Una estrategia española frente al cambio climático

El tema del cambio climático es otro buen ejemplo de lo difícil que le resulta a la investigación científica llegar con sus datos contrastados y sin contaminación ideológica a una opinión pública que, por desgracia, no siempre suele apreciar ese papel de la ciencia a la hora de tomar sus decisiones.

En todo caso, ahora, cuando ni siquiera los observadores más críticos niegan la evidencia de ese cambio, es cuando la voz de los investigadores resulta más necesaria.

Una disciplina es esencial en este ámbito: la fenología, es decir, la ciencia que estudia la relación entre los factores climáticos y los ciclos de los seres vivos.

La fenología, según se refleja en el Programa de Seguimiento Fenológico de la Red Española de Reservas de la Biosfera, "estudia cómo cambian las fechas en las que ocurren los diferentes fenómenos naturales (migración, reproducción, floración, fructificación, aparición de los insectos, etc.) que se repiten año tras año y que están muy influenciados por las condiciones meteorológicas. Existen diferencias entre individuos y/o especies, y esta variabilidad es parte de la biodiversidad que nos rodea. Todas estas fases que se repiten en las plantas y animales, son controladas principalmente por el factor temperatura. Actualmente, se reconoce el estudio de la fenología como uno de los principales temas biológicos relacionados con el efecto del cambio climático. Existe un cúmulo de evidencias y numerosos trabajos científicos donde se menciona un adelanto temporal en la fenología de varias especies de plantas, aves e insectos".

Expertos en fenología y en otras disciplinas adyacentes se reunieron desde el 3 hasta el 5 de marzo en el Taller sobre fenología y cambio climático de la Red Española de Reservas de la Biosfera. El encuentro tuvo lugar en el Centro Nacional de Educación Ambiental (CENEAM), en Valsaín, Segovia, y fue coordinado por José Luis González López.

El Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente articula el Programa de seguimiento fenológico de la Red Española de Reservas de la Biosfera, que, según consta en su presentación institucional, "consiste en realizar un seguimiento continuado de especies comunes de fauna y flora en las reservas de la biosfera, con el fin de analizar cambios a largo plazo (adelantos o retrasos) de las fechas en las que tienen lugar los diferentes hechos biológicos que caracterizan a las especies estudiadas: migraciones, floraciones, reproducción, etc."

En definitiva, hablamos de una información crucial para comprender el alcance y gravedad del cambio climático.

El mencionado Taller, al que tuve la fortuna de asistir como parte del equipo de la Reserva de la Biosfera Sierra del Rincón, partía de cuatro objetivos. Primero: "presentar a los futuros usuarios el Manual del programa de seguimiento". Segundo: "dotar a los usuarios de herramientas y conocimientos prácticos suficientes para su participación en el programa de seguimiento fenológico". Tercero: "seleccionar las especies de libre elección de las reservas de la biosfera participantes". Y por último: "presentar a los usuarios las diversas posibilidades de tratamiento de los datos y aplicaciones de los mismos".

El planteamiento está claro, pero ¿a quién va dirigido este proyecto? Pues a los titulares del Consejo de Gestores y del Consejo Científico del Comité Español del Programa "Man and Biosphere", "El Hombre y la Biosfera".

La presentación de Francisco J. Cantos Mengs, secretario del Comité Español del Programa MaB, dejó claras varias evidencias. Para empezar, la diversidad biológica y cultural está siendo amenazada por el cambio climático. En este sentido, debemos mantener la convicción de que los excesos del ser humano con el planeta causan un efecto directo en el calentamiento global.

Un incremento de 2ºC en la temperatura del planeta supondría la pérdida entre el 20 al 30% de la biodiversidad y supondría la sexta gran extinción del planeta.

Otra certeza científica quedó clara en la intervención de Cantos Mengs, y es que, en estudios recientes de seguimiento en 1500 especies se ha podido apreciar un adelanto o retraso en la fenología del 60% de ellas. Casi sobra añadirlo: estos fenómenos de desfase entre especies interdependientes y que han coevolucionado están siendo desastrosos.

Antes mencioné los objetivos de este proyecto. En la citada presentación quedó claro que se debe realizar un trabajo exploratorio y participativo de recogida de información por parte de los habitantes de las Reservas, vinculando de ese modo el ejercicio de la ciencia con la población de las zonas investigadas.

Todo ello permitirá sistematizar, en una metodología común, el registro de recogida de datos de observación fenológica de especies comunes a las Reservas y específicas de cada una de ellas. (Canarias, por razones evidentes, dispondrá de otro listado de especies diferente al de la Península y Baleares).

José Ramón Picatoste Ruggeroni, del Área de Estrategias de Adaptación de la Oficina Española de Cambio Climático, resaltó que “quien duda del cambio climático es porque no tiene o no quiere tener información”. En su opinión, los datos globales conducen a tres convicciones: el cambio climático es inequívoco, la influencia humana es innegable y limitar el cambio climático conlleva la reducción de emisiones.

A lo largo de la exposición de Picatoste también se perfilaron las estrategias de respuesta ante el cambio climático. En este sentido, los impactos generan respuestas encaminadas a adaptarse a dichos impactos, o por otro lado, a mitigar las interferencias que favorecen el cambio climático.

Picatoste desglosó el informe del IPCC - Intergovernmental Panel on Climate Change, que trabaja en tres Grupos de Trabajo para la evaluación científica y física, la evaluación de la vulnerabilidad de los sistemas socioeconómicos y la evaluación de las opciones de mitigación en sectores de emisión.

Estos Grupos de Trabajo generan extensos informes de evaluación que, por ejemplo, han servido para el diseño de estrategias que condujeron a la creación de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático en 1992 o el Protocolo de Kioto aprobado en en 1997.

José Ramón Picatoste también aludió al Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático (PNACC), que forma parte del mismo esfuerzo institucional. Bajo su paraguas, surge una iniciativa de la Oficina Española de Cambio Climático y la Fundación Biodiversidad: la plataforma nacional AdapteCCa, centrada en el intercambio de información sobre impactos, vulnerabilidad y adaptación al cambio climático.

AdapteCCa facilita la coordinación y la transferencia de información, conocimiento y experiencias en la materia entre las distintas administraciones españolas, así como entre la comunidad científica, los planificadores y los gestores, tanto públicos como privados y otros agentes, posibilitando un canal de comunicación multidireccional entre todos ellos.

El doctor Martí Boada i Junca, del Instituto de Ciencia y Tecnologí­a Ambiental de la Universidad Autónoma de Barcelona, nos regaló un titular: “Los consumidores no creen en el cambio climático”.

Dos citas completaron el efecto de esa afirmación. Una es del oceanógrafo Ramón Margalef, que fue el primer catedrático de Ecología de España: “Los ecosistemas sufren los cambios electorales". Y la otra proviene del antropólogo Marvin Harris: “Como los homínidos ante el efecto del fogonazo, miramos hacia otro lado”.

Insistió Boada en que la estrategia europea de la red Natura 2000 ofrece una herramienta que debe contribuir a la resiliencia de los ecosistemas. “Vivimos una crisis civilizatoria global nunca conocida”, señaló, para luego añadir: “No se puede tocar el violín mientras se está quemando el bosque”.

Datos impactantes

Debe creerme el lector cuando escribo que los registros fenológicos son impactantes. Los hay de tradición hispánica como el de Peñuelas, que reúne 50 años de observaciones de un maestro rural, dedicado a documentar todas las variaciones cíclicas de la naturaleza con una minuciosidad que aún nos sorprende.

De hecho, existe un gran conocimiento empírico popular, y más allá de la academia, como se encargó de resaltar Boada, hay otro conocimiento. Por ejemplo, cualquier miembro de la etnia chimán, de la Amazonia boliviana, conoce al menos 470 plantas con sus correspondientes usos.

Los procesos naturales son, como señaló Boada, difíciles de interpretar. El último halcón peregrino del Montseny fue a instalarse al edificio del Banco Atlántico de Barcelona. Y en las repoblaciones de pseudotsuga (abeto de Douglas) han vuelto a instalarse la becada y el pito negro. ¿Se trata acaso de bioinvasores?

Existen también lo que llamamos paisajes centinela, que, por ejemplo, marcan una línea roja de septentrionalidad o meridionalidad, y cuyo estudio permite recopilar datos a largo plazo, que ayudan a comprender ciertos impulsos e impactos. Vienen a ser, en definitiva, un modelo de estudio a partir del cual es posible medir los resultados de una investigación como la que nos ocupa. Escuchando a Boada, llegué a la conclusión de que el Hayedo de Montejo sería un claro ejemplo de paisaje centinela.

Evidencias insoslayables

Participaron asimismo en el Taller Laura López Campano, del Grupo de Física de la Atmósfera de la Universidad de León, un equipo multidisciplinar que desde 1985 estudia riesgos meteorológicos; el ya mencionado José Luis González López, de Consultores en Biología de la Conservación SL, que presentó el Programa de Seguimiento Fenológico de la Red Española de Reservas de la Biosfera; y Roberto Matallanes y Gustavo Carrero, informáticos de la misma sociedad, que hablaron sobre la metodología, aplicación y funcionamiento de la web del Programa de Seguimiento.

La lectura de este Manual del Programa de Seguimiento, muy provechosa para cualquiera que se interese por este problema, subraya que "se prima la participación y sensibilización de la población como elemento clave en la generación de información sobre el fenómeno de cambio climático. Dicha metodología es una buena oportunidad de vincular la ciencia/gestión con la sociedad y requiere desarrollar una eficiente relación entre los organismos responsables de las Reservas y los sujetos participantes de la comunidad".

"Según la Agencia Europea de Medio Ambiente –añade el Manual–, durante el último siglo la temperatura media se ha elevado en torno a 1º C en Europa, siendo probable que incremente de 1.5-5.8ºC hacia el año 2100. Once de los doce últimos años (1995-2006) figuran entre los más calurosos de los recogidos en los registros instrumentales de la temperatura de la superficie de la Tierra, y la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos (olas de calor, temporales, inundaciones, sequías, etc.) está aumentando de forma notable. Asimismo se predice un incremento de las precipitaciones, aunque también algunas zonas podrán tornarse más secas. Pero el cambio climático es mucho más que sólo un aumento de temperatura y precipitación. Implica aumentos del nivel del mar, disminución del grosor de la capa de hielo en los polos, cambios en los patrones de las corrientes oceánicas, así como cambios drásticos en el ciclo de vida y el comportamiento de especies de plantas y animales, y por tanto en la estructura y funcionamiento de ecosistemas y paisajes. Estudios recientes concluyen que si la temperatura global sigue aumentando por encima de los niveles preindustriales, 20 o 30% de las especies estarían amenazadas de extinguirse y los ecosistemas se verían severamente afectados".

El hecho de que uno de los países europeos con mayor vulnerabilidad sea España es motivo suficiente como para que, más allá de lo que vayamos relatando en la Revista EcoCult acerca de esta investigación en curso, destaquemos el cambio climático en la línea editorial de nuestra sección de ciencia.

Sin duda, volveremos sobre el tema, siempre desde la perspectiva de la ciencia, con el rigor y el equilibrio que esta materia requiere.

Copyright de texto e imágenes © Mario Vega Pérez. Reservados todos los derechos.

Mario Vega

Tras licenciarse en Bellas Artes (Grabado) por la Universidad Complutense de Madrid, Mario Vega emprendió una búsqueda expresiva que le ha consolidado como un activo creador multidisciplinar. Esa variedad de inquietudes se plasma en esculturas, fotografías, grabados, documentales, videoarte e instalaciones multimedia.

Las referencias a la naturaleza y al paso del tiempo son constantes en su trabajo artístico. Esta obra gráfica y plástica tiene su génesis en una serie de intervenciones efímeras –las sensacciones–, plasmadas en instantes de conexión afectiva con el entorno.

Como educador, cuenta con una experiencia de más de veinte años en diferentes proyectos institucionales, empresariales, de asociacionismo y voluntariado. Esa trayectoria, centrada en el ámbito de la educación ambiental y el estudio y la conservación de la biodiversidad, coincide con su labor en conCiencia Cultural, la entidad de la que es cofundador. Asimismo, codirige EcoCult, suplemento de la revista Thesauro Cultural (The Cult) dedicado a las ciencias naturales y a la protección de la naturaleza.

logoecocultmario

  • El gran peligro
    El gran peligro Primero fue la bomba atómica, que traía consigo lo que nunca había ocurrido: la posibilidad aterradora de que el ser humano fuera la primera especie capaz de destruirse a sí misma. Los temores de un invierno nuclear,…
  • Verdad científica y consenso
    Verdad científica y consenso No hace mucho, presenté un comentario sobre el calentamiento global y el cambio climático que trae aparejado, y los describí como “la más grande amenaza para la supervivencia humana”. En respuesta, más de un lector me acusó de estar…
  • ¿Cómo afecta al suelo la sustitución de pinares por encinares?
    Escrito por
    ¿Cómo afecta al suelo la sustitución de pinares por encinares? Un estudio realizado por investigadores del Museo Nacional de Ciencias Naturales y del Centre de Recerca Ecològica i Aplicacions Forestals descubrió en 2016 que la cantidad de CO2 emitida por el suelo a través de…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

  • El murciélago patudo sale de pesca
    Escrito por
    El murciélago patudo sale de pesca El murciélago patudo (Myotis capaccinii) está a punto de extinguirse. Un trabajo liderado por la bióloga Ostaizka Aizpurua, de la Universidad del País Vasco, ha sido clave para conocerlo mejor, y así poder tomar las…
  • El murciélago de Yerbabuena
    Escrito por
    El murciélago de Yerbabuena In memoriam: Bernardo Villa Ramírez (1911-2006) Era un día típico de finales de verano en la Tierra Caliente de Guerrero. Desde muy temprano el calor se había dejado sentir inclemente, aunque algunos nubarrones anunciaban la…
  • En serio, ¿esto nos importa un bledo?
    Escrito por
    En serio, ¿esto nos importa un bledo? Determinados dichos son bastante rotundos, tirando a mucho, y sin embargo, esconden grandes inexactitudes. En todo caso, si me diese por aburrirles con observaciones pesadísimas, seguro que emplearían contra mí la expresión que hoy vengo…

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • La incredulidad darwiniana
    La incredulidad darwiniana Según el filósofo Daniel Dennett, la tendencia que tenemos los seres humanos a atribuir intenciones —inteligencia— no sólo a nuestros congéneres, sino a otros seres vivos e incluso a objetos inanimados es una estrategia de…
  • Wallace y el colugo
    Escrito por
    Wallace y el colugo En noviembre de 1862, Alfred Russel Wallace estaba por con­cluir sus aventuras científicas en el sureste de Asia. Ocho años atrás había comen­zado su expedición en Singapur y luego de recorrer amplias re­giones de Borneo,…