Barthesiana

Barthesiana Imagen superior: Garann, "Dopey fashion poses", CC

Hace algo más de cien años nació Roland Barthes, ese Gran Cocinero de la sopa de letras que a muchos nos sigue nutriendo. Le quiero rendir un fugacísimo homenaje como lector y como oyente que fui en su seminario 1974-1975, que versó sobre el discurso amoroso y luego sirvió para el homónimo libro.

Me lo sugirió una serie de fotos de modelos que posaron para casas de moda. Lo de modelo –paradigma– es frecuente en los textos barthesianos. La moda le motivó otro de sus libros. Le interesaban ambos en tanto modos, maneras de actuar, parámetros de conducta. La cultura, vaya, que empieza por cubrir y, a la vez señalar el cuerpo.

Tradicionalmente, los modelos han sido ejemplares de cierta perfección corporal, aunque sus cuerpos fueran el resultado de su vestimenta, su soporte. Perchas, vaya. Eran imágenes que propiciaban el deseo de ser como ellos, lo que mayormente no somos. Lograban, en suma, no parecerse a nadie. De mí puedo decir que, en general, la severidad de sus rostros al exhibir sus mercancías, me los volvía indeseables. Tan bellos y tan graves ¿no son capaces de una amable felicidad al pensar en su propia hermosura?

La cosa fue cambiando a medida que las ropas fueron cayendo Ahora para propagandear un tanga o una braga hay que posar casi en pelota, con lo que esos cuerpos cuerpazos se han convertido en los soportes de sí mismos. Autoperchas, vaya. Todo esto le interesó a Barthes, en especial cuando escribió sus Mitologías, que contienen las más sápidas páginas suyas. Seguramente le habría interesado también una variante que he observado en recientes imágenes del ramo. Se trata de modelos que, en vez de distar idealmente de nosotros, tienden a parecérsenos. Son chicas culonas y mofletudas, chicos orejudos y prognáticos, se los ve despeinados, ojerosos, patosos de pose. Y, Dios sea loado, sonríen o guiñan un ojo.

La conclusión es que los caminos de la publicidad, torciendo rumbos, siempre conducen al mismo destino. Los tradicionales decían: “Cómprame, soy como deseas ser, serás Salma Hayek o Rafa Nadal”. Ahora dicen: “Cómprame, soy como eres y serás como soy, como Fulanito y Menganita.”

Copyright © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Hacer algo o nada
    Escrito por
    Hacer algo o nada Una cita de Samuel Johnson, al que se consideraba hace no mucho el autor más citado del mundo (quizá solo por detrás de Shakespeare):  “El que aguarda para hacer mucho de una sola vez, nunca hará…
  • Thomas Mann, mago enfermo
    Escrito por
    Thomas Mann, mago enfermo Con 23 años, en 1898, terminó Thomas Mann (1875-1955) Los Buddenbrook. Decadencia de una familia, destinada a ser la última gran novela familiar de Europa. No porque no hubiera otras en barbecho, sino porque, con…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Nobeles inmorales
    Nobeles inmorales Cuando, en 1971, el doctor Robert Edwards, biólogo, y su colega el ginecoobstetra Patrick Steptoe, ambos ingleses, recibieron la noticia de que el Consejo de Investigación Médica del Reino Unido, que financiaba sus investigaciones sobre fecundación in…
  • La reina en el museo
    Escrito por
    La reina en el museo Era noviembre y hacía un frío intenso. Aún quedaban restos de la nieve caída los días anteriores. El cielo, gris plomizo, amenazaba con más. Me ajusté la mochila a la espalda, me puse los guantes,…

Cartelera

Cine clásico

  • Épica para unos ojos verdes
    Escrito por
    Épica para unos ojos verdes No es porque las películas históricas me pongan, ni porque necesite de héroes legendarios, ni siquiera porque encuentre en la lucha algún divertimento. No. Es por esa tristeza oculta, ese aire abandonado, esa marginación sin…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mascagni medievalista
    Escrito por
    Mascagni medievalista Para su décima ópera, Isabeau, Mascagni acudió a un tema medieval, servido por Luigi Illica (el libretista pucciniano) que tomó libremente, nada menos que de la leyenda de Lady Godiva, la mujer que se subió…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC