Bertolt Brecht

Bertolt Brecht fue modelo y, a veces, ídolo del teatro vanguardista y revolucionario de los años cincuenta. Sus acciones habían caído junto con la caída de aquellas certezas; la vanguardia ha sido sustituida por el anacronismo y los revolucionarios se instruyen en marketing.

Vale la pena revisar a Brecht sin las cargas del didactismo comunista y advertir cómo sus doctrinas resultan incompatibles con un teatro al servicio de la ideología. Brecht pensaba que la conclusión de la obra dramática está siempre más allá de ésta, que no es un artefacto cerrado, sino un discurso abierto.

La obra, entonces, no debe contener sus propias conclusiones, no ha de ser nada concluso. Quien da término a la obra es la historia, que es un proceso incesante de conocimiento y alteración del mundo.

Es decir: algo que tampoco llega a conclusiones concluyentes, valga la redundancia. La ceguera del personaje, opina Brecht (repitiendo algo que debió decir, más o menos, Racine, sin abundar en ejemplos) es la condición para que el espectador vea lo que el personaje no ve. Pero como el personaje no ve eso que está ahí, lo mas probable es que deba inventarlo el propio espectador.

Personalmente, me ha ocurrido asistir a varias funciones de Madre Coraje a lo largo de treinta años. La primera vez que vi la obra la percibí como un alegato antibélico, tal vez porque la puesta enfatizaba este “mensaje”. Hoy recuerdo ese tipo de espectáculos como ingenuos y pretenciosos.

En efecto ¿quién necesita pegarse una paliza brechtiana de tres horas para entender que las guerras son malas? La última corajuda madre que recuerdo no resultaba ya una victima de la guerra, una pobre señora que se ganaba duramente su vida de viudez y cuyos hijos eran ultimados por la violencia, sino, al contrario, una buhonera sórdida que hacia negocios con la guerra a costa de la vida de sus hijos.

Bertolt2

En la circularidad de su recorrido por los campos de batalla, Madre Coraje era la alegoría de la vida que nos da la muerte, de la madre que da a luz para empujar a sus hijos a la tiniebla definitiva. Un freudiano podría ver en este recorrido repetitivo la ausencia de un padre que efectúe el corte, la intervención axial (o fálica, como gustéis) que convierta el circulo en línea recta.

El padre sería la paz del derecho, mientras la madre es la guerra, insistente y caótica, disolvente y mortífera. Brecht se me apareció como un mitólogo, un poeta de las fuerzas elementales de la vida que se perpetua como guerra, valga la paradoja. Todo lo contrario del antibelicismo.

En efecto, lo mejor de Brecht ha de ser su objetividad épica, que se convierte en una suerte de experiencia objetiva de la ética. Por algo las epopeyas son los poemas primitivos de la instrucción humana.

Eso que Brecht llama extrañamiento es una forma de reconocimiento de aquello que normalmente nos negamos a ver y que el arte pone de manifiesto: lo siniestro. En este sentido, la conversión de Brecht en artista de la ortodoxia comunista fue una manera gloriosa de censurarlo.

Por otra parte, su tardía iniciación en el marxismo provino de intelectuales heterodoxos, excluidos del PC alemán en los años veinte: Fritz Stemberg y Karl Korsch. El episodio Brecht me recuerda una historieta de censuras recordada, a su vez, en algún libro de Franco Fortini: en una película tomada durante unas sesiones de la Tercera Internacional, aparece Lenin felicitado, tras un discurso, por Karl Radek, que termina avanzando sus manos hacia el primer plano.

La censura estalinista borró la figura de Radek pero dejó sus manos, que convierten la escena en un pantallazo de Méliès o de Cocteau: la entrevista de Lenin con un fantasma que sólo ha dejado en la historia un par de manos sin cuerpo.

Copyright © Blas Matamoro. Este artículo fue publicado originalmente en la revista Vuelta, y aparece publicado en Thesauro Cultural (The Cult) con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

Artículos relacionados (por etiqueta)

logonegrolibros

  • Walter Murch
    Escrito por
    Walter Murch Walter Murch es un editor y técnico de sonido que ha trabajado con Coppola, Zimmerman y Minghela. Es la persona que admiro más últimamente desde el punto de vista intelectual. Comencé leyendo ‒creo que porque…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Ciencia y literatura
    Ciencia y literatura "La buena poesía está cerca de la ciencia. (…) La ciencia nos ayuda a sobrellevar el mundo", dice con sabiduría Braulio Peralta. Y la buena ciencia está —debe estar— cerca de la poesía, y de lo…
  • Isabel Clara Eugenia, infanta de España
    Escrito por
    Isabel Clara Eugenia, infanta de España Cuentan que, con tan sólo tres años, la pequeña Isabel ya era capaz de escribirle cartas a su abuela Catalina, la Reina Negra, como gustaban llamarla sus adversarios. Catalina, educada por su tío, el papa Clemente…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • "1984" (1949), de George Orwell
    "1984" (1949), de George Orwell Mientras que la ciencia ficción norteamericana apostó en la primera mitad del siglo XX por un tono optimista, orientado hacia el espacio y con vocación escapista (entiéndase esto no como algo necesariamente peyorativo), en Europa…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Johann Wilhelm Wilms sale del armario
    Escrito por
    Johann Wilhelm Wilms sale del armario La penumbra de los armarios donde yacen muchas músicas que han quedado traspuestas por la eminencia de los grandes nombres, atesora partituras que los arqueólogos musicológicos e historiadores de nuestro tiempo consiguen exponer a la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC