Philip José Farmer y la familia Wold Newton

En 1972, anticipándose unos veinte años a la publicación de ese pastiche encantador que es El año de Drácula, de Kim Newman, podemos encontrar el evento del que sin duda es directamente deudor el cómic La Liga de los Caballeros Extraordinarios, de Alan Moore.

Me refiero a la familia Wold Newton, ideada por el escritor fantacientífico Philip José Farmer. Todo tiene una razón de ser, y es que, además de desarrollar su carrera como narrador, Farmer fue un gran aficionado a la literatura de género. Siempre manifestó la devoción que sentía por personajes como Tarzán y Doc Savage: una devoción que algún crítico ha elevado al grado de fetichismo.

Farmer ideó una mitología que interconectara al Hombre-mono, el Hombre de Bronce y a otros de sus personajes favoritos de los pulps, la novela popular y el cine.

Aprovechando un suceso auténtico –la caída de un meteorito el 13 de diciembre de 1795 en la villa británica de Wold Newton–, Farmer lo hizo coincidir con el paso de dos carruajes en los que viajaban dieciocho personajes de ficción: Sir Percy Blakney, más conocido como la Pimpinela Escarlata, su esposa y los dieciséis restantes, entre los que se encontraban antepasados de Tarzán, Savage o Sherlock Holmes.

Todos ellos resultaron expuestos a una radiación desconocida, que emanaba del meteorito. La radiación produjo mutaciones en sus genes y este cambio se transmitió de generación en generación, dando como resultado el nacimiento de individuos extraordinarios, como el rey de la selva, el Hombre de Bronce, el detective de Baker Street, el sabueso Philip Marlowe o el agente 007. También hubo individuos que pusieron sus extraordinarios talentos al servicio del mal, como Moriarty o Fu-Manchú.

Entre los antepasados de esos dieciocho viajeros, también podemos encontrarnos individuos sumamente singulares, como el espadachín y aventurero puritano Solomon Kane, creado por Robert E. Howard, o cierto médico devenido en pirata, conocido como el capitán Blood, y cuyo padre literario fue Rafael Sabatini.

Otras figuras de la literatura popular incluidas por Farmer en el linaje Wold Newton son Phileas Fogg, Allan Quatermain, A.J. Raffles, el Profesor Challenger, Richard Hannay, Bulldog Drummond, La Sombra, Sam Spade, Nero Wolfe, Mr. Moto, The Avenger, Lew Archer, Travis McGee, Monsieur Lecoq y el inefable Arsène Lupin.

A las dinastías implicadas en este incidente de tintes cosmogónicos, Farmer les dio el calificativo unitario de la familia Wold Newton.

El escritor cimentó esta cosmología sobre dos obras seminales: Tarzan Alive (1972) y Doc Savage: His Apocalyptic Life (1973), donde inventa las biografías de ambos personajes, así como en las novelas The Other Log of Phileas Fogg (1973) y The Adventure of the Peerless Peer (1974)

philipjose2

El Universo Wold Newton (The Wold Newton Universe o WNU) fue concebido por Win Scott Eckert en 1997 para expandir el concepto original de Philip José Farmer. Ello ha permitido el ingreso en el mismo panteón de Conan el Bárbaro, Kull de Valusia, Robin Hood, Ivanhoe, The Phantom, Victor Frankenstein, el capitán Horatio Hornblower, el Zorro, el Llanero Solitario, John Carter de Marte, el Padre Brown, The Green Hornet, el Santo, Indiana Jones, Hercule Poirot, Charlie Chan, Miss Marple, Philo Vance, Jules de Grandin, Perry Mason, The Spirit, el Doctor Who, Buckaroo Banzai, Buffy Summers e incluso Lara Croft.

Sin embargo, el concepto de Wold Newton no está restringido a lo puramente literario y ficcional, ya que también existe una vertiente teórica que despierta gran interés, y que está íntimamente ligada a Sherlock Holmes.

