Grandes artistas del Flamenco: Juanito Valderrama

Cuando yo era chica mi madre solía cantarnos a todas las hermanas lo que ella llamaba “coplas de pena”. Nos hacían llorar y por eso le pedíamos que se callara (aparte de que cantaba muy mal, todo hay que decirlo), que no cantara esas cosas tan tristes. Nosotras éramos de cantautores y pasábamos de coplas y sus aledaños. Pero ella insistía:

“Cuando supe que mi mare

en el pueblo se moría

yo, solo y en tierra extraña

con un dolor de agonía

embarqué con rumbo a España…”

Entonces no sabíamos de quién era la copla ni quién la cantaba. Para nosotros, la copla era mi madre, ella su creadora y su mejor intérprete. Años después supe que era una de las que Valderrama había elevado a la categoría de popular, de manera que ya ni se sabía quién la cantó ni cuándo, era ya una copla de patio de vecinos, de azoteas, de tardes de costura, al calor de la charla y las confidencias.

Han pasado los años y Valderrama ha muerto. Cuando empecé a conocer y a estudiar el flamenco hallé su obra y su significado y percibí claramente lo necesaria que era una vindicación de su figura, así como de otras que, por coyunturas ideológicas, no políticas, sino flamencológicas, estaban en el ostracismo.

grandesartistas2

Juan Manuel Valderrama Blanca, había nacido en Torredelcampo (Jaén) en 1916. Su vida abarca, por lo tanto, prácticamente un siglo, ya que falleció en Espartinas (Sevilla) en 2004. Dado que comenzó a cantar siendo un niño, su actividad artística recoge varias etapas históricas del flamenco. Esto favorece la creación de una obra larga, completa y llena de matices, pero también origina una triste evidencia: el olvido y la postración, ante modas artísticas y posturas estéticas nuevas.

El escenario de su nacimiento es un universo de olivos, un mar verde cuya riqueza es ahora muy apreciada pero que, en aquellos años, contemplaba de cerca la rudeza de la vida campesina. Era costumbre, como en otros muchos lugares de Andalucía, que los niños ayudaran desde muy pequeños a las tareas del campo. Niños que se hacían hombres antes de tiempo, nada que ver con la perpetua adolescencia de nuestra época. La escuela era un lugar efímero, el tiempo exacto para aprender a leer, escribir y las cuatro reglas.

En la provincia de Jaén se encuentra una interesante zona cantaora, la de las minas de La Carolina y Linares, que forman parte del trasiego de arrieros, tratantes y mineros que, desde Almería hasta La Unión van divulgando los cantes mineros. Precisamente en torno a estos cantes hizo Valderrama una interesante labor reivindicativa que ha sido reconocida en el Festival de las Minas.

Los ídolos de la primera juventud de Valderrama fueron el maestro Don Antonio Chacón y los efervescentes renovadores Marchena y Pastora. Como ocurre en todas las artes, el flujo y reflujo de los movimientos estéticos contrapone en el flamenco épocas más clásica con otras más rupturistas, ámbitos más conservadores y otros en los que prima la innovación. Estos ciclos no son siempre consecutivos sino que pueden alternarse perfectamente dentro de un mismo momento e incluso en el mismo artista.

En la evolución de su personalidad hay que añadir la influencia del medio en el que se desenvolvió. Sus años de infancia y juventud fueron difíciles. Fue un pilar de muchos de los más importantes espectáculos que cruzaron el país desde los cuarenta a los sesenta, con abrumadora respuesta del público. La iniciativa privada sostenía estos espectáculos en los que se incluía la insuperable dualidad de la copla y el cante.

En ese devenir artístico, Valderrama fue letrista, cantaor, coplero, actor de cine y empresario. Representó fielmente el modelo de artista que la sociedad demandaba, que era capaz de hacer un buen recitado, interpretar una película con gracia y desenvoltura, escribir una letra sentimental, cantar sobre la base de la tradición y a su manera.

Cuando los años pasan y la sociedad cambia, las mas traen otros aires, los escenarios son distintos y otras visiones del flamenco se adueñan de los gustos del público, hará Valderrama una opción clara en defensa de aquello en lo que ha creído y ha vivido. Su decepción ante el olvido fue una fuente de energía positiva y siguió enseñando lo que sabía porque consideraba que merecía la pena hacerlo.

De ese empeño salió victorioso y fue reivindicado, a la postre, por las voces nuevas de la música española, aunque no por el mundo flamenco, absorto en sus reduccionismos de siempre.

Copyright del artículo © Catalina León Benítez. Reservados todos los derechos.

Caty León

Gaditana de nacimiento y crianza; trianera de vocación. Lectora y cinéfila. Profesora de Geografía e Historia y de Orientación Educativa. Directora del IES Néstor Almendros de Tomares (2001/2012). Como experta en organización escolar he publicado los libros La secretaría. Organización y funcionamiento y El centro educativo. Función directiva y áreas de trabajo, artículos en prensa (ABC: 12, 3, 4) y revistas especializadas, así como ponencias en cursos y jornadas.

En noviembre de 2009 recibí la medalla de oro al Mérito Educativo en Andalucía. En 2015 he obtenido el Premio “Antonio Domínguez Ortiz” por la coautoría del trabajo Usos educativos de la robótica. Una casa inteligente.

En el ámbito flamenco he publicado decenas de artículos en revistas como Sevilla Flamenca, El Olivo, Alboreá y Litoral, sobre el flamenco y las artes plásticas, la mujer y el flamenco, entre otras temáticas, así como varios libros, entre los que destacaría la primera incursión en la enseñanza escolar del flamenco, Didáctica del Flamenco, mi libro sobre El Flamenco en Cádiz y el ensayo biográfico Manolo Caracol. Cante y pasión (ver reseña en ABC), así como mi investigación sobre la Noticia histórica del flamenco en Triana. Conferencias, jornadas, jurados, cursos de formación, completan mi dedicación al flamenco. En 2015 he sido galardonada con el Premio de Honor “Flamenco en el aula” de la Consejería de Educación de la Junta de Andalucía.

Por último, la literatura es mi territorio menos público pero más sentido. Relatos, microrrelatos, cuentos, poemas y una novela inédita Tuyo es mi corazón. I Premio de Relatos sobre la mujer del Ayuntamiento de Tomares, en su primera edición. Premio de Cuentos Infantiles de EMASESA en 2015 por Hanna y la rosa del Cairo.

En mi blog Una isla de papel hay un poco de todo esto.

Sitio Web: unaisladepapeles.blogspot.com.es/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Reality show
    Escrito por
    Reality show Un fantasma recorre las televisiones, como si la televisión misma no fuera una colección de fantasmas: los programas que juegan a reality show y reúnen en un espacio cerrado a un grupo de personas seleccionadas…
  • Humanoides demasiado humanos
    Escrito por
    Humanoides demasiado humanos El uncanny valley tiene difícil traducción al castellano. Sería algo así como ‘valle inquietante’, y se utiliza en robótica para definir un fenómeno muy peculiar: cuanto más humanas sean las expresiones de un…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El tamaño del universo
    Escrito por
    El tamaño del universo De la Naturaleza de las Cosas (De Rerum Natura) es un extenso poema filosófico del pensador romano Lucrecio escrito en el primer siglo antes de nuestra era. El poema es la fuente más completa y…
  • La rueda de Santa Catalina
    Escrito por
    La rueda de Santa Catalina Decía la tradición que el séptimo hijo varón nacido de un matrimonio que sólo hubiese engendrado varones era un saludador. Saludador de dar salud a través de su aliento y de su saliva. Los saludadores…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Glinka ante el piano
    Escrito por
    Glinka ante el piano Se dice, y con ameritada razón, que Glinka abre el espacio del nacionalismo musical ruso. Bien, pero: ¿estamos, con él, ante el tópico del alma rusa? Me atrevo a decir que sí, en tanto por…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • España, tierra de dinosaurios
    Escrito por
    España, tierra de dinosaurios Hubo una época en la que dinosaurios, reptiles voladores y otras especies ‘de película’ campaban a sus anchas por la Tierra. Más de 65 millones de años después, el territorio que ocupa hoy España todavía…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC