Máquina, hermana mía

Máquina, hermana mía Imagen superior: Robonaut 5, el astronauta robótico que la NASA quiere emplear en las misiones a Marte © NASA.

El ensayista Jerry Kaplan abarca en su libro Inteligencia artificial la actualidad y el hipotético futuro de la maquinaria inteligente en la vida humana. Resulta interesante leerlo desde la antropología – filosófica, si se quiere– y la literatura de anticipación. Inteligencia artificial y vida humana. Máquinas que son inteligentes pero ni son humanas ni están vivas. Con todo, pueden llegar a ser nuestras hermanas. Obedientes, incansables, fraternas.

Hagamos ficción científica. Demos por hecho que las máquinas nos liberarán de todo trabajo –tripalium: yugo y tortura– y convertirán nuestra existencia en un interminable tiempo de ocio, es decir, lo contrario del negocio. Menuda ocupación la de una humanidad desocupada, tumbada perpetuamente los lunes al sol.

Más allá de qué vamos a hacer si no tenemos nada que hacer, eliminar el trabajo de nuestras vidas es aniquilar uno de los rasgos de la condición humana, demostrando que no son eternos sino que simplemente han sido perpetuos. No trabajar significa no intervenir en el mundo, darlo por hecho, no considerarnos deudores del Gran Acreedor –la Sociedad, la Naturaleza, acaso Dios– y, por ello, ni letras de cambio ni hipotecas morales. Me diréis que la ciencia y las artes seguirán en pie, pero que tampoco serán exigibles.

Ahora bien: en un mundo sin trabajo ¿habrá derecho, es decir un poder compulsivo detrás y por encima de la ley? Y si hay Estado con su respectiva fuerza, ¿habrá guerra? En tal caso ¿seguirán trabajando los médicos, los enfermeros, los sepultureros, los sacerdotes que rezan por el alma de los difuntos? Seré simplón: ¿cancelaremos con el trabajo el imaginario humano? Porque las máquinas inteligen pero no imaginan. Tampoco sienten. El ordenador rebelde, la estatua de Galatea y Pinocho son ficticios.

Moraleja: seremos hermanos de las máquinas, hermanos  como Caín y Abel. Caín, asesino y justiciero que clamó ante Jahvé por un trato desigual y proclamó su propia ley, mas allá de las famosas Tablas, simplemente porque aún no existían para los humanos. No había derecho escrito, nada estaba claro en materia legal. Nada, salvo el oscuro y prepotente sentimiento fraterno. Oh, máquina, hermana mía, te amo. ¿Me amas o me odias?

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • ¿Una república racista?
    Escrito por
    ¿Una república racista? Todo es un símbolo en esta representación de la Academia de Platón, desde las vestimentas del maestro, que lo equiparan a Jesucristo, a los doce discípulos. Delville, por supuesto, no destacó en la escuela de…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El universo según Hawking (y Mlodinow)
    Escrito por
    El universo según Hawking (y Mlodinow)  “El universo tiene un diseño, y un libro también”, afirman Stephen Hawking y Leonard Mlodinow (H & M) en los agradecimientos de su nuevo libro The Grand Design (2010, Bantam Books). “Pero a diferencia del universo––…
  • Ana Pérez "La Perona"
    Escrito por
    Ana Pérez "La Perona" Un dato: Ana Ruiz, conocida entre sus vecinos como "La Perona", era la encargada de suministrar aguas destiladas al boticario Sancho de Jaén, en la Córdoba de 1499. Repito: una destiladora, UNA, (femenino singular), era…

Cartelera

Cine clásico

  • Contigo en la ópera
    Escrito por
    Contigo en la ópera Desde que Richard Gere invitó a Julia Roberts a ir a la ópera, con regalo de vestido rojo, superfashion, incluido, contemplar La Bohème desde un palco del Metropolitan Opera House –el MET para entendernos– es…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Isaac Asimov y la ética de los robots
    Escrito por
    Isaac Asimov y la ética de los robots Manual de Robótica, primera edición, año 2058. Leemos en sus páginas las tres leyes robóticas. "1. Un robot no debe dañar a un ser humano o, por su inacción, dejar que un ser humano sufra daño.…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Rossini eclesiástico
    Escrito por
    Rossini eclesiástico Es sabido que la música de iglesia atareó a Rossini desde su más tierna edad hasta su último esplendor compositivo: en 1808, en su época estudiantil en Bolonia, ya le vemos autor de una Misa…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El grisón del gobernador
    Escrito por
    El grisón del gobernador Edward W. Nelson suspiró profundamente y aprovechó la pausa para secarse el sudor que le perlaba la frente. El calor de aquella tarde hacía poca mella en Nelson, un aventurero acostumbrado a los rigores del…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC