Bienal de Flamenco de Sevilla 2016. Un resplandor se abre paso

La Bienal de Flamenco de Sevilla 2016 va a ser el acontecimiento que certifique el punto de partida más cierto para el flamenco del siglo XXI. Podría parecer una exageración, si no fuera por los datos objetivos que avalan esto que digo. El análisis del programa es suficiente para afirmarlo así.

Un programa en el que la multiplicidad de escenarios corre pareja a las presencias, a los formatos y a las líneas temáticas que conducen el hecho flamenco en toda su dimensión. Durante algunos años, el modelo flamenco ha estado navegando entre dos aguas, por usar una frase ligada a uno de los genios de este arte. Un genio, Paco de Lucía, que entrevió las posibilidades escénicas de la música flamenca y que potenció su aspecto vital de música contemporánea, de música de autor, de música de creación.

Los resabios del mairenismo dominante durante la segunda mitad del siglo XX; el camaronismo, asimismo expresión de una escuela opuesta en la forma pero no en el fondo, se mezclaron con las nuevas formas de espectáculo.

El concepto “espectáculo” aplicado al flamenco ha de ser tomado con prudencia, por las connotaciones negativas que ha tenido a lo largo de prácticamente toda la trayectoria de la flamencología tal y como la conocemos hasta el momento. Pero ahora se usa con total tranquilidad, después de unos tiempos en que sonaba a mixtificación indeseada, a recuerdos de períodos musicales ligados a contextos históricos, sociales y políticos que no parecían ofrecer el espejo en el que queríamos mirarnos.

Pero la lógica imparable de la evolución de este arte se ha impuesto. El flamenco se ha reinventado, se ha vuelto sobre sí mismo, ha buscado atrás en su antigua esencia y ha empezado de nuevo un ciclo que, venturosamente, parece ofrecerse en todas sus líneas y ramificaciones en la próxima Bienal. Así, la estética tradicional del cantaor sentado en su silla y acompañado de un único instrumento, la guitarra, ha dado paso a montajes eclécticos, en los que se concitan elementos artísticos diversos y que generan fórmulas estéticas más complejas.

La primera consecuencia de este nuevo modus operandi está en la multiplicación instrumental. La guitarra reina (quizá más que nunca, gracias, de nuevo hay que decirlo, a genialidades como De Lucía, que abrieron caminos luego seguidos por excepcionales intérpretes), pero no es la única que suena. Otros instrumentos se han unido a este concepto más global, amplio y completo del acompañamiento flamenco.

En esa multiplicación instrumental está el último motivo del encuentro con otras músicas que, tradicionalmente, el flamenco ha realizado y que se había dejado a un lado en favor de una pureza, que se antoja imposible e incompatible con la raíz mestiza de los cantes.

La segunda cuestión reside en el maridaje casi perfecto del cante, el baile y el toque, no individualizados, sino expuestos en armonía y conjunción enriquecedoras. Sin la antigua supremacía de la voz, que ahora se reparte entre las manos de los ejecutantes y el cuerpo de los bailaores.

La tercera consecuencia es la ampliación del target de público, que se ha ampliado y ha sido capaz de atraer a un nuevo perfil de espectadores, más en la onda de amantes de la música y las artes teatrales en general, que del específico y reduccionista “aficionado”.

Y la cuarta no es otra que el auge de los nuevos escenarios, espacios amplios, reconvertidos a lo jondo, más allá de los festivales, de las peñas e, incluso de los teatros. En este sentido, está claro de nuevo la reinvención de los tiempos flamencos, desde los bailes de candil, a los cafés de cante, a los salones y teatros, a las plazas de toros y las plazas de los pueblos, hasta los escenarios de carácter generalista que comparte con otros estilos de música.

En lo que se refiere a los teatros, hay que decir que lo que ahora emerge no es solo un flamenco “en” el teatro sino un flamenco “de” teatro. La concepción varía y esta variación tiene su miga. Estas cuatro circunstancias unidas generan un movimiento cultural revitalizante y en ebullición en torno al flamenco.

La programación que se ha presentado para la Bienal 2016 tiene un hilo conductor que da carta de naturaleza a este nuevo modelo, a un “flamenco escénico” o “flamenco emergente”, como quedamos denominarlo, del que tendremos que seguir hablando largamente. Porque no se le pueden poner puertas al campo. Ni al arte, añado.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos. 

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Tormenta de ideas
    Escrito por
    Tormenta de ideas En este tercer programa de Una cita con las musas, en “Madrid con los cincos sentidos” (Radio M21), José Luis Casado y yo hablamos del método creativo más célebre que existe, el brainstorming o Tormenta…
  • La modernidad de Heine
    Escrito por
    La modernidad de Heine Heine (también llamado por sus coetáneos Harry, Henry, y con mofa hasta Haarüh), nació el 13 de septiembre de 1797 en Dusseldorf, en el seno de una familia judía, y moriría en París (1856) tras…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿Ciencia o religión?
    ¿Ciencia o religión? Un adulto le arroja una pelotita a un niño de 3 años y éste la atrapa sin mayor esfuerzo. Un mono ve una rama demasiado delgada y duda en saltar a ella desde un árbol…
  • Virago
    Escrito por
    Virago Virago: mujer que tiene aspecto, ademanes y actitudes que se consideran propios de los hombres. Mujer que pretende vivir como un hombre. Cuando ese "vivir como un hombre" significa reclamar un espacio propio, un acceso…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Las ¿tres? sonatas de don Camilo
    Escrito por
    Las ¿tres? sonatas de don Camilo De las sonatas para violín y piano de Saint-Saëns, la primera ha resultado ser la más afortunada. En parte, por sus méritos propios, en parte por sus momentos de virtuosismo (eran los años de Sarasate…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC