Deberes y WhatsApp

Deberes y WhatsApp Imagen superior: Matthew Wilkinson, CC

La eficacia de los deberes escolares como acompañamiento en el proceso de aprendizaje ha estado y estará siempre en el alero del debate. Los debates educativos son muy curiosos. En ellos participa todo el mundo, porque el simple hecho de haber sido, en algún momento de la vida, un sujeto por educar, un alumno, nos convierte a todos en expertos.

Es, por eso mismo, un debate en el que las reglas de juego están desdibujadas o, simplemente, no existen. Las informaciones sobre la educación siguen este mismo guión: rumore, rumore, rumore. Como si se tratara de una vieja canción italiana, como si anunciara lo que ha ocurrido, al fin, con la prensa del corazón, los rumores configuran el esqueleto de la discusión, al estilo de "han dicho que van a aprobar esta ley", "me cuentan que en el instituto tal pasa tal cosa" y así todo. 

Sean buenos o malos los deberes, obedezca la moda de ponerlos a lo que obedezca, el caso es que, la última tendencia, lo más cool, es hacerlos con el móvil al lado. Un móvil como tienen ahora los chicos, es decir, nada de un ladrillo simplemente para llamar, no, ni mucho menos, un móvil con todos sus avíos. Un pedazo de móvil, para entendernos. Este potente aparato ha sido puesto en sus manos sin manual de instrucciones. Es decir, en ningún sitio se aprende a usarlo.

Con toda esa tendencia que tenemos en España de que cada necesidad se convierte en una asignatura no nos explicamos cómo todavía a nadie se le ha ocurrido pensar que el uso de los móviles y de las nuevas tecnologías en general en lo que se refiere a las redes sociales, ha de ser regulado, aprendido, controlado y enseñado. La prohibición ha sustituido a la información. Así que ¿qué queremos? Les prohibimos usar el móvil en los colegios e institutos y las familias les compran el móvil último modelo equipado con todo lo que uno pueda desear. ¿Coordinación familia-escuela? 

Hacer los deberes con el móvil a un lado de la mesa, junto al libro, el diccionario, los cuadernos, los bolígrafos y el ordenador, equivale a trabajar en equipo. Los niños no se resisten a consultar cualquier cosa a través del grupo de WhatsApp. Si se me ha olvidado la fecha de un examen, porque no lo he anotado en la agenda, entonces lo consulto en el grupo. Si no tengo claro un concepto, lo pregunto en el grupo. Si tengo dudas en un problema, también lo consulto. Hasta aquí podemos considerar, desde luego, que hacer los deberes ayudado por el WhatsApp puede ser una buena opción. 

El problema surge cuando una consulta dura cincuenta minutos, cuando el grupo merodea por otros temas más interesantes que el teorema de Pitágoras, cuando el tiempo pasa y el estudiante observa, con estupor primero y con resignación después, que ha gastado la tarde y que no ha logrado abarcar ni la cuarta parte del trabajo previsto. Y, aún más, que el error que ha cometido el primero que contestó en el grupo se ha trasladado a treinta alumnos más. Por supuesto, nada de esto se tratará en la clase, nada se comentará con el tutor ni con el profesor de materia, sencillamente porque los móviles no existen en el sistema educativo, están prohibidos ergo son invisibles. 

Tamaña dualidad genera en los alumnos una ansiedad variable pero cierta. Algunos no pueden vivir sin contar en el grupo de WhatsApp hasta sus más mínimos movimientos. Otros adquieren una dependencia total de los otros, del estilo de la que generan los profesores particulares, pero con el problema añadido de que no hay control de calidad en las respuestas.

Los estudiantes que no tienen móvil con internet, pocos desde luego, pero algunos, o aquellos que no están incluidos en el grupo por una cuestión de marginación, sienten aún más su soledad. No cuentan conmigo, dicen. Me hacen el vacío. Porque, además de los deberes, por el WhatsApp funciona y corre la exclusión, el posible acoso, el abuso de poder de los líderes sobre los otros. 

¿Es malo usar el móvil? En absoluto. ¿Es conveniente tener un móvil como instrumento imprescindible olvidando el sentido de localización comunicativa que tiene? Vamos a discutirlo según las edades. ¿Es lógico que el alumno sienta ansiedad cada vez que está el móvil apagado? No, por supuesto. ¿Hay que educar en el uso del móvil? Definitivamente, sí. 

En pocos años se trabajará en las consultas de los psicólogos con niños y jóvenes ansiosos y dependientes de las tecnologías, en cabeza de todas ellas el móvil desde luego. Tendremos que reflexionar por qué antes de ponerlos en sus manos no les dimos las herramientas mentales necesarias para su autocontrol en el uso y por qué, en lugar de prohibirlos y sacralizarlos convirtiéndolos así en un precioso elemento clandestino, no regulamos de alguna forma las edades de uso, la manera de darle su sentido utilitario exacto y todas aquellas otras circunstancias aledañas que inciden en su manejo. 

Y, quizá, convendría añadir ahora la pregunta clave: ¿Qué está ocurriendo en la comunicación humana para que los alumnos se sientan cada vez más aislados y con más dificultades para expresarse cara a cara al tiempo que aumenta la relación virtual en entornos dominados por las máquinas? 

Copyright © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 34) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • El caballero d'Éon, ¿hombre o mujer?
    Escrito por
    El caballero d'Éon, ¿hombre o mujer? En la última revisión de La verdadera historia de las sociedades secretas, eliminé 70 páginas que el libro no resultara demasiado caro. Entre esas páginas había algunos apartados que quizá eran interesantes. Uno de ellos…
  • Barthesiana
    Escrito por
    Barthesiana Hace algo más de cien años nació Roland Barthes, ese Gran Cocinero de la sopa de letras que a muchos nos sigue nutriendo. Le quiero rendir un fugacísimo homenaje como lector y como oyente que…
  • El hacker y la mujer biónica
    Escrito por
    El hacker y la mujer biónica Para convencerse de que un avance es verosímil, basta con asomarse a la ciencia-ficción y llenar la mente con sus predicciones. En este sentido, esa mirada hacia el futuro es también la última…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Los jardines de Felipe II
    Escrito por
    Los jardines de Felipe II Los jardines de los Reales Alcázares de Sevilla fueron utilizados como "estación de tránsito" de diversas especies vegetales que, procedentes del Nuevo Mundo, se traían a la Península con el objetivo de adornar los jardines…

Cartelera

Cine clásico

  • ¿Sabes cómo silbar?
    Escrito por
    ¿Sabes cómo silbar? El set de rodaje estaba alterado. Hoy era un mal día. El director estaba de los nervios. Llevaban varias horas y aquello no tenía ningún sentido. Las tomas no salían y el actor estrella estaba…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Gamera y otras tortugas de cine
    Escrito por
    Gamera y otras tortugas de cine Los quelonios  son reptiles con coraza. Son vertebrados que ponen huevos, poseen respiración pulmonar, lucen piel escamosa y que han de adaptar la temperatura de su organismo a la del ambiente. A diferencia de otros…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Giovanni Bottesini, a escena
    Escrito por
    Giovanni Bottesini, a escena Amelia Pinto no fue una soprano portuguesa ni española, como su apellido pudiera hacernos creer. Era de Palermo y, pese a sus orígenes, eligió hacer una carrera sobre todo de cantante wagneriana, con especial hincapié en…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El órix blanco que viajó a Texas
    Escrito por
    El órix blanco que viajó a Texas Como un eco de los orígenes míticos del unicornio, el órix de cuernos de cimitarra u órix blanco (Oryx dammah) puede ser visto desde la distancia como esa criatura legendaria que durante varios siglos fascinó…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC