"La cámara verde", de Martine Desjardins

Cada cierto tiempo le nace a la literatura canadiense un nombre propio, un escritor notable, capaz de agitar el árbol de la narrativa local con una fuerza inesperada. El caso de Martine Desjardins apunta en esta dirección.

No resulta fácil contar en pocos párrafos de qué trata un libro como éste, en el que Desjardins aborda algo parecido a una saga familiar desde su costado más sorprendente. ¿Novela gótica? ¿Folletín con un toque de azufre? ¿Comedia negra, a medio camino entre el humor británico y Delicatessen (1991), de Jean-Pierre Jeunet? Las etiquetas son útiles, pero como los lectores podrán comprobar, se quedan cortas.

Aunque los protagonistas podrían nacer en fechas aleatorias (en realidad, uno se los imagina habitando en una novela victoriana), el hecho es que, a su manera, definen la clase media y alta de Montreal durante la primera mitad del siglo XX (en concreto, se nos avisa de que la acción transcurre entre 1913 y 1963).

Se presta la identidad del principal narrador ‒la propia vivienda en la que habitan los personajes‒ a otras consideraciones interesantes. Como sucedía en La casa (1954), de Manuel Mujica Láinez, la idea de una residencia contándonos lo que ocurrió en sus estancias brinda una dimensión fantástica a una travesía densa y cuajada de acontecimientos.

Antes mencioné la etapa histórica que abarca el libro. En este caso, la perpetuación de la memoria no tiene que ver con letras cinceladas en mármol o con estampas solemnes. Muy al contrario. La cámara verde es una novela divertida, sutil, juguetona, insólita... un libro sobre la avaricia, en cuyas páginas germina la excentricidad, al tiempo que, en un segundo plano, se dibuja el desarrollo del moderno Quebec.

El elenco de personajes me parece inolvidable. Pensemos, por ejemplo, en Louis-Dollard Delorme, señor de la casa y gran maestre de un estrafalario culto capitalista ("Dólar nuestro tan apreciado, / abónense tus fondos, / lléguennos tus ahorros, / háganse tus depósitos en el Tesoro como en los libros"), en su mujer, Estelle Monet, en su hijo Vincent o en las hermanas Delorme: Mórula, Glástula y Bástula. Eso por no hablar de la joven Penny Sterling, que llega a la hogar de los Delorme con el destino de zarandear los cimientos familiares.

Martine Desjardins administra el humor y la fatalidad con admirable equilibrio, y gracias a su buen oficio, esta insólita narración se convierte en un retrato de costumbres y personajes tan incandescentes como el filamento de una bombilla.

Sinopsis

Traducción de Luisa Lucuix Venegas.

Una obra maestra del gótico canadiense, deudora del mejor Robertson Davies, y que bien podrían haber firmado Shirley Jackson o Margaret Atwood. Una de las más divertidas y mordaces sagas familiares de los últimos años, galardonada con el premio Jacques-Brossard.

Todas las casas tienen sus pequeños secretos, pero algunas los protegen con más ahínco que otras. Durante años, los engaños y vilezas de la familia Delorme han sido celosamente custodiados por las robustas paredes de su hogar, una mansión gótica situada en Mont-Royal, a las afueras de Montreal. Tras sus sesenta y siete cerraduras, el edificio ha ocultado las historias más perturbadoras de sus habitantes. Sin embargo, todas ellas saldrán a la luz con la irrupción de la intrigante y hermosa Penny Sterling. Con su llegada se desvelarán los pecados de los Delorme, incluyendo los cometidos en la habitación abovedada conocida como «la cámara verde», donde se esconde el espeluznante cuerpo de una mujer momificada que sujeta entre los dientes un ladrillo con una moneda de plata.

Martine Desjardins (Mont-Royal, 1957) nació en 1957 en Mont-Royal, un barrio de Montreal. Estudió Literatura Comparada, Italiano y Ruso. Es colaboradora habitual de diversos medios, como Elle Quebec y L’Actualité. Dio el salto a la fama en 1997 con su primera novela, Le Cercle de Clara. En 2005 obtuvo el Premio Ringuet de la Academia de las Letras de Quebec por L’Evocation. Su novela fantástica Maleficium (2009) le granjeó el Premio Jacques-Brossard de Ciencia Ficción y Fantasía, galardón que ha obtenido de nuevo en 2017 gracias a La cámara verde, su quinta novela («Un estilo cincelado, teñido de poesía y brío humorístico», Les libraires), considerada su mejor obra hasta el momento.

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Impedimenta. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2007, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (TheCult.es), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las artes.

logonegrolibros

  • "A Juliana", de Jeffrey Aspern
    Escrito por
    "A Juliana", de Jeffrey Aspern Gracias a los cuentos y novelas de Henry James conocemos la existencia de muchos escritores cuyas obras son muy difíciles de encontrar, como Hugh Vereker (La figura en la alfombra), Neil Paraday (La muerte del león), Ralph Limbert (La…
  • Dos mocedades y una antigüedad
    Escrito por
    Dos mocedades y una antigüedad Yo era un mocito veinteañero cuando Marshall Mac Luhan dijo aquello de que el medio es el mensaje, lo cual se popularizó en una suerte de tautología amable: el mensaje está en el medio. Dicho…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Un libro deseado
    Escrito por
    Un libro deseado Yo no soy bibliófila. Vamos, que no me pirro por coleccionar libros rarísimos ni carísimos ni espléndidos ni nada por el estilo. Mi pasión radica en alcanzar a leer y conocer lo que se esconde…

Cartelera

Cine clásico

  • Con fans como estos…
    Escrito por
    Con fans como estos… El rechazo por lo nuevo es algo tan viejo como la Humanidad. Santificamos todo aquello que nos impactó o fascinó a determinadas edades tiernas –cuando uno todavía mantiene fresca la capacidad de asombro- y rechazamos…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lou Marini: el saxo y las estrellas
    Escrito por
    Lou Marini: el saxo y las estrellas Starmaker (BluJazz, 2012) es el tercer álbum en solitario del saxofonista de Ohio Lou Marini después de Lou's Blues (2004) y Highly Classified (2010). Se trata de un maravilloso disco que comienza con el tema que…
  • Glinka ante el piano
    Escrito por
    Glinka ante el piano Se dice, y con ameritada razón, que Glinka abre el espacio del nacionalismo musical ruso. Bien, pero: ¿estamos, con él, ante el tópico del alma rusa? Me atrevo a decir que sí, en tanto por…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Arte, ciencia y naturaleza
    Arte, ciencia y naturaleza Uno de los grandes prejuicios respecto a la ciencia es que se trata de una actividad puramente racional, cerebral, y por tanto para nerds, insensible, fría. Exactamente lo opuesto al arte, que es cálido, creativo y expresa…