Juan Moreno: “La selección natural es un proceso que está siempre funcionando”

Juan Moreno: “La selección natural es un proceso que está siempre funcionando” Imagen superior: Juan Moreno, en la Antártida, donde ha estudiado los sistemas de reproducción de los pingüinos, una de sus líneas de investigación en aves (MNCN-CSIC)

Juan Moreno Klemming (Madrid, 1954) es profesor de investigación del Departamento de Ecología Evolutiva del MNCN (CSIC), vicepresidente de la Sociedad Española de Etología y uno de los más entusiastas defensores de la vigencia de la teoría de Darwin. Su libro Los retos actuales del darwinismo ¿Una teoría en crisis? (Síntesis, 2008) intenta demostrar que la evolución por selección natural es un hecho incontrovertible y que lo que afirmó Darwin no sólo resiste la prueba del tiempo, sino que lo están corroborando las últimas investigaciones de todos los campos de la Biología

Juan Moreno descubrió de verdad a Darwin en la Universidad de Uppsala (Suecia), el lugar donde leyó su tesis doctoral sobre ecología animal en diciembre de 1983. Allí se dio cuenta de que había realizado en Madrid toda una carrera de Biología sin que en ningún momento ni asignatura las teorías darwinistas salieran a colación. Sin embargo allí, en el norte de Europa, todos los estudios se enmarcaban en un marco evolutivo: sin la idea de la selección natural nada tenía sentido.

Cuando regresó a España en 1988 ya se había convertido en uno de los ardientes defensores de la importancia de la Evolución frente a los nuevos paradigmas científicos que la cuestionan.

Algunos sostienen que la teoría de Darwin es una tautología: ¿Quiénes sobreviven? Los más aptos ¿Quiénes son los más aptos? Los que sobreviven. Es la pescadilla que se muerde la cola.

La teoría es tan explicativa que no puede ser real que todo sea un juego de palabras. Lo que dijo Darwin es que había unas propiedades en los individuos que les hacían más o menos exitosos en sobrevivir y, sobre todo, en reproducirse, que es lo importante. La pretendida circularidad lógica está basada en que la supervivencia se define por las propiedades y las propiedades por la supervivencia, pero las propiedades que permiten ahora a estos organismos sobrevivir y reproducirse con mayor éxito son propiedades heredadas del pasado, son producto histórico de un proceso anterior. Por lo tanto, en el momento en que introduces esa dimensión temporal, no hay circularidad lógica. Es decir, estos organismos tienen estas propiedades que han heredado de sus ancestros y que todavía les sirven ahora para que tengan mayor o menor éxito en su medio natural. Si, por ejemplo, hubiera un cambio radical de condiciones ambientales y muchas de estas propiedades ancestrales se demostraran que no son buenas, habrá una presión selectiva a favor de modificaciones.

También se afirma que eso de que las adaptaciones de los organismos a su medio son producto del azar y de la selección es como si un mono lograra escribