Nuestro cosmos

Nuestro cosmos Imagen superior: Robbie Shade, CC

Ernst Peter Fischer, alemán de Wuppertal, formado en California y actual profesor de historia de la ciencia en Constanza y Heidelberg, ha añadido un nuevo libro a su catálogo bajo el sugestivo título de A través de la noche. Una historia natural de la oscuridad.

Fischer es un científico riguroso, abundante y ordenado en sus exposiciones que, además, concede autoridad a los saberes no científicos que provienen de disciplinas tan dispares como las literaturas, el psicoanálisis y la historia comparada de las religiones. Es decir que ofrece a los lectores curiosos pero legos como el suscrito, un menú donde hay dulces, agrios, sal y pimienta.

Anoto al pasar dos o tres inquietudes que plantea Fischer. Una es la por ahora inexplicable oscuridad que caracteriza el cielo nocturno. ¿Es la sombra que proyecta un cuerpo desconocido, como parece decir la observación vulgar? ¿Tiene color el cielo nocturno o carece de color y lo que creemos ver es lo que no se ve? ¿Es el resultado de la infinitud del universo, dado que lo infinito, por carecer de límites, no se puede ver? Astrónomos ha habido que consideran blanco el “fondo” del cielo, que no vemos por estar infinitamente lejos. A paradojistas nadie los iguala.

Otro apunte. Al llegar a lo radical de sus problemas, Fischer, que ha avanzado científicamente, se encuentra con problemas diseñados clásicamente por los filósofos. Lo finito o infinito del universo es uno de ellos. Einstein lo llevó al renglón de lo posible. Es posible que el universo sea finito o infinito. Lo único cierto es que está en expansión y que la velocidad evolutiva que lleva se está acelerando, con lo que cabe una conciliación entre la finitud de la masa y la infinitud de su expansión. Un universo barroco tal como lo describe Spinoza en el siglo XVII.

Por fin, los agujeros negros, esas cestas de materia ignota rellanas de energía ignota. El inexcusable Einstein los intuyó y dio un respingo, dudando de su verosimilitud. En efecto, parece fantaciencia eso de que un agujero cósmico engulla y haga desaparecer ingentes cantidades de gas frío para luego producir estallidos como los que ahora se miden como ondas gravitacionales. El orden cósmico, si existe, se oye y no se ve, se calcula numéricamente y eso lo percibió Pitágoras: sonido más números igual a música. Y si hacemos caso al Mefisto de Goethe, el espíritu que todo lo niega es el que produce lo que conocemos como mundo, como afirmativamente mundano.

Estamos a tiempo de pensar que los negros agujeros agujerean también nuestras básicas nociones sobre la gravitación universal o la universal relación entre masa y energía. En tal caso, la ciencia habría avanzado hasta reconocer crecientes espacios de ignorancia. Y aquí aparece Sócrates para aconsejarnos la ironía: empieza a saber desde la convicción de que nada sabes y el día en que algo sepas lo sabrás porque dudarás de cuanto estés convencido de saber pues, como dice Fischer, nuestro mundo empieza y termina en la oscuridad, atravesamos la noche con una leve luz de razón y conocimiento organizado, tal como las estrellas que puntúan con sus brillitos un espacio acaso infinito y ciertamente nocturno.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Astaná, parque temático
    Escrito por
    Astaná, parque temático Una ciudad es un organismo, generalmente creciente, a veces decadente. Las ciudades europeas desaparecieron por docenas a comienzos del medievo. En todo caso, se van haciendo o deshaciendo por grados, a lo largo de un…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Verdad científica
    Verdad científica En ciencia, la palabra “verdad” debería usarse con mucho cuidado, o quizá evitarse por completo. Es común pensar que la ciencia revela verdades acerca de la naturaleza. Sin embargo, el conocimiento científico tiene la característica…
  • Samuel Hoare en el Madrid de 1940
    Escrito por
    Samuel Hoare en el Madrid de 1940 Este hombre es Sir Samuel Hoare, Primer Lord del Almirantazgo y Ministro del Interior en la Inglaterra de los treinta, además de uno de los principales enemigos políticos de Sir Winston Churchill, flamante Primer Ministro…

Cartelera

Cine clásico

  • Hitchcock y las chaquetas de punto
    Escrito por
    Hitchcock y las chaquetas de punto En la moda, como en tantas cosas que atañen a la vida social, los creadores se valen de referencias que, inicialmente, no proceden del universo textil. Hay en este juego de modistas y diseñadores bastantes apelaciones…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • La música atmosférica de Daniel Lanois
    Escrito por
    La música atmosférica de Daniel Lanois Shine es el álbum que graba en 2003 el compositor Daniel Lanois para el sello Anti-. Nos hallamos ante un trabajo que pasa desapercibido para gran parte del público, quizá porque, en esta ocasión, Lanois…
  • Los dedos de Liszt
    Escrito por
    Los dedos de Liszt Franz Liszt, aparte de su obra sinfónica, vocal, organística y oratorial, o por encima de ella, según se mire su catálogo, se pasó la vida sentado al piano. Escribió su propia obra pianística pero, además,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El déficit de naturaleza
    Escrito por
    El déficit de naturaleza Estoy convencido de que se puede hacer toda una tipología del ocio contemporáneo sólo con encender el ordenador. No en vano, los gurús de las nuevas tecnologías aconsejan que ocupemos nuestro tiempo libre con las…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC