Almacenes galénicos, hornos paracélsicos y herbolaria de Indias

En 1681 veía la luz Piratas de la América (Colonia Agrippina, en casa de Lorenço Struikman), traducción española del original flamenco De Americaensche Zee-Roovers (Amsterdam, Jan ten Hoorn, 1678).

El título completo de la obra, Piratas de la América y Luz a la Defensa de las Costas de Indias Occidentales (En que se tratan las cosas notables de los viajes, descripción de las Islas Española, Tortuga, Jamayca, de sus frutos y producciones, política de sus habitantes, guerras y encuentros entre Españoles y Franceses, origen de los Piratas, y su modo de vivir, la toma e incendio de la Ciudad de Panamá, invasión de varias Plazas de la América por los robadores Franceses, Lolonois y Morgan), nos da una idea de lo que esta obra era: una exitosa crónica de la vida y hazañas de los bucaneros que poblaban las aguas del Caribe en la segunda mitad del siglo XVII.

Su autor, el francés Alexander Olivier Exquemelin, había iniciado su aventura americana como engagé (forzado) de la Compañía Francesa de las Indias Occidentales, constituida en 1626 bajo el patrocinio del cardenal Richelieu para colonizar la isla de San Cristóbal y tomar posesión de las islas vecinas que no estuvieran ocupadas por europeos.

El barco en el que viajaba cayó en manos de los piratas y Exquemelin fue vendido como esclavo en la isla de la Tortuga. Durante el cautiverio, aprendió de su amo el oficio de cirujano y, en calidad de tal, abrazó la Ley de la Costa e ingresó en la congregación de los piratas, sirviendo a las órdenes de filibusteros tan conocidos como L’Olonnais, Henry Morgan o Bertrand d’Ogeron.

El relato de Exquemelin no sólo destaca por ser una de las primeras aproximaciones a un ámbito secreto y cerrado como el de la piratería sino que, además, incluye una interesante descripción de la flora y fauna de las islas caribeñas que el autor tuvo oportunidad de conocer en los diez años que residió en el Nuevo Mundo. Tratando el caso concreto de los frutos, árboles y animales que poblaban la isla de La Española destaca el siguiente comentario:

"La próvida naturaleza ha andado en esta tierra tan manirrota que, no queriendo que donde franqueó sus tesoros con tanta liberalidad, dejase de abundar en contramorbíficas infecciones (que a ser yo grande físico pudiera granjearme, como otros, el título de botánico), pues la medicina puede hallar aquí materia suficiente para trastornar los almacenes galénicos y hornos paracélsicos" (p. 46)

Con esta declaración, Exquemelin nos introduce en el universo terapéutico propio de la Edad Moderna, asentado sobre tres pilares básicos: la ancestral medicina galénica, con sus complejos preparados; la novedosa terapia química, con sus quintaesencias milagrosas; y la desconocida herbolaria de Indias, que tantos y tan buenos remedios prometía, si hacemos caso de las palabras de Exquemelin.

Hace años que leí por primera vez este comentario del cirujano-pirata y sigo pensando que se trata de una definición redonda, que debería ser más tenida en cuenta por todos aquellos que nos dedicamos a la historia de la terapéutica en la Edad Moderna y que sólo pensamos en encasillarnos en nuestras coordenadas precisas. "No, yo me dedico a la espagiria que se practicaba a finales del siglo XVI…; no, yo sólo sé de los envíos de plantas a la Casa de Contratación sevillana…; pues yo sólo conozco la iconografía de los herbarios publicados en la Alemania de la Reforma…".

Olvidamos que, si no abrimos nuestro objetivo, dejamos a oscuras determinadas parcelas que resultan imprescindibles para tener una visión global del período. Desde mi particular punto de vista, considero fundamental el conocimiento de la historia natural del Nuevo Mundo, pues resulta tan revolucionaria para la Edad Moderna como la propia alquimia.

En una de nuestras últimas reuniones fue el propio Jose quien dijo, con muy buen criterio, que los españoles del XVI y XVII tenían los ojos vueltos hacia América, de donde venían novedades un día sí y otro también, de ahí que muchas de las acaloradas disputas observadas en otros puntos neurálgicos de Europa apenas si tuvieran repercusión en la Península.

Ésta es, creo, una cuestión pendiente de la historiografía: intentar ensamblar aspectos que, para nosotros como historiadores, pertenecen a esferas diferentes del conocimiento pero que, para los encargados de protagonizarlos, constituían un todo indivisible.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • Chesterton contra Einstein
    Escrito por
    Chesterton contra Einstein Cuando Einstein, que era ateo, o al menos agnóstico, conoció ciertas conclusiones de la física cuántica, dijo que él no podía creer que Dios jugase a los dados. No podía aceptar un universo azaroso. Chesterton,…
  • La perpetua juventud
    Escrito por
    La perpetua juventud Pertenezco a la época de quienes nos educamos a partir de la historieta. A cierta altura de la vida, nos hemos sorprendido, tras habernos habituado, a la perpetua juventud de sus héroes. Les resulta imposible…
  • El deseo que nos consume
    El deseo que nos consume Explica José Antonio Marina en Las arquitecturas del deseo que la proliferación de los deseos siempre se consideró una amenaza a la cohesión social, de ahí la preocupación por controlar en tratados morales…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Alcohol
    Alcohol Es una molécula sencilla, formada por sólo nueve átomos: dos de carbono, uno de oxígeno y seis de hidrógeno. Pero es capaz de provocar cambios importantes en la conducta humana, y eso la ha convertido…
  • Todo por la pasta...
    Escrito por
    Todo por la pasta... Simón de Tovar era portugués. Portugués de Faro, aunque siempre se le hiciese sevillano. Siempre hasta 2006, cuando salió nuestro "Simón de Tovar (1528-1596): redes familiares, naturaleza americana y comercio de maravillas en la Sevilla…

Cartelera

Cine clásico

  • John Dall, un intérprete encasillado
    Escrito por
    John Dall, un intérprete encasillado Muy frecuentemente los actores hacen cualquier cosa por obtener un papel que quieren, y John Dall no es una excepción. Cuando supo que Alfred Hitchcock estaba por rodar «La soga» estudió el personaje de Brandon…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Fiorenza Cedolins, pucciniana
    Escrito por
    Fiorenza Cedolins, pucciniana Adelantándose al ciento cincuenta aniversario del nacimiento de Giacomo Puccini, la soprano Fiorenza Cedolins y el director de orquesta Giuliano Carella se reunieron en marzo de 2006 en el Teatro del Giglio de Lucca, situado…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC