamiento y pasan frente a la catedral absortos en sus cavilaciones cotidianas y ajenos al hecho de que a sus pies, más allá de un puro diseño geométrico de baldosas de granito, un laberinto gigante con sus calles y encrucijadas, intencionadamente complejo, busca confundir a quien se adentre en él. Estos días, tras un leve bache en el camino, luce remozado recobrando su simbolismo original.

La leyenda nos recuerda que el primer laberinto lo diseñó el legendario arquitecto Dédalo para el rey Minos de Creta con el objetivo de mantener preso al Minotauro, la monstruosa criatura engendrada por su esposa Pasifae de su unión con un toro.

Teseo, el mítico rey de Atenas logró matarlo gracias a que se adentró en su inextricable trazado de más de mil habitaciones dejando la huella de hilo que le había dado la princesa Ariadna, hermana del monstruo.

lab2

Imagen superior: Jacques Fouqueres, 1620.

Pero la realidad es que desde mucho antes los laberintos han estado presentes en diversas culturas, épocas y lugares, presentándose siempre como un símbolo ligado a lo espiritual.

De hecho, muchos de ellos, ya desde la prehistoria, estaban dibujados en el suelo a modo de trampa con el objetivo, tanto de alejar como de atrapar, a los malos espíritus. Lo mismo ocurría en muchas casas desde tiempos remotos, donde la imagen del laberinto se trazaba en la puerta de entrada como sistema de protección. Pero uno de sus más importantes simbolismos está asociado a los rituales de iniciación, representando la búsqueda del centro personal, del sí mismo del ser humano. Para el encuentro de tan preciado hallazgo se requiere de un ritual iniciático que implica la superación en distintas etapas del camino marcado por el laberinto.

lab3

Imagen superior: Giulio Romano, "Ayax defendiendo el cuerpo de Patroclo"

Durante la Edad Media el laberinto estuvo fuertemente relacionado con el duro camino de los creyentes hacia Dios, el recorrido tortuoso de los caminos enredados y difíciles hasta hallar el centro simbolizaban la participación en los sufrimientos de Cristo. Trazados en el suelo de las catedrales los fieles lo recorrían simulando la peregrinación hacia Tierra Santa. Así, el camino del laberinto representa el peregrinaje, la muerte al hombre antiguo, pecador que vuelve a nacer al hallar el centro.

lab4

Imagen superior: Georges Louis Le Rouge.

En cualquier caso todo laberinto tiene una cualidad hipnótica. Algo abismal arrastra la mirada hacia su interior y basta un descuido para quedar atrapado en sus meandros. Contra lo que pudiéramos pensar, la suerte que tenemos cuando nos adentramos en su interior es que es imposible extraviarse, pues no tiene más que “un camino” que conduce al centro.

Mirar la propia vida en retrospectiva puede ser una experiencia semejante. Uno se percata de las vueltas y revueltas que se han tenido que producir para finalmente estar en este lugar preciso. Sin embargo, en nuestro día a día lleno de preocupaciones, lo último que queremos es recrear la sensación de que nuestra vida se desnortó, que estamos perdidos.

Vencer el enigma del laberinto y llegar a su centro es lo que nos reconforta. Es entonces cuando las muchas vueltas de la vida y los cambios de dirección finalmente cobran sentido en esta metáfora existencial del caminar por un laberinto: si mantenemos el rumbo ‒no importan las idas y venidas, lo lejos que parezca todavía‒, cada paso nos estará acercando más y más a la meta.

lab5

Bartolomeo Veneto (ca. 1481-1531)

lab7

"El resplandor" ("The Shining", Stanley Kubrick, 1980)

lab6

"Laberinto" ("Labyrinth", Jim Henson, 1986)

lab9

"El corredor del laberinto" ("The Maze Runner", Webs Ball, 2014)

lab8

"El laberinto del fauno" (Guillermo del Toro, 2006)

Copyright del artículo © Alfredo Llopico. Reservados todos los derechos.

Alfredo Llopico Muñoz

Gestor Cultural de la Fundación Caja Castellón desde 2002. 

Licenciado en Geografía e Historia, Alfredo Llopico realizó los cursos de doctorado en Historia del Arte en la Universidad de Valencia y el Máster de Gestión de Recursos Culturales de la misma universidad. Se inició en el ámbito de la gestión cultural por medio de la organización y coordinación de actividades del área de cultura del Ayuntamiento de Onda, entre 1995 y 2002.

Desde 2003 hasta 2005, fue director de la Galería L'Algepsar de Castellón y participó en proyectos de sensibilización intercultural como Ecuapop, los de aquí, los de allí.

Asimismo, es colaborador de El Mundo y del suplemento cultural de El Periódico Mediterráneo.

Sitio Web: agitaciondesdelaperiferia.blogspot.com.es

logonegrolibros

  • ¿Quién es el cazador furtivo?
    Escrito por
    ¿Quién es el cazador furtivo? En la primera tablilla de la Epopeya de Gilgamesh se cuenta la historia de cómo fue creado el hombre–bestia Enkidu por la diosa Aruru. El salvaje Enkidu vivía con las bestias del campo como un…
  • Los recuerdos de Chesterton
    Escrito por
    Los recuerdos de Chesterton Pocos hombres son capaces, como Chesterton, de ensalzar la infancia como la única época verdaderamente verdadera y felizmente feliz de su vida, hasta el punto de ponerla como ejemplo de la conducta humana. Lo hace…
  • Soy totalmente... genoma
    Soy totalmente... genoma El genoma humano se ha puesto muy de moda. Y no es extraño, pues —tal como repiten una y otra vez los medios de comunicación—, su desciframiento fue uno de los avances más…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El manuscrito Voynich, obra de un falsario
    Escrito por
    El manuscrito Voynich, obra de un falsario "¿El engaño perpetrado por un genio? Hay quien aún lo sostiene, pero hace tiempo que la hipótesis falsaria perdió fuerza. Exactamente desde que, en los años 40, el lingüista estadounidense George Zipf formuló la Ley…

Cartelera

Cine clásico

  • El rojo sienta bien a las rubias
    Escrito por
    El rojo sienta bien a las rubias Una de las primeras escenas de Crimen perfecto, la hitchcokiana película de 1954, nos presenta a su protagonista, Grace Kelly (que no era todavía, como es obvio, Gracia Patricia de Mónaco) con este vestido rojo…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El cuarto Turco de Pésaro
    Escrito por
    El cuarto Turco de Pésaro El verano de 1983 fue la primera ocasión en que el Festival Rossini de Pésaro –el abreviado ROS iniciado tres años atrás con La gazza ladra– consideró la ópera número trece del compositor local, es…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC