Error
  • JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 159

Lo auténticamente falso

Lo auténticamente falso Imagen superior: esta obra figuró en el catálogo del British Museum como un sarcófago etrusco del siglo VI a.C. En 1935 se confirmó que era una falsificación © Trustees of the British Museum.

Las falsificaciones e imitaciones suelen conmover las más lucidas tardes en las salas de remate y anticuarios. La diferencia de precio entre lo auténtico y lo inauténtico es enorme y, en ocasiones, difícil de establecer.

Recientes peloteras de expertos sobre el Bosco y sus discípulos, que afectan a unas cuantas obras del maestro flamenco en poder del madrileño Prado, más un par de piezas colgadas en Navalcarnero, de las que apenas se sabe de cuándo datan ni quién las pintó, han merecido tratamiento mediático.

Los franceses cortaron por lo sano al descolgar de sus museos las telas dudosas o abiertamente apócrifas, poniéndolas en un Museo de la Falsificación (Contrefaçon) sito en París. Algunos falsificadores que hicieron carrera hasta que se conoció su habilidad, han merecido que sus tareas fueran ordenadamente expuestas. La eficacia de ciertos delitos ha de ser conocida y publicada y si no, léanse las biografías de tantos criminales, sin excluir entre ellos a unos cuantos hombres públicos.

falsificacion

Imagen superior: el falsificador de obras de arte Elmyr de Hory junto a Clifford Irving, autor de las falsas memorias de Howard Hughes, en una escena de "Fraude" ("F for Fake", 1973), de Orson Welles.

Ahora bien: si prescindimos de pericias y demás pruebas, si nos situamos ante un objeto artístico como tal y nos gusta o nos disgusta, lo juzgamos mejor o peor hecho ¿importa realmente que las manos de sus supuestos autores hayan operado realmente sobre la tela, el mármol o la madera que observamos? ¿Qué diferencia esencial hay entre un “original” y una copia bien facturada? Pongo por caso la Gioconda del Prado, copia de época, diz que producida en el taller de Leonardo, por uno de sus aprendices y bajo su vigilancia. Francamente, pasa por “buena” aunque no lo sea y la única divergencia, aparte de que una fondea con paisaje y la otra no, es de carácter fetichista y reside en que el tacto leonardiano, el mástil del pincel que empuñó en el caso éste o aquel, “está” en uno aunque no se vea y falta en el otro aunque tampoco se vea.

falsifiicacionHan van Meege

Imagen superior: en 1945, Han Van Meegeren fue acusado de vender una obra maestra de Vermeer a los nazis. Para librarse de una condena a muerte por colaboracionismo y alta traición, Van Meegeren demostró que esa pieza era una de las numerosas falsificaciones que habían salido de su estudio. Para ello, en el plazo de tres meses, pintó un cuadro emulando de forma convincente el estilo de Vermeer. Lo tituló "Jesús entre los doctores".

Es sabido que grandes maestros como Rubens y Tiziano, que han dejado quilómetros cuadrados de pintura, pintaban ciertas partes de sus cuadros y dejaban el resto esbozado en manos de sus ayudantes. Entre los pintores de frescos la participación, dada la magnitud de las tareas, fue siempre normal. Nada digamos de las restauraciones y retoques que el tiempo obliga a cumplir, de modo que ante cualquier “autenticidad” solemos ver las huellas de muchas manos que en un plato y etcétera. La credulidad acaba por imponerse.

Dice Juan de Mairena o le hace decir Antonio Machado que poco importa si El burlador de Sevilla ha sido escrito por Tirso de Molina o por algún otro contemporáneo (no faltan especialistas que la atribuyen parcialmente a Lope de Vega) pues la obra es calderoniana por su naturaleza. Desde luego, su lectura no me ofrece dudas: quien la escribió es su autor. Invoco el código de Pero Grullo y admiro sus hallazgos.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Helena de Troya y su doble
    Escrito por
    Helena de Troya y su doble Todo el mundo sabe que Helena de Troya era una hermosa mujer que vivía con el rubio Menelao de Esparta hasta que pasó por allí el troyano Paris y la raptó. Así se inició la…
  • Jeffrey Eugenides
    Escrito por
    Jeffrey Eugenides Eugenides ya nos había admirado en, al menos, tres de sus novelas. En Las vírgenes suicidas, por cómo hacía al narrador víctima de un delirio gótico promovido por unas encantadoras adolescentes. En La trama nupcial,…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Reciclar botellas
    Reciclar botellas El mundo produce al año unos 311 millones de toneladas de plástico, según cifras de 2014. En México, se generan unas 722 mil toneladas anuales, de las cuales se reciclan o reutilizan alrededor del…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Juana la Loca y la fatalidad del amor
    Escrito por
    Juana la Loca y la fatalidad del amor Juana quería hacerse monja. Pero sus padres, en especial su madre, ya tenían diseñado otro futuro para su hija. Porque Juana era hija de los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, que trazaron al milímetro los…

Cartelera

Cine clásico

  • Chasing Pumares
    Escrito por
    Chasing Pumares Imagínense un mundo con otras reglas. Un mundo en el que no pueden dejar de encontrarse a Carlos Pumares en los rincones más inesperados. Esta extraña circunstancia se da en la ciudad más bella del…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “Stand Up” (1969), de Jethro Tull
    Escrito por
    “Stand Up” (1969), de Jethro Tull Jethro Tull será recordado siempre por dos discos: “Aqualung” y “Thick As A Brick”. Ambos fueron hitos en la historia del Rock Progresivo por el estilo tan particular que imprimía Ian Anderson al género con su flauta travesera,…
  • Las dos almas de Humperdinck
    Escrito por
    Las dos almas de Humperdinck De Engelbert Humperdinck suele recordarse una sola obra, su cuento musical Hansel y Gretel, así como su colaboración con Wagner en la instrumentación de Parsifal. Desde luego, no se puede hablar de coautoría, ya que…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia