Las musas y la perfección griega

Las musas y la perfección griega Imagen superior: "Cuatro musas y Pegaso en el Parnaso" (c. 1650), de Caesar van Everdingen.

José Luis Casado, en M21 Radio, presenta Madrid con los cinco sentidos, con la sección de Daniel Tubau Una cita con las musas… Aquí puedes escuchar y ver algunas imágenes relacionadas Una cita con las musas, en un programa muy especial con José Luis Casado, Chus Natera, Daniel Tubau y nueve invitadas…

José Luis: Buenos días, Daniel. Creo que hoy tenemos con nosotros a unas invitadas muy especiales.

Daniel: Pues sí, porque en Una cita con las musas han venido a vernos… las propias Musas.

JLC: Vaya, pues vamos a presentarlas enseguida.

DT: Bueno, como son muchas, las saludamos a todas, a las nueve, de manera colectiva, a Clío, Calíope, Euterpe, Melpómene, Terpsícore, Erato, Polimnia, Urania y Talía.

musas2

Imagen superior: "Las musas Melpómene, Erato y Polimnia", de Eustache Le Sueur.

JLC: Encantado de conocerlas. Pues tenemos el estudio lleno hoy, aunque, como son seres espirituales, no ocupan mucho sitio. Habrás visto que yo también he traído a una persona que ocupa solo un poquito más de sitio: Chus Natera, nuestra compañera. Resulta que Chus hizo la sección contigo hace un par de semanas. Te acordarás…

DT: Sí, claro…

JLC: Pues resulta que le encantó y me ha dicho que la quiere hacer ella siempre. Pero claro, a mí también me gusta hacerla, así que yo estoy luchando todavía. Pero bueno, hoy voy a probar a ver qué tal le sale. Te dejo con ella y yo me voy a hacer unas cosas mientras, ¿vale?

DT: Muy bien, perfecto.

CHUS: Hola, Daniel.

DT: ¿Cómo estás, Chus?

CHUS: Pues es cierto que me gustó mucho tu sección, así que me he colado.

DT: Bueno, me alegro, además hoy tenemos un programa especial. Además con tantas musas, tantas mujeres, diez mujeres…

CHUS: Es una semana de chicas, ¿eh?

DT: Pues sí, efectivamente.

CHUS: Pues cuéntanos…

musas1

Imagen superior: "Las musas Clío, Euterpe y Talía", de Eustache Le Sueur.

DT: ¿Por qué están ellas aquí? Claro, pues solo han venido para inspirarnos un poco, porque para eso están, y las sentimos flotando en el aire a nuestro alrededor, como las debió sentir Homero cuando dijo aquello de “Canta Oh, Musa, la cólera de Aquiles…”, porque hoy vamos a hablar de ellas, y de cómo inspiran a los artistas. Aunque hay aquí una pequeña paradoja, porque es verdad que las musas inspiraban a los artistas, pero sucede que los griegos llamaban de una manera muy diferente a muchas de las cosas a las que nosotros llamamos arte.

CHUS: Hombre, claro, supongo que tenían una palabra griega, en griego antiguo…

DT: Pues sí, pero esa palabra resulta muy sorprendente, porque esa palabra era tecné o tejné, que es algo que no nos suena mucho a arte. Los griegos consideraban a las artes de una manera muy diferente a lo que se cree popularmente hoy en día. Para ellos, casi todas las artes en efecto, eran tecné o tejné, es decir, técnicas.

CHUS: Vaya, pero técnica es lo que suele considerarse más cercano a la ciencia y menos al arte. Una técnica parece algo mecánico, racional…

DT: Se suele pensar que la inspiración artística viene de no se sabe dónde, de las musas precisamente, pero aunque los griegos pedían ayuda a las musas, pensaban que todas o casi todas las artes eran en realidad técnicas, es decir, algo que se hace siguiendo unas reglas, un método… Por ejemplo, si un escultor seguía las reglas de su oficio, podía hacer una buena escultura…

CHUS: Pero eso es lo contrario a lo que se suele pensar del artista, como alguien que actúa llevado por su genio innato o por la inspiración de las musas.

DT: Es una buena paradoja, ¿verdad? Va en contra de nuestras ideas más populares acerca de lo intuitivo del arte, pero para los griegos, o al menos para algunos griegos que se preocuparon de contarnos lo que pensaban, la belleza en artes como la escultura o la arquitectura se lograba siguiendo unas reglas.

CHUS: Si te paras a pensarlo, también parece razonable, porque si no sigues unas reglas, ¿cómo vas a lograr esa perfección del arte griego?

DT: Sí, pero aquí también hay una nueva paradoja, porque muchas veces la belleza de la perfección griega se lograba mediante la imperfección…Por ejemplo, piensa en el Partenón de Atenas, el templo que es considerado la cumbre de la belleza y la perfección griegas. Es un templo famoso por su belleza y porque contiene una de esas reglas de la perfección que descubrieron los griegos, la llamada proporción áurea, que establece la relación entre la altura y la anchura de un rectángulo que se considera especialmente hermosa. Se encuentra también en nuestro carné de identidad…

CHUS: ¿Ahí también?

DT: Sí, el carné de identidad se hizo así, por el Partenón, digamos, por esas medidas...

CHUS: Es decir, que si los griegos lo hacían, lo hacemos nosotros…

DT: Sí, el DNI es como un Partenón en miniatura, si miras el Partenón y pones delante el carné verás el mismo rectángulo. También las banderas, las banderas de casi todos los países. Hay alguna excepción de alguna bandera cuadrada… y también se ha encontrado esa medida en el cuerpo humano, y en el crecimiento de las plantas…

musas3

Imagen superior: "The Parthenon" (1871), de Frederic Edwin Church.

CHUS: Ah, es decir que los griegos más que inventarse esas medidas las descubrieron…

 DT: Eso parece, o eso piensan muchos investigadores, porque es curioso que esas mismas medidas se den en la naturaleza. Pero la paradoja que te quería contar en relación con el perfecto Partenón es que resulta que en el siglo XIX un arquitecto llamado Francis Penrose quiso descubrir el secreto de la perfección griega y viajó a Atenas para medir con todo detalle el Partenón. Y sucedió que se llevó una sorpresa descomunal. Las medidas no eran perfectas.

CHUS: ¡Anda!

DT: Resulta que al medir el templo descubrió que las perfectas columnas no lo eran, sino que estaban inclinadas hacia dentro; además, estaban abombadas en la parte central y que las columnas de los extremos eran más anchas. También descubrió que las columnas estaban separadas unas de otras a diferentes distancias y que ciertas partes del edificio estaban curvadas, elevadas o hundidas de manera claramente voluntaria.

CHUS: ¿Y por qué lo hicieron mal adrede?

DT: Lo hicieron así por una curiosa razón. Esas imperfecciones servían para evitar que el templo pareciera imperfecto. Porque resulta que si las columnas no hubieran estado hinchadas en su centro nos parecerían hundidas, y si no fuesen más gruesas las de los extremos, nos parecerían más estrechas que las otras, debido a que quedan recortadas por el contraste con el cielo sobre el que destacan.

CHUS: Si lo he entendido bien, lo que quieres decir es que todas esas imperfecciones servían precisamente para corregir las ilusiones ópticas que habría producido un edificio perfecto…

DT: En efecto. Un edificio con medidas perfectas habría parecido a los ojos imperfecto y deforme. El escultor Fidias, que fue al parecer quien supervisó la construcción del Partenón, y los constructores Ictino y Calícrates tuvieron en cuenta no cómo debía ser el templo, sino cómo se vería. Sabían que para lograr la perfección era necesario emplear medidas imperfectas.

CHUS: Vaya, así que no solo tenemos que intentar lo que nos has contado en otros programas, como hacer las cosas mal para hacerlas bien, sino que, además, podemos lograr la perfección haciendo cosas imperfectas…

DT: Pues sí, el camino de la creatividad y la inspiración es casi siempre paradójico.

CHUS: Pero, volviendo a las musas, ¿qué tenían que ver ellas entonces con estas artes que son técnicas?

DT: En principio, casi nada, porque ellas inspiraban en especial todo lo relacionado con el único arte que no era una técnica…

CHUS: ¿Y qué arte es ese?

DT: Pues es precisamente el arte más relacionado con las musas, la poesía… La poesía era el único arte que se obtenía por inspiración divina, gracias a las Musas, a Apolo o a Dioniso. Casi todas las musas están relacionadas con la poesía o al menos con artes relacionadas con la escritura: la historia, la comedia, la tragedia, la poesía, los himnos… La excepción es la astronomía de Urania, aunque también se usa la escritura para registrar los movimientos de los planetas.

CHUS: Vaya, así que la poesía no se puede regular mediante reglas…

DT: No del todo, pero eso lo contaré en el próximo programa, donde descubriremos cómo las musas bajaron de los cielos y entraron en el laboratorio, es decir, cómo se empezó a investigar de manera científica la inspiración y la creatividad.

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la indentidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015) y El espectador es el protagonista (Alba, 2015).

Dentro del programa Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), de José Luis Casado, se encarga del espacio Una cita con las musas.

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

  • Los criticones
    Escrito por
    Los criticones En un reciente artículo me referí a mi cuento Jerome Perceval, el crítico perfecto, protagonizado por un hombre que quiere convertirse en el más perfecto de los críticos literarios. Eso me dio ocasión de ocuparme de…
  • Nosotros, los medievales
    Escrito por
    Nosotros, los medievales En 1973, un grupo de intelectuales italianos –Umberto Eco, Furio Colombo, Francesco Alberoni y Giuseppe Sacco– se reunieron en un volumen colectivo estudiando cómo el mundo posmoderno adquiría ciertos rasgos similares a los de la…
  • Los sesos derretidos
    Escrito por
    Los sesos derretidos Cuenta la historia que cuando Don Quijote daba voces a Sancho que le trujese el yelmo, estaba él comprando unos requesones que los pastores le vendían y, acosado de la mucha priesa de…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Ciencias exactas... y otras no tanto
    Ciencias exactas... y otras no tanto Clasificar a las ciencias, las distintas maneras de investigar el mundo que nos rodea, siempre ha sido complicado. Tradicionalmente se las ha clasificado en "exactas" y "humanas" (o "naturales" y "sociales", o "duras" y "blandas").…
  • Un verdadero tratado mágico
    Escrito por
    Un verdadero tratado mágico Pues aquí tenéis una Steganographia manuscrita, conservada en la Biblioteca Nacional de Madrid. Basada, según se dice en la portada, en la obra homónima del abad Tritemio, el célebre Johannes Trithemius, abad de Sponheim, uno…

Cartelera

Cine clásico

  • "Inferno" (Dario Argento, 1980)
    Escrito por
    "Inferno" (Dario Argento, 1980) Inferno es una cinta de horror sobrenatural dirigida por Dario Argento con la contribución de su mentor, Mario Bava, que se hizo cargo de algunos de los efectos más celebrados de esta película. La acción…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • "Une petite cantate", de Barbara
    Escrito por
    "Une petite cantate", de Barbara El primer disco que grabó Barbara se llamaba Barbara à L'Écluse (Pathé Marconi / La voix de son maître, 1959). L'Écluse era el pequeño club donde cantaba desde 1958. En 1961 empezó  a acompañarla al…
  • Marinuzzi, compositor
    Escrito por
    Marinuzzi, compositor El enorme cartel de Arturo Toscanini dejó en un segundo plano a una ilustre compañía de directores italianos, atentos, a la vez, a la herencia de su país como a las propuestas contemporáneas de otras…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC