Crítica: "Star Wars: Los últimos Jedi" (Rian Johnson, 2017)

Por culpa de esa bipolaridad que nos impone internet, parece que debemos formular nuestras opiniones de forma rotunda. Ya saben, dejándolas en el aire, casi sin justificación. Un libro, un cómic o una película son prodigiosamente buenos o espantosamente malos. Y eso hay que decirlo a quemarropa, antes de frenar en seco porque se acaban los 140 o 280 caracteres de turno.

Ahora toca comprobarlo de nuevo. Ahora se exhibe una nueva cinta de Star Wars, y en los puestos fronterizos de la red se enfrentan partidarios y detractores, admiradores y pusilánimes convencidos de que Hollywood ‒ay, Señor‒ quiere destrozarles su infancia. Y una vez más, afloran esos comentarios furibundos, y a la vez, tan prescindibles y triviales como casi todo lo que circula por Twitter, o alrededor de las peticiones de change. org, o en esas webs que nos prometen los "Diez secretos inconfesables que esconde Star Wars. ¡No creerás cuál es el quinto!"

EP8 137707 R

¿Es posible opinar sobre Star Wars: Los últimos Jedi ignorando ese fervor generalizado? Ya lo creo. Desde luego que es posible, al menos desde una revista que, como esta, carece de comentarios. Pero quizá sea más difícil acercarse a esta película ignorando la biografía personal ‒figuro entre los anticuados que vimos La Guerra de las Galaxias en 1977‒. También dependerá de nuestra resistencia a los cambios.

En este sentido, me da la impresión de que muchos quieren congelar el pasado, paladeando viejos placeres, como si las fantasías ‒sobre todo las fantasías‒ no tuvieran que adaptarse al paso del tiempo.

En cierto modo, Star Wars: Los últimos Jedi trata de todo eso. El film de Rian Johnson forma parte de una saga, pero se permite el lujo de ser ruptutista y evitar las inercias de la nostalgia ‒¿De verdad fue tan bueno ese pasado que idealizamos?‒. Además, sitúa a los personajes de la nueva generación en la tesitura de ir olvidándose de los viejos. Curiosamente, el primer iconoclasta (lo diré sin spoilers) es el propio Luke Skywalker, convencido de que las viejas leyendas son una forma de autoengaño, y de que el chantaje emocional de los recuerdos es, como le dice a R2-D2, "un golpe bajo".

En ese borrón y cuenta nueva, Johnson se olvida de los midiclorianos (¡bravo!) y redefine la Fuerza como una mística natural, más próxima a lo que se mostraba en La Guerra de las Galaxias.

En el terreno sociopolítico, ofrece una lectura interesante sobre cuestiones como la emancipación femenina, la doble moral frente a la venta de armas e incluso el maltrato animal. Este es también un relato acerca del fanatismo y de los riesgos de la impulsividad, con un saludable mensaje a favor de la reflexión y de la resiliencia. O de la madurez, por decirlo de forma menos rebuscada.

Y para que nada de eso resulte indigesto, las dosis de humor están aquí dosificadas con generosidad, incluyendo guiños a viejas parodias, como Hardware Wars (1978), de Ernie Fosselius, o La loca historia de las galaxias (Spaceballs, 1987), de Mel Brooks.

EP8 FF 002991

Dentro del habitual esquema del viaje del héroe, Johnson se plantea una exploración de la simbología que subyace en ese diseño mitológico, aunque lo hace de un modo que se aleja de lo religioso y se aproxima a lo psicológico y a lo filosófico. En este sentido, las capas que muestra el personaje de Kylo Ren me parecen muy significativas.

Rodada de forma excelente, bien escrita ‒con dos primeros actos impecables, un tercer acto menos satisfactorio y un cuarto acto épico y excepcional‒, con un reparto comprometido en todo momento, la película exhibe toda la maquinaria técnica de Lucasfilm, sobre todo en lo que se refiere a dirección artística, efectos visuales y otros artefactos escénicos.

(Por supuesto, hablo en términos generales. Ya comprendo que en estos tiempos una mínima incoherencia, o una secuencia más fantasiosa de lo debido, puede generar decepciones virales, convirtiendo al bueno del doctor Jekyll en Mr. Hyde.)

Siempre me han divertido las historias de Star Wars, pero esta que firma Rian Johnson lo ha hecho especialmente, a pesar de su larga duración. En parte, como decía, se debe al elenco, tanto a los veteranos (Mark Hamill, Carrie Fisher, Anthony Daniels, Frank Oz) como a sus herederos (unos fabulosos Adam Driver y Daisy Ridley, bien respaldados por John Boyega, Oscar Isaac, Domhnall Gleeson y Kelly Marie Tran), sin olvidar a otros invitados ilustres (Laura Dern y Benicio del Toro) y a los cameos más o menos ocultos (Justin Theroux, Lily Cole, Joseph Gordon-Levitt, Warwick Davis, Gareth Edwards, Edgar Wright y Joe Cornish, entre otros).

EP8 151433 R

Los escenarios naturales (Skellig Michael, en Irlanda, el bellísimo Salar de Uyuni, en Bolivia, y las calles de Dubrovnik) proporcionan una contrapartida física a la omnipresente recreación digital. Gracias a esa decisión, la verosimilitud de los escenarios es tan palpable como en la trilogía original.

La fotografía de Steve Yedlin y el montaje de Bob Ducsay alcanzan el mismo nivel de calidad, aunque la parte emotiva de este elogio debe recaer en John Williams, que aquí nos ofrece un resumen todos los leitmotifs que componen la banda sonora de la saga, con algún nuevo regalo sonoro, dentro de una experiencia musical difícilmente olvidable.

Sinopsis

La saga de Skywalker continúa en Star Wars: Los últimos Jedi de Lucasfilm. Ahora los héroes de El Despertar de la Fuerza se unen a las leyendas galácticas en una aventura épica que descubre antiguos misterios de la Fuerza y sorprendentes revelaciones del pasado.

La película está protagonizada por Mark Hamill, Carrie Fisher, Adam Driver, Daisy Ridley, John Boyega, Oscar Isaac, Lupita Nyong'o, Andy Serkis, Domhnall Gleeson, Anthony Daniels, Gwendoline Christie, Kelly Marie Tran, Laura Dern y Benicio Del Toro.     

Star Wars: Los últimos Jedi está escrita y dirigida por Rian Johnson y producida por Kathleen Kennedy y Ram Bergman. J.J. Abrams, Tom Karnowski y Jason McGatlin son los productores ejecutivos.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Lucasfilm Ltd., Walt Disney Studios Motion Pictures. Cortesía de The Walt Disney Company Spain. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • La inmortalidad y los libros
    Escrito por
    La inmortalidad y los libros Durante la presentación de Recuerdos de la era analógica, Juanjo de la Iglesia y yo nos referimos a un cuento que se incluye en el libro, “El último siglo mortal”. Eso nos llevó a recordar una conversación…
  • Amores y armarios
    Escrito por
    Amores y armarios El estreno mundial en Madrid de Brokeback Mountain (2014), la ópera de Wuorinen, suscitó algunas ansiedades mediáticas. No era la primera vez que el género abordaba un amor homosexual masculino. Ya Stewart Wallace había compuesto…
  • Disgusto por la filosofía
    Disgusto por la filosofía La filosofía tiene una larga historia, literalmente milenios, de resultar incómoda. Recientemente me he visto involucrado en varias discusiones en Facebook acerca de la “inutilidad” de la filosofía. Sobre todo con amigos y colegas comunicadores…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Ciencia colectiva
    Ciencia colectiva Tradicionalmente, la ciencia ha sido una actividad elitista. No por egoísmo, sino porque para realizarla se requiere una preparación de muchos años de estudio especializado. Pero recientemente se han puesto de moda los proyectos de…
  • Tim Burton: bocetos e ilustraciones
    Escrito por
    Tim Burton: bocetos e ilustraciones Una de las fórmulas cinematográficas –y literarias– que ha dado más juego en nuestro tiempo, es aquella que tiene que ver con las fantasías góticas. De tal fascinación nace el arte de Tim Burton, cineasta…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El piano de Franz Xavier Dusek
    Escrito por
    El piano de Franz Xavier Dusek Certidumbre, austeridad y transparencia parecen consejos de un gobierno a la banca en tiempos de crisis. Y, sin embargo, son atributos del arte clásico, frente a los excesos bajamente románticos de la desmesura, el caos…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El topo, un animal de cuento
    Escrito por
    El topo, un animal de cuento Aunque la familia de los tálpidos (Talpidae) excava sus madrigueras en medio mundo, escribo estas líneas pensando en las dos especies que me resultan familiares, Talpa europaea y Talpa occidentalis. Les hablo, por tanto, del…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC