Niños solos

Niños solos Imagen superior: André Kongevold, CC

La soledad está bien para los adultos pero en los niños es una anomalía. Esto pensaba después de leer las noticias de prensa sobre el francotirador de Munich. La infancia es una época terrible, que solemos idealizar porque ha pasado y porque entonces teníamos menos años. Pero en ella se incuban las mayores tristezas y hay heridas que nunca se cierran.

Todos nosotros llevamos dentro algo que se ha incrustado desde los primeros años y que en ocasiones se mueve, dando lugar a conductas y pensamientos que nos hacen daño. Los patios de recreo son un territorio inhóspito. Y los varones llevan la peor parte. Si no juegas al fútbol eres un proscrito. Un sospechoso de amaneramiento, un gay en potencia. Muchos niños juegan al fútbol por un instinto de supervivencia que les lleva a ser "paquetes" antes de estar señalados por los demás. No solo el señalamiento es una condena, también lo es el ostracismo.

En los patios de recreo siempre hay elementos aislados, niños marginados, que hablan solos o que miran el juego de los demás sin intervenir. No hablo de los que acuden a leer a la biblioteca. Esos han resuelto el dilema y han decidido, con toda firmeza, ser distintos. No. Son esos otros, más pusilánimes, más indecisos, con menos personalidad, que no saben qué hacer y se convierten, por eso mismo, en objeto de acoso o de las distintas formas de maltrato que existen hoy y han existido siempre.

Las niñas tienen sus propios problemas. Para ellas, sobresalir es un handicap. Si eres guapa y brillante, la cosa se puede poner difícil. Está la difamación. Alguien suelta por ahí que eres "muy ligera" y eso te va a acompañar durante toda tu escolaridad. O que eres algo "sucia". O que te gusta tal chico. Las niñas brillantes son envidiadas y ahí empiezan su meritoriaje aquellas mujeres que siempre van a intentar destacar a costa de otra mujer. Este es un tipo de acoso que se estudia poco, pero que existe. Porque cualquier diferencia es suficiente excusa para que una red se cierna sobre ti.

Todas esas soledades infantiles tienen ahora un añadido muy problemático. Internet. La vida virtual te hace pensar que no estás solo. Te acostumbras a moverte en la red y es un espacio mucho más cómodo, mucho más seguro en apariencia. Ahí no eres feo, ni gordo, ni torpe. Puedes ser igual de chachi que los demás. Así que te refugias del rechazo de los otros, o de la indiferencia, buscando entretenimientos y amistades que no son verdad, pero que lo parecen. De esta manera te quitas la posibilidad de enfrentarte al mundo exterior, porque es más sencillo entrar en este otro mundo. De esta manera dejas de estar solo y pasas a estar solo en compañía de otros. Y entonces puede ocurrir cualquier cosa. Porque la mente de los niños y los jóvenes está sin hacer y todo cabe.

Sé que mucha gente alude a que las personas tienen que curtirse por sí mismas y sufrir y bla, bla, bla. No estoy de acuerdo. Hay mucho sufrimiento evitable. Hay mucho rito de iniciación que podríamos eliminar. Pero la infancia es un terreno inhóspito y solemos mirar para otro lado. Sencillamente porque, si lo miramos de  frente a lo mejor hay que preguntarse qué clase de padres somos y luego algunas otras preguntas incómodas.

Dicen que el joven francotirador de Munich estaba deprimido, que había tenido tratamiento y que nadie había notado nada. Cruel contradicción. También se dice que no tenía amigos y que se sentía aislado, que lo habían expulsado de los grupos del colegio, que no tenía sitio entre los iguales.

Como suele ocurrir no tenemos todos los datos ni todo lo que se dice será probablemente cierto. Y, por supuesto, algo más debe instalarse en la cabeza de una persona para asesinar. Pero hablando de certeza, sí lo es la enorme cantidad de niños y jóvenes aislados en su búnker virtual. Y algo habría que hacer. Solos y agazapados en sus máquinas, ocultos a los ojos de los padres y los profesores, estos niños deberían hacernos pensar.  

Copyright del artículo © Catalina León Benitez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 34) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Shakespeare entre showrunners
    Escrito por
    Shakespeare entre showrunners Aristóteles dijo que el arte debía imitar a la vida, pero en el siglo XIX Oscar Wilde llegó a la conclusión contraria: “Es la vida la que imita al arte… y en concreto a William…
  • España, 1914
    Escrito por
    España, 1914 Fue famoso el tópico de que España eludió ambas guerras mundiales. En parte, se lo derogó al considerar que la guerra civil fue una suerte de primer episodio de la segunda. Pero queda en el…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • La vida no existe
    La vida no existe ¿Qué es la vida? ¿Qué distingue a un ser vivo de una roca? ¿Qué diferencia a un cadáver de un cuerpo vivo? La vida se define asociándola con una serie de funciones como…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • El futuro del cine
    Escrito por
    El futuro del cine Louis Lumière tenía grandes dudas sobre la pervivencia del cine que acababa de inventar. Se preguntaba cuánto tiempo duraría el entusiasmo que suscitaban La salida de la fábrica o Llegada del tren… ¿Por cuánto tiempo…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • A saltos con Lanner
    Escrito por
    A saltos con Lanner Joseph Lanner (1801-1843) cubre de un salto el espacio que va desde los valses y Ländler de Schubert hasta los bailes animados por la familia Strauss (la de Viena, no nos confundamos). Y si digo…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • La tortuga laúd que vive en el Archivo
    Escrito por
    La tortuga laúd que vive en el Archivo En la cultura popular las tortugas marinas son símbolos de fertilidad, espíritu viajero y larga vida. La tortuga laúd que protagoniza esta entrada ilustra los dos primeros; en cuanto al último, de algún modo permanece…

etimologia