Desde principios del siglo XX, en fechas en las que Arthur Conan Doyle continuaba produciendo relatos de su detective, comenzaron a aparecer diversos textos que analizaban ciertos elementos de las historias, revelaban incongruencias temporales o profundizaban en aspectos biográficos de los personajes.

Algunos de los autores de esos textos teóricos, con el paso del tiempo, fueron estrechando vínculos que germinaron en la creación de grupos de aficionados y estudiosos del detective de Baker Street. Tal es el caso de la asociación holmesiana más conocida: Los Irregulares de Baker Street (The Baker Street Irregulars).

Esos acercamientos teóricos al detective y su universo se conocen como El Juego (The Game), y son la inspiración directa de la vertiente de investigación de la familia de Wold Newton.

Así pues, se pueden hallar sesudos estudios heráldicos que intentan perfilar el escudo de armas de la familia Greystoke, el noble linaje de Tarzán, o pesquisas que revelan que las incongruencias cronológicas entre las novelas de Jules Verne Veinte mil leguas de viaje submarino y La isla misteriosa ponen al descubierto la existencia de dos capitanes Nemo y dos sumergibles Nautilus. Esta disciplina ha sido denominada mitología o mitografía creativa, denominación vinculada al autor de El héroe de las mil caras, Joseph Campbell. En realidad, todo es una broma pseudoacadémica para referirse al noble arte del pastiche.

Gracias a las aportaciones de diversos teóricos de esta particular cosmología, la familia Wold Newton se ha expandido hasta formar un universo, que abarca desde el alba de los remotos tiempos prehumanos hasta el futuro más distante; y el conjunto se ha ampliado con la incorporación de determinados superhéroes, como Batman o el Capitán América, o personajes televisivos, como el agente Napoleón Solo de El agente Cipol o el coronel John "Hannibal" Smith de El Equipo A. Este último resulta ser nieto de Fu-Manchú, hecho que explica su afición a disfrazarse de propietario chino de una lavandería.

Disipe el lector sus sospechas sobre posibles frivolidades: al igual que cualquier juego, la mitografía creativa está sujeta a una serie de ortodoxias y reglas no escritas.

Como decía la escritora Dorothy L. Sayers, creadora del detective Lord Peter Wimsey, respecto al Juego: "Se debe jugar tan solemnemente como un partido de cricket en Lord's (nota: Lord's es al cricket lo que Maracaná al futbol), el más ligero toque de extravagancia o burla arruina la atmósfera”.

Copyright del artículo © José Luis González. Reservados todos los derechos.

José Luis González

Experto en literatura, articulista y conferenciante. Estudioso del cine popular y la narrativa de género fantástico, ha colaborado con el Museo Romántico y con el Instituto Cervantes. Es autor de ensayos sobre el vampirismo y su plasmación en la novela del XIX.

logonegrolibros

  • John Le Carré ante sí mismo
    Escrito por
    John Le Carré ante sí mismo Un poco de todo hay en Volar en círculos. Historias de mi vida de John Le Carré que, traducido por Claudia Conde, ha editado Planeta en Barcelona. A una serie de crónicas  sueltas, mayormente prescindibles,…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • ¿Tiene usted el cuerpo de moda?
    Escrito por
    ¿Tiene usted el cuerpo de moda? Dedicado a Caty León, que quiere escribir sobre moda Un fenómeno característico del siglo XX es el creciente culto al cuerpo, fenómeno todavía en curso, que se vincula con la identificación progresiva del sujeto con…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La vedette contra el monstruo
    Escrito por
    La vedette contra el monstruo Hace poco he leído una vieja edición de Dinosaur Tales, recopilación de relatos y poemas de Ray Bradbury donde el protagonismo recae en los monstruos prehistóricos. El libro cuenta un par de introducciones del propio…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • En memoria de Margaret Price
    Escrito por
    En memoria de Margaret Price El 18 de enero de 2011 falleció en su tierra galesa la exquisita Margaret Price. La reciente publicación por parte del sello de la London Philharmonic de un Requiem verdiano del que ella es selecta…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC