Álvaro Cunqueiro: una reconciliación

He de reconocer, porque no me duelen prendas en reconocer mis errores, que odié a Álvaro Cunqueiro muchos años de mi vida. Un odio para nada merecido. Un odio heredado. Un odio que no era suyo, sino reflejo de otro odio mayor. El mayor de los odios que jamás he sentido. El odio hacia el hombre que segó, de raíz, todas mis aspiraciones y que tenía a Cunqueiro en su panteón de autores ilustres.

Cunqueiro a la derecha y la Yourcenar a la izquierda. Sí, a la izquierda, en la siniestra parte, el único lugar que podía corresponderle a esa bruja marimacha (sic) que, sin embargo, tenía el tremendo honor de haber parido Opus nigrum, una de las obras predilectas de mi odiado cercenador.

Durante décadas, ya digo, odié por igual a la francesa y al gallego. Y me negué a leer aquellas obras que, día tras día, oía glosar a aquel sabio de pacotilla con ínsulas de escritorzuelo maldito. Que si Zenón para arriba, que si Zenón para abajo. Que si tertulias de boticas que si escuelas de curanderos. Erre que erre. Y yo, erre que erre, negándome a leer una maldita página de aquellos dos escritores sublimes, que qué culpa tendrían de verse en boca de semejante mediocre.

Este año, curiosamente, he vuelto a reencontrarme con ambas obras. Por dos caminos diametralmente diferentes. De Zenón y su Opus nigrum hablé largo y tendido, vía virtual, aunque no creo que consiga superar nunca la aversión que siento hacia esta obra. Y bien que lo lamento, porque tiene todos los ingredientes para ser uno de mis libros de cabecera. Pero es pensar en Opus nigrum y venírseme, a la cabeza, de inmediato, el olor a lavanda y esos puritos deleznables que acompañaban cualquier charla al respecto. No. Definitivamente, no. No puedo. Punto final. Lástima.

Sin embargo, parece que pueda reconciliarme con Cunqueiro. Este verano, por casualidad, pasamos por Mondoñedo. Veníamos de Coruña. Íbamos camino de Oviedo. Y decidimos parar en Mondoñedo. Desviarnos de la autovía y entrar, a través de un paraje idílico, en aquella tierra de curas y seminarios. Era día de feria, aunque llegamos cuando estaban recogiendo. Así que me entretuve en una tienda de toda la vida, de las que yo recordaba en el pueblo de mi infancia, donde lo mismo te vendían un sombrero de paja que un tamiz, unas botas de agua que unas semillas.

A la puerta de la tienda había un tenderete de libros de ocasión. Y allí estaba la Tertulia de boticas prodigiosas. Por primera vez no noté el perfume de lavanda ascendiendo por mi nariz. Por primera vez, digo, no pensé en aquellos pestilentes puritos. Y me sorprendí, como si de un hechizo roto se tratara. Tomé el libro entre mis manos, pasé sus páginas y me decidí a comprarlo. "¿Te vas a comprar un Cunqueiro?", dijo el Cordobés, que no salía de su asombro. Sí, vaya que si me iba a comprar el Cunqueiro.

Y me lo compré.

Vaya que si me lo compré.

Porque era la primera prueba de que el odio comenzaba a quedar atrás.

La piedra de toque de mi personal mutación.

Y ahí lo tengo, pendiente de lectura.

(El 22 de diciembre de 1911 nacía Álvaro Cunqueiro, exponente máximo en la recuperación de la tradición gallega).

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

Artículos relacionados (por etiqueta)

logonegrolibros

  • McLuhan y Shakespeare en un balcón de Verona
    Escrito por
    McLuhan y Shakespeare en un balcón de Verona Al releer Comprender los medios de comunicación, de Marshall McLuhan, he recordado algunas razones que explican el éxito mediático que tuvo este hombre. Es un autor que sigue siendo brillante e ingenioso, capaz de fabricar montones…
  • John Le Carré ante sí mismo
    Escrito por
    John Le Carré ante sí mismo Un poco de todo hay en Volar en círculos. Historias de mi vida de John Le Carré que, traducido por Claudia Conde, ha editado Planeta en Barcelona. A una serie de crónicas  sueltas, mayormente prescindibles,…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿Es intolerante la ciencia?
    ¿Es intolerante la ciencia? A la ciencia se la acusa, entre otras muchas cosas, de ser intolerante. La ciencia trata, se dice, de imponer una visión única del mundo, y descalifica cualquier otra. No tolera que existan maneras distintas…

Cartelera

Cine clásico

  • La leyenda de los Blues Brothers
    Escrito por
    La leyenda de los Blues Brothers En 1980 la creatividad, la diversión y los excesos estaban a la orden del día. La fugaz Era Disco se venía abajo, pero aún le quedaba un breve periodo de esplendor antes de que sus…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC