Andrés Bello y su Gramática

En abril de 1847 y en Santiago de Chile apareció la primera edición de Gramática de la lengua castellana destinada al uso de los americanos de Andrés Bello. No faltan especialistas que la consideran, a pesar de su siglo y medio de rodaje, la mejor gramática de nuestra lengua.

Reeditada por otro americano, Rufino José Cuervo, y revisada en nuestro tiempo por Amado Alonso, es un curioso indicador cultural en la historia de la lengua.

En efecto, los libros más importantes sobre la codificación del castellano en el siglo XIX son americanos (Bello y Cuervo), así como las polémicas sobre el uso y el gobierno de la lengua, entre Sarmiento y Bello (Chile), entre Altamirano y Ramírez (México), entre Juan María Gutiérrez y Martínez Villergas (Argentina).

Más curioso resulta aún que estos americanos trabajaran en un continente donde la mayoría de la población era indígena e ignoraba el español, que circulaba como lengua franca culta en las ciudades.

La independencia americana es la que generaliza la lengua y promueve a estos científicos del habla y la escritura.

Bello, desde luego, no es un caso aislado ni de genialoide originalidad. Sus largos años en Londres y su acceso a la rica biblioteca del precursor Miranda lo pertrecharon de lenguas comparadas y ciencias de la palabra. Recogió la tradición racionalista de Port–Royal (toda gramática es universal y proviene de una razón común a todos los hombres y todas las lenguas), pasada por otros racionalistas ilustrados como Condillac y Destutt de Tracy, matizados por el eclecticismo de Cousin y el romanticismo de Humboldt, viajero por América y comparatista apasionado.

Junto a estos presupuestos filosóficos, la Gramática de Bello tiene, si se quiere, una función política y por ello la encamina a los americanos. Se supone que España no necesita generalizar una lengua que le es propia y que, producida la independencia, no le corresponde ya ninguna tarea didáctica en América. Esta ha de construir su unidad lingüística a partir de su autonomía científica y, sobre todo, de la educación popular. La unidad del continente ha de ser, ante todo, cultural y toda cultura tiene una referencia lingüística precisa.

Por paradoja, una de las prendas de la independencia americana es la consolidación y desarrollo de la lengua impuesta por la conquista española, única lengua que posibilita aquella unidad continental. De ahí, nuevamente, el sesgo político que adquiere una obra de tan rigurosa deriva científica.

Venezolano de una Venezuela aún inexistente, chileno de adopción, residente europeo durante un periodo decisivo de su vida, traductor del latín y del francés, romántico de gustos clásicos, Bello es un ejemplo de amplitud mental y pluralidad de culturas. Por ello, tal vez, su aspiración a la unidad y a la razón, que no son incompatibles con lo diverso. Una cifra de la compleja e idealmente integrada realidad humana que llamamos América.

Copyright del texto © Blas Matamoro. Este artículo fue editado originalmente en Cuadernos Hispanoamericanos. El texto aparece publicado en TheCult.es (Thesauro Cultural) con el permiso de su autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • El dilema de Monty Hall
    Escrito por
    El dilema de Monty Hall José Luis Casado, en M21 Radio, presenta Madrid con los cinco sentidos, con la sección de Daniel Tubau Una cita con las musas. Aquí puedes leer la transcripción de un programa en el que José Luis y Daniel…
  • Apostilla a Daniel Innerarity
    Escrito por
    Apostilla a Daniel Innerarity Daniel Innerarity ha publicado en El País un artículo titulado Populismos buenos y malos que, por su precisión y eficacia, merece una apostilla. Ante todo porque la palabra populismo padece generosos abusos que la conducen…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • La infanta y el mercenario
    Escrito por
    La infanta y el mercenario Todo estaba preparado para la que había de ser "la boda del siglo", aunque el siglo ya hubiera visto otras bodas célebres, como la del emperador Carlos con su prima Isabel en los Reales Alcázares…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • El violín de Nielsen
    Escrito por
    El violín de Nielsen El danés Nielsen (1865-1931) es conocido, sobre todo, por sus sinfonías. Menos, por su interesante obra pianística y, de vez en cuando, es llevado a las tablas junto con su ópera Saúl y David. Sin…

logonegroecologia

Coffy, CC