Crítica: "Exodus: dioses y reyes" (Ridley Scott, 2014)

Resultaría más que interesante saber cuándo y por qué el Dios judeocristiano cambió de actitud. Si en el Nuevo Testamento se paseaba entre los humanos extendiendo un valioso discurso de amor, empatía y perdón, en la "precuela" de la historia de Jesucristo se mostraba como una entidad caprichosa, cruel, vengativa e insegura.

En esos tiempos, el Creador del Universo centraba su atención exclusivamente en una etnia y en una zona concreta de nuestro planeta, y lo hacía de una manera algo errática. Una buena muestra de este desconcertante comportamiento es la historia de Moisés, que se vuelve a narrar por enésima vez en esta película de Ridley Scott, un film lujoso, bien hecho, pero no especialmente apasionante.

Por un lado, la película tiene el problema de contar algo que todos nos sabemos. Por otro, es muy difícil hacer un Moisés cinematográfico que compita con ese icono del cine bíblico y espectacular que es Los Diez Mandamientos (1956). No se puede hablar de efectos especiales, de cine de los 50, de Charlton Heston o del Hollywood más excesivo sin citar la imagen de las aguas del Mar Rojo separándose en deslumbrante Technicolor.

Exodus: dioses y reyes se beneficia de los avances infográficos para mostrar unas plagas escalofriantes, con detalles gore, además de varias batallas de lo más vistoso y monumentales ciudades egipcias en construcción, con la opción de ver todo esto en 3D. Pero, ay, los efectos digitales están tan presentes en nuestra vida que ya casi han dejado de ser llamativos. Curiosamente, el film del 56 termina resultando más impactante visualmente por sus limitaciones técnicas que esta tormenta de prodigiosos píxeles.

Espectáculo aparte, los que se nos cuenta en esta película no tiene nada demasiado novedoso, salvo una serie de momentos que podrían haber sido explorados con más profundidad y que resultan lo más estimulante de la película. Dichos momentos son las conversaciones entre un atribulado Moisés (Christian Bale, siempre tan intenso) y el mismísmo Todopoderoso, que se le aparece en la forma de un mocoso malcriado y de malas pulgas.

Moisés y Dios discuten por la manera de hacer las cosas, y el Creador se muestra como un ser que no entiende muy bien a los humanos, un tipo que todo lo puede hacer pero que decide liberar a su pueblo favorito (después de 400 años de esclavitud, ¿por qué no antes?) ejerciendo una serie de actos de terrorismo contra el pueblo de Egipto, sin respetar civiles, mujeres, niños, animales o plantas. ¿Para qué teletransportar a los hebreos a Canaán pudiendo sembrar la muerte, la destrucción y el sufrimiento en ambos bandos? En fin, caminos inescrutables y modales propios de los dioses de la antigüedad.

Si echa de menos el cine bíblico de toda la vida, sin demasiado riesgo, Exodus es una película que no puede perderse.

Esta coproducción, de importante aportación española, nos vuelve a demostrar que nuestro país no tiene nada que envidiar a Nueva Zelanda como escenario para películas épicas. Por otro lado, también comprobamos que Ridley Scott es un director especializado en un cine tan vistoso como insípido.

Sinopsis

El director Ridley Scott (Gladiator, Prometheus) nos brinda la épica aventura Exodus: dioses y reyes, la historia del temerario valor de un hombre que se enfrentó al poder de un imperio. Utilizando efectos visuales de la más avanzada tecnología y la inmersión en el 3D, Scott da nueva vida al relato del desafiante caudillo Moisés (Christian Bale) cuando se alza contra el faraón egipcio Ramsés (Joel Edgerton), lanzando a 400.000 esclavos a un colosal viaje de huida de Egipto; y resucita la historia del aterrador ciclo de las mortíferas plagas.

La intriga, la escala y la amplitud de la película, unidas a sus personajes –aventureros y llenos de vitalidad– crean un acontecimiento sin precedentes en las salas de cine. El Éxodo de Egipto es la saga heroica prototípica y definitiva. También es un relato impactante y personal rebosante de emoción, rivalidad y traición, y de una imperecedera búsqueda de la libertad.

Scott observa que "la vida de Moisés es una de las aventuras y exploraciones de carácter espiritual más grandes de todos los tiempos". Desde la batalla que da inicio a la película, en la que 15.000 soldados egipcios atacan un campamento hitita, pasando por las imponentes estructuras y una aterradora serie de plagas, hasta la separación de las aguas del Mar Rojo, Scott aporta su visión distintiva a uno de nuestros relatos más importantes y más apreciados.

"Me gusta todo lo que sea extraordinario", prosigue. "Yo sabía lo que hacer con Gladiator: cómo lograr que viviera, respirara y sintiera como lo hacían las personas de la época. Con Exodus: dioses y reyes, quería, de manera análoga, dar vida a la cultura egipcia y al Éxodo de una forma que nunca antes había sido posible".

Exodus: dioses y reyes fue rodada en los Estudios Pinewood, de Londres, y en exteriores de España; en Almería, al sur de la península, y en la isla de Fuerteventura.

El reparto de Exodus: dioses y reyes se compone de numerosos ganadores de premios y proviene de una amplia lista de países. Tal y como lo explica Ridley Scott, "Egipto era –al igual que lo es ahora– una confluencia de culturas por ser una encrucijada entre África, Oriente Próximo y Europa. Elegimos a actores de diferentes orígenes étnicos para reflejar tal diversidad de culturas: de iraníes a españoles pasando por árabes. Muchas son las diferentes teorías sobre la etnicidad del pueblo egipcio y mantuvimos muchas discusiones sobre la mejor forma de representar la cultura. Al dar vida a una historia cuyas raíces se hunden en muchas religiones y que es importante para personas del mundo entero, también procuramos elegir a actores que pudieran, mediante sus intensas interpretaciones, hacerle justicia a un relato universal".

Christian Bale da vida a Moisés; Joel Edgerton encarna a Ramsés y John Turturro se encarga del papel de Seti; Ben Kingsley del de Nun, y Aaron Paul interpreta a Josué.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Chernin Entertainment, Scott Free Productions, Babieka, Volcano Films, 20th Century Fox. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

logonegrolibros

  • Un mito político
    Escrito por
    Un mito político En Una mentira noble me referí al mito que Sócrates propone contar a los hombres que nazcan en su república ideal: que han nacido de la tierra misma y que por ello deben defenderla hasta la muerte,…
  • Máquina, hermana mía
    Escrito por
    Máquina, hermana mía El ensayista Jerry Kaplan abarca en su libro Inteligencia artificial la actualidad y el hipotético futuro de la maquinaria inteligente en la vida humana. Resulta interesante leerlo desde la antropología – filosófica, si se quiere–…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Todos somos zombis
    Todos somos zombis La ciencia ha comenzado a estudiar la mente. Durante siglos la única manera de abordarla fue la introspección: la reflexión interna sobre lo que uno piensa y cómo lo piensa. Desgraciadamente, este método tiene el…
  • Felipe II, rey de Inglaterra
    Escrito por
    Felipe II, rey de Inglaterra El 25 de julio de 1554 contraía matrimonio María Tudor, reina de Inglaterra, con Felipe de España, hijo del emperador Carlos V, futuro heredero del mayor imperio de la modernidad. Ambos estaban unidos por profundos…

Cartelera

Cine clásico

  • Doce tipos duros
    Escrito por
    Doce tipos duros Lo bueno de clásicos como Doce del patíbulo (The Dirty Dozen, 1967) es que uno puede revisarlos sin temor a decepciones. Dirigida por Robert Aldrich, esta excepcional producción bélica fue protagonizada por Lee Marvin, Charles…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La hora de Flórez
    Escrito por
    La hora de Flórez Una nueva grabación del Barbero de Sevilla rossiniano, una de las óperas más grabadas de la historia discográfica (la primera es de 1918), no debería llamar anormalmente la atención dadas las excelentes versiones que el…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El pez que llegó de las Comores
    Escrito por
    El pez que llegó de las Comores El pez se desplazaba lentamente, moviendo con elegante pereza sus extrañas aletas. El sorprendente animal, robusto y de un color azul grisáceo, cambió repentinamente su rumbo y se dirigió a su refugio: una cueva submarina…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC