Una breve historia de Europa

Durante millones de años, Europa se ha visto sumida con regularidad en periodos de frío, similares al clima que se experimenta hoy en día en Groenlandia. Y fue durante la última Edad de Hielo cuando el Homo sapiens llegó al continente, hace unos 40.000 años.

Los seres humanos descubrieron tundras que acogían a gigantescas manadas de renos, bueyes almizcleros, mamuts, rinocerontes lanudos, antílopes saiga y ciervos gigantes. Peleaban por sus presas con lobos y leones, y a la hora de buscar refugio, competían con osos y hienas por las cuevas, además de dibujar imágenes impactantes en sus paredes.

cuatro16

Esa fue la larga era paleolítica. Después, hace unos 12.000 años, una pequeña oscilación en el eje de rotación de la Tierra provocó un repentino calentamiento. Los glaciares se derritieron y los grandes rebaños huyeron a Siberia, y el nivel del mar aumentó en 120 metros.

En oleadas, llegaron a Europa diferentes especies de árboles. Los seres humanos vieron como aquellos árboles invadían sus tierras de caza, y éstos se volvieron sagrados, alabando el vínculo entre la tierra y el cielo a través de sus troncos.

Los seres humanos se convirtieron en cazadores solitarios, apuntando con sus arcos y flechas a los bisontes, uros, caballos, ciervos y jabalíes.

cuatro11

Después, hace 6.000 años, la vida nómada del cazador recolector desapareció cuando se domesticaron plantas y animales. Ese fue el inicio de la era neolítica.

Los seres humanos se convirtieron en agricultores, gente sedentaria que trabajaba y desbrozaba la tierra, construía asentamientos, aprovechaba y desviaba cursos de agua y desecaba pantanos.

Modificaron la evolución del mundo natural, pero los progresos fueron lentos y abarcaron miles de años. Muchas especies se beneficiaron de los nuevos entornos creados por los seres humanos, incluyendo el hogar.

La gente fue creando por todo el continente un mosaico de pequeñas poblaciones que ayudaron a fomentar la biodiversidad en espacios abiertos. Pero poco a poco, la humanidad dio la espalda a la Naturaleza y se encerró en ciudades cada vez más grandes y cada vez más pobladas.

cuatro5

En los dos últimos siglos, nuestro consumo masivo de combustibles fósiles ha dejado su huella en la tierra, y ésta es cada día más profunda. Ahora la humanidad está saturando el espacio y es la Naturaleza la que se encuentra aislada.

El equilibrio se ha visto interrumpido y el mundo está cambiando. Los seres humanos se han convertido en una fuerza geológica. Las modificaciones que hemos impuesto han sucedido tan deprisa que muy pocas especies pueden seguir nuestro ritmo.

cuatro3

De repente, los animales que hemos amado durante siglos están amenazados: pájaros, ranas, caracoles, insectos... lo que fue abundante ahora es escaso.

Nuestras primaveras han quedado en silencio porque los gorriones y las golondrinas desaparecen de nuestras ciudades sin que nos demos cuenta. Pero en nuestra huida a las megalópolis, hemos dejado atrás enormes territorios que habíamos poblado hasta hace muy poco. Vuelven a estar cubiertos de vegetación, regresan los árboles y también los grandes animales, lobos y buitres, especies que habíamos dejado atrás y que se vuelven a apropiar del espacio despoblado. ¿Está regresando paulatinamente la naturaleza salvaje?

Copyright de texto e imágenes de "Las estaciones" ("Les saisons", 2015), de Jacques Perrin y Jacques Cluzaud © France 2 Cinéma, Galatée Films, Pandora Filmproduktion, Pathé, Wanda Natura. Reservados todos los derechos.

Stéphane Durand

Stéphane Durand es biólogo, ornitólogo y periodista científico. Ha sido asesor científico de las aventuras cinematográficas de Jacques Perrin desde 1997: Nómadas del viento (2001), Océanos (2009) y Las estaciones (2015) para el cine, Les ailes de la nature (2002) y Le peuple des forêts (2016) para la televisión, y Voyageurs du ciel et de la mer (2004) para el Futuroscope de Poitiers.

También hizo los documentales Sur les terres du panda y La nuit des eléphants, y escribió los libros asociados con las películas Nómadas del viento, Océanos y Las estaciones.

  • El gran peligro
    El gran peligro Primero fue la bomba atómica, que traía consigo lo que nunca había ocurrido: la posibilidad aterradora de que el ser humano fuera la primera especie capaz de destruirse a sí misma. Los temores de un invierno nuclear,…
  • Verdad científica y consenso
    Verdad científica y consenso No hace mucho, presenté un comentario sobre el calentamiento global y el cambio climático que trae aparejado, y los describí como “la más grande amenaza para la supervivencia humana”. En respuesta, más de un lector me acusó de estar…
  • ¿Cómo afecta al suelo la sustitución de pinares por encinares?
    Escrito por
    ¿Cómo afecta al suelo la sustitución de pinares por encinares? Un estudio realizado por investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales y del Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals descubrió en 2016 que la cantidad de CO2 emitida por el suelo a través de…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • Biophilia: el encuentro entre Björk y David Attenborough
    Escrito por
    Biophilia: el encuentro entre Björk y David Attenborough Pese al interés de sus fans, el octavo álbum de la islandesa Björk, Biophilia (One Little Indian Records, 2011), no hubiera pasado de ser una novedad pasajera en las listas pop si en su elaboración…
  • ¡Corre homo, corre!
    Escrito por
    ¡Corre homo, corre! Los seres humanos no estamos hechos para correr rápido, pero sí para correr distancias largas. He aquí la evidencia anatómica y fisiológica de que estamos mejor adaptados para la carrera de resistencia que muchos otros…