Cajal y el Museo Nacional de Ciencias Naturales. Una relación por establecer

Hace unos años, y motivado por la exposición conmemorativa del centenario de la concesión del Premio Nobel a D. Santiago Ramón y Cajal que exhibió el MNCN, visité durante un corto periodo de tiempo el Archivo del Museo de la mano de Carmen Velasco (a quien desde aquí agradezco su afabilidad e inmensa paciencia, así como agradezco a Carolina Martín sus consejos en relación al presente artículo) buscando la posible huella de Cajal en esta Institución, como una aportación preliminar a lo que debería ser un trabajo más exhaustivo.

Quizás el cabo más importante al que podríamos agarrarnos para tratar de establecer la relación de Cajal con el Museo, es la evidente relación personal que Ignacio Bolívar, director del Museo de Ciencias Naturales, y Santiago Ramón y Cajal debieron establecer.

Ambos formaron parte de la Comisión del Noroeste de África en 1905 (acta fundacional presente en el archivo del Museo) cuyos frutos se expusieron en el propio Museo; coincidieron en la Junta para la Ampliación de Estudios –parece que fue el propio Cajal, como presidente de dicha Junta, quien propició que Ignacio Bolívar continuara como Director del Museo tras su Jubilación como Catedrático en 1920–. Y los dos fueron figuras esenciales en la creación de la Comisión de Investigaciones Paleontológicas y Prehistóricas presidida por el Marqués de Cerralbo hasta su muerte en 1922 y dirigida por Eduardo HernándezPacheco.

Esta relación es explícita en el agradecimiento de Cajal a Ignacio Bolívar por invitarle a contribuir con el artículo Las sensaciones de las hormigas a la conmemoración del cincuenta aniversario de la Sociedad Española de Historia Natural. Agradecimiento que extiende a Cándido Bolívar y otros entomólogos por su ayuda en la determinación sistemática de las hormigas estudiadas. Sin embargo, es muy poca la documentación que encontré dentro del propio Museo que hable de la relación de Cajal con el mismo y con sus investigadores.

cajalyelmncn2

Imagen superior: Cándido Bolívar (de pie hablando con un compañero) en la que entonces era la Sala de Entomología del MNCN. Archivo del Museo Nacional de Ciencias Naturales.

Hay tres documentos que nos pueden ayudar a establecer cierta relación entre Cajal y el MNCN. Por un lado el prólogo de Cajal a un trabajo de Ernesto Caballero y Bellido –quien parece que en 1910 dictó un cursillo práctico en el Museo acerca de preparaciones microscópicas sistemáticas de diatomeas y en relación al cual se conserva en el archivo Cajal una carta de éste a Cándido Bolívar– y por otro los dos trabajos publicados por Manuel Sánchez y Sánchez, adscrito al Laboratorio de Histología del Museo Nacional de Ciencias Naturales, en el último de los cuales el autor, considerado por Cajal como uno de sus discípulos, agradece a éste sus consejos.

Estos escritos nos sugieren un liderazgo de Cajal, como cabeza de la escuela histológica nacional, sobre los naturalistas del Museo. Sin embargo no he encontrado ninguna documentación acerca del referido laboratorio de Histología del Museo en aquellos años, y la relación de este laboratorio con el Laboratorio de Histología Normal y Patológica de la Junta de Ampliación de Estudios que dirigía Pío del Río Hortega en el entorno de la residencia de Estudiantes nos es desconocida.

Un trabajo de Salustio Alvarado (Trabajos del Museo Nacional de Ciencias Naturales nº47, 1923) titulado Contribución al conocimiento histológico de las Medusas parece que fue desarrollado durante una visita de dos meses al vecino laboratorio, pero aparte de esto, no sabemos nada de la relación entre ambos laboratorios y creo que sería interesante profundizar tanto en la existencia del supuesto laboratorio de Histología del Museo como en la relación con el laboratorio de Histología Normal y Patológica.

Aparte de esto, tan solo encontré una carta, entre la correspondencia de Cándido Bolívar, mecanografiada y firmada por Cajal el 2 de Noviembre de 1929, en la que éste agradece la información acerca de una cueva en Torrelaguna en la que existen murciélagos que el laboratorio de Cajal presumiblemente podría utilizar como material de sus estudios histológicos.

Adicionalmente, una relación indirecta podría establecerse a través de la figura de D. Domingo Sánchez y Sánchez, discípulo de Cajal, ayudante del Instituto Cajal además de Catedrático, y que participó como auxiliar zoológico en la expedición de la Comisión de la Flora Forestal de Filipinas en 1886, y que en 1905 hizo la donación de especímenes colectados durante la misma al Museo Nacional de Ciencias Naturales, como queda reflejado en diferentes documentos conservados en el Archivo. Y sin embargo, es difícil creer que dada la proximidad del Museo con la residencia de Estudiantes, pero sobre todo dada la necesidad del laboratorio de Cajal de utilizar tejido neural de diferentes animales en sus estudios como queda reflejado, entre otros muchos trabajos, en su obra acerca de la Textura del Sistema Nervioso en el Hombre y los Vertebrados, Cajal no tuviera una mayor relación con los zoólogos de este Museo.

En este sentido, creo que sería interesante un estudio más exhaustivo que trate de desentrañar las relaciones de Cajal con este Museo y sus investigadores, en una etapa en que la Ciencia Española, como alguien ha considerado, vivió uno de sus momentos de máximo esplendor. 

Copyright del artículo © Luis Boto López. Publicado originalmente en NaturalMente, revista del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC). Se publica en www.TheCult.es con licencia CC, no comercial, por cortesía del MNCN.

Luis Boto López

Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN-CSIC). Los artículos de Luis Boto López se publican en www.TheCult.es por cortesía del MNCN con licencia CC no comercial.

Lo último de Luis Boto López

logonegrolibros

  • La maledicencia
    Escrito por
    La maledicencia Aunque ahora apenas se usa la palabra maledicencia, su existencia parece probar que se creó porque aquello a lo que se refiere era bastante frecuente, tanto como para merecer una palabra propia. Maledicencia: hablar mal…
  • Biografías
    Escrito por
    Biografías Escribió José Ortega y Gasset en 1932, prologando una edición de sus obras: «Toda vida es secreto y jeroglífico. De aquí que la biografía sea siempre un albur de la intuición. No hay método seguro…
  • Bioeconomía para un futuro sostenible
    Escrito por
    Bioeconomía para un futuro sostenible En la región de Baden-Württemberg, al sur de Alemania, los paisajes y las atracciones culturales se entremezclan con un fuerte sector agrícola y forestal bien desarrollado, empresas altamente innovadoras en los sectores de…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Las reglas para discutir
    Las reglas para discutir En las redes sociales podemos descubrir lo distinta que puede ser nuestra forma de discutir y argumentar. Tanto así, que a veces la comunicación parece imposible. Por mi parte, mi formación científica me ha condicionado…
  • El pájaro Max y el caballo Leonora
    Escrito por
    El pájaro Max y el caballo Leonora Será en View, en el monográfico que esta revista dedicó a Max Ernst (marzo/abril de 1942) donde Leonora reúna, por última vez, la iconografía que ambos amantes habían tomado como suya propia. Ese lenguaje secreto…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Stanislaw Moniuszko va a misa
    Escrito por
    Stanislaw Moniuszko va a misa Es conocida la dedicación de Moniuszko a la liturgia católica. Su catálogo recoge siete series de estas estructuras. Las tres que integran la presente grabación pertenecen a la última etapa de su vida activa (1870-1872),…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La colina de los tigres dientes de sable
    Escrito por
    La colina de los tigres dientes de sable Los yacimientos paleontológicos del Cerro de los Batallones son ante todo singulares, no hay otro conjunto similar en ninguna otra parte del mundo. Lo que hace único a Batallones es una conjunción de características (geológicas…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC