Empoderamiento

Empoderamiento Imagen superior: Daniel Lobo, CC

A veces, mientras escribes, te atascas en un concepto y no hay forma de avanzar. Escribiendo sobre mujeres y alquimia quiero decir que la alquimia es una forma de "empoderamiento" de las nobles cortesanas del siglo XVI. Pero resulta que la palabra "empoderamiento" me supera.

Me supera utilizar una traducción literal de un término anglosajón, teniendo en cuenta la riqueza de nuestro propio idioma. Además de que no puedo decir, por ejemplo, que "Juana de Austria se empoderó mediante el uso de aguas destiladas de rosas". Es que no puedo. Y sé que quien me leyese, hoy en día, entendería perfectamente lo que quiero decir. Pero Juana de Austria no me entendería. No sabría de qué estoy hablando. Esto se llama anacronismo.

Así que, empantanada por una palabra, me voy a resolver mis dudas. Veo que el DRAE recoge la definición habitual de "empoderar(se)" desde 2014. Voy al Diccionario Panhispánico de Dudas, donde se repite eso de que "empoderar(se)" es un calco del inglés to empower, empleado en textos de sociología política, con el sentido de "conceder poder (a un colectivo desfavorecido socioeconómicamente) para que, mediante su autogestión, mejore sus condiciones de vida". E incluye una coletilla esperanzadora "El verbo 'empoderar' ya existía en español como variante desusada de 'apoderar'. Su resucitación con este nuevo sentido tiene la ventaja, sobre apoderar, de usarse hoy únicamente con este significado específico".

El Libro de estilo de El País, biblia de escritores durante décadas, en su versión actualizada de 2014, va más allá, y dice "su uso actual procede del inglés empower, si bien el verbo tiene una antigua tradición en español, pues ya Covarrubias lo anotó en 1611 como 'dar en poder' o 'entregar'. Más tarde tomó el significado de apoderar: otorgar poder".

¿Covarrubias? ¿Sí? ¿En el Tesoro de la lengua castellana, nuestro primer diccionario? Ah, bueno, pienso, si lo dice Covarrubias puedo replantearme mis prejuicios previos. Después de un ligero empanamiento, porque pretendo consultar el Covarrubias como consulto el DRAE, es decir, en línea; después de tirar de contactos, porque yo no tengo el Covarrubias en mi casa, recuerdo que existen las versiones digitales (a veces me sorprendo de lo atrofiada que estoy según y en qué momentos). Me voy a la versión digitalizada de la Biblioteca Nacional. Busco "empoderar". No aparece. Busco "apoderar". Tampoco. ¿...? ¿Por qué mienten? ¿Por qué dicen que aparece en el Covarrubias, si no es así? Alucino.

No quiero (no puedo) decir que Juana de Austria utilizó la alquimia como una forma de "empoderamiento". Por mucho que lo haya aceptado la DRAE. Es un anacronismo. Además de que Juana de Austria, como tantas y tantas otras mujeres de la Edad Moderna, podía gozar de ciertas "libertades", si bien todas ellas siempre estaban sometidas a alguna autoridad masculina, ya fuera padre, marido, hermano o hijo.

Así que, aquí me hallo, empantanada en un concepto. Aquí me hallo. A la espera de que la Moliner, doña María, me ilumine...

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

  • Amanecer en Múnich
    Escrito por
    Amanecer en Múnich Son las seis de la mañana. El sonido de las ruedas de mi pequeña maleta deslizándose por el suelo me mantiene despierta. Ya en el metro, me siento acompañada por caras soñolientas. Pero hoy la…
  • El divino tesoro
    Escrito por
    El divino tesoro Convoco a dos poetas para discurrir velozmente sobre la juventud. Rubén Darío la definió como un divino tesoro; Jean Cocteau como una creencia: todos los jóvenes se creen –nos hemos creído– una raza. A su…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Casas ocupadas
    Escrito por
    Casas ocupadas En una ciudad tan activa como la Ciudad de México, cada manzana ostenta cuando menos una propiedad en venta. Las agencias de bienes raíces han proliferado, y sus anuncios, aunque diversos en diseño, comparten casi…

Cartelera

Cine clásico

  • Ingrid Bergman, volcánico iceberg
    Escrito por
    Ingrid Bergman, volcánico iceberg Ingrid Bergman (1915-1982), como otras tantas actrices, no es solamente un rostro en la pantalla, sino una parte de mi vida y de la vida de mis padres y de mis abuelos. Es parte de…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Beethoven: revolución en la sinfonía
    Escrito por
    Beethoven: revolución en la sinfonía Forma clásica por excelencia, hija de la sonata y madre de la obertura, la sinfonía fue tratada con extrema formalidad durante el siglo XVIII: Haydn, Mozart, Boccherini y suma y sigue. En sus cuatro movimientos,…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Arte, ciencia y naturaleza
    Arte, ciencia y naturaleza Uno de los grandes prejuicios respecto a la ciencia es que se trata de una actividad puramente racional, cerebral, y por tanto para nerds, insensible, fría. Exactamente lo opuesto al arte, que es cálido, creativo y expresa…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC