Barthesiana

Barthesiana Imagen superior: Garann, "Dopey fashion poses", CC

Hace algo más de cien años nació Roland Barthes, ese Gran Cocinero de la sopa de letras que a muchos nos sigue nutriendo. Le quiero rendir un fugacísimo homenaje como lector y como oyente que fui en su seminario 1974-1975, que versó sobre el discurso amoroso y luego sirvió para el homónimo libro.

Me lo sugirió una serie de fotos de modelos que posaron para casas de moda. Lo de modelo –paradigma– es frecuente en los textos barthesianos. La moda le motivó otro de sus libros. Le interesaban ambos en tanto modos, maneras de actuar, parámetros de conducta. La cultura, vaya, que empieza por cubrir y, a la vez señalar el cuerpo.

Tradicionalmente, los modelos han sido ejemplares de cierta perfección corporal, aunque sus cuerpos fueran el resultado de su vestimenta, su soporte. Perchas, vaya. Eran imágenes que propiciaban el deseo de ser como ellos, lo que mayormente no somos. Lograban, en suma, no parecerse a nadie. De mí puedo decir que, en general, la severidad de sus rostros al exhibir sus mercancías, me los volvía indeseables. Tan bellos y tan graves ¿no son capaces de una amable felicidad al pensar en su propia hermosura?

La cosa fue cambiando a medida que las ropas fueron cayendo Ahora para propagandear un tanga o una braga hay que posar casi en pelota, con lo que esos cuerpos cuerpazos se han convertido en los soportes de sí mismos. Autoperchas, vaya. Todo esto le interesó a Barthes, en especial cuando escribió sus Mitologías, que contienen las más sápidas páginas suyas. Seguramente le habría interesado también una variante que he observado en recientes imágenes del ramo. Se trata de modelos que, en vez de distar idealmente de nosotros, tienden a parecérsenos. Son chicas culonas y mofletudas, chicos orejudos y prognáticos, se los ve despeinados, ojerosos, patosos de pose. Y, Dios sea loado, sonríen o guiñan un ojo.

La conclusión es que los caminos de la publicidad, torciendo rumbos, siempre conducen al mismo destino. Los tradicionales decían: “Cómprame, soy como deseas ser, serás Salma Hayek o Rafa Nadal”. Ahora dicen: “Cómprame, soy como eres y serás como soy, como Fulanito y Menganita.”

Copyright © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Detectives en el Japón del 1300
    Escrito por
    Detectives en el Japón del 1300 Siempre que se buscan precedentes de Sherlock Holmes, se cita a Dupin, el detective creado por Edgar Allan Poe, o al célebre detective de la vida real Vidocq. Algunos mencionan el Zadig de Voltaire y…
  • Tardor
    Escrito por
    Tardor Cuando Madrid cambia de olores, el otoño ha llegado. Gasolina quemada y polvo de obras públicas, los secos aromas del verano, dejan paso a la leña ardiente y las asaduras de los castañeros. Sobre el…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Charles Galtier en Sevilla
    Escrito por
    Charles Galtier en Sevilla A finales de 1434 llegaba a Sevilla, procedente de Lérida, Charles Galtier de Ruan, maestro cantero de origen normando, contratado por el Cabildo Catedralicio para hacerse cargo de la llamada "obra nueva", esto es, la…

Cartelera

Cine clásico

  • La estirpe del hombre-lobo
    Escrito por
    La estirpe del hombre-lobo Aunque abundante en número de películas, el hombre-lobo siempre ha sido un monstruo algo secundario y subestimado en el género de terror. Menos glamouroso que los vampiros –cuya naturaleza los convierte en la metáfora perfecta…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Conciencia cósmica
    Conciencia cósmica A finales de los años 80 se presentó con gran éxito una exposición fotográfica a lo largo de los túneles que conectan las líneas cinco y tres del Metro de la Ciudad de México en…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El violín de Nielsen
    Escrito por
    El violín de Nielsen El danés Nielsen (1865-1931) es conocido, sobre todo, por sus sinfonías. Menos, por su interesante obra pianística y, de vez en cuando, es llevado a las tablas junto con su ópera Saúl y David. Sin…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El gran peligro
    El gran peligro Primero fue la bomba atómica, que traía consigo lo que nunca había ocurrido: la posibilidad aterradora de que el ser humano fuera la primera especie capaz de destruirse a sí misma. Los temores de un invierno nuclear,…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC