"Die Blaue Mazur" (1920), de Franz Lehár

En 1920, tras algunos de sus mayores éxitos, Franz Lehár decidió aceptar un libreto de Leo Stein y Béla Jenbach. El asunto era polaco y, al mismo tiempo, Lehár estaba componiendo La levita amarilla, de tema chinesco, que no obtuvo especial repercusión y que, años más tarde, como El país de las sonrisas (1929), Richard Tauber llevaría al triunfo.

Había terminado la terrible Gran Guerra y, a pesar de su inconmovible humor y su querencia sentimental, el músico estaba pensando en renovar su vestuario. Así es que se dedicó a componer una obra donde, sin perjuicio de su infatigable vena melódica, hubiera cierta experimentación dramática, coloreada aquí y allá por toques de folclorismo más o menos polonés.

Para el estreno contó con uno de los más cotizados tenores de opereta, Hubert Marishka, el cual, además de su vocalidad, tenía dotes de bailarín acrobático a tal punto que fue tenido en cuenta por el entonces jovencísimo Fred Astaire. La obra, traducible como La mazurca azul, en efecto, tiene momentos de tensión dramática inesperados en Lehár, aparte de actualizar sus referencias con bailes americanos como el two-steps.

La azul mazurca se bailó en Viena, enseguida en Berlín y, a partir de 1921, en Turín, Buenos Aires y París. No obstante sus pimpantes aciertos y su trama entre sentimental y cómica, la caudalosa producción lehariana y la dominante popularidad de sus trío principal –La viuda alegre (1905), El país de las sonrisas (1929), El conde de Luzemburgo (1909)‒ echaron sombras sobre su posteridad.

blue2

Disco recomendado

Lehár, Die Blaue Mazur. CPO-7773312 (2 de marzo de 2009). Reparto: Johanna Stojkovic, Julia Bauer, Johan Weigel, Jan Kobow, Hans Christoph Begemann. Singakademie Frankfurt. Brandenburgisches Staatsorchester Frankfurt. Director: Frank Beermann.

Esta recuperación se ha hecho con todas las garantías: voces solventes, estilo y carácter asegurados, excelente conducción de conjunto. De toda esta convergencia cabe destacar el brío sonoro y la fuerza de actuación que enmarcan a la soprano Johanna Stojkovich en el relevante papel de Blanka von Lossin.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Publicado por cortesía de www.diverdi.com con permiso del autor. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

Artículos relacionados (por etiqueta)

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Los genes egoístas
    Escrito por
    Los genes egoístas En 1976, Richard Dawkins publicó El gen egoísta. Sin salirse de los márgenes de la teoría de la evolución que Charles Darwin había presentado al mundo más de un siglo antes, Dawkins proponía que la selección natural no…
  • Borges: Biblioteca de Babel
    Escrito por
    Borges: Biblioteca de Babel El mundo referencial de Borges es mínimo; su capacidad anecdótica, imperceptible; la ausencia de notas corporales en su literatura la empuja a la aridez del desierto que rodea al anacoreta; su obsesionante recaída en lo…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Ivan Ilich se muere
    Escrito por
    Ivan Ilich se muere Hace algunos años, cuando daba clase de redacción en un posgrado de biomedicina, para señalar la necesidad de que un profesionista tuviera una cultura amplia, más allá de sus necesidades e intereses técnicos,…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Ver la música
    Ver la música Los humanos somos animales primordialmente visuales. Por eso a veces no nos damos cuenta de lo importante que resultan los estímulos que recibimos de nuestros otros sentidos, y de cómo enriquecen nuestra experiencia sensorial. A…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Una breve historia de Europa
    Escrito por
    Una breve historia de Europa Durante millones de años, Europa se ha visto sumida con regularidad en periodos de frío, similares al clima que se experimenta hoy en día en Groenlandia. Y fue durante la última Edad de Hielo cuando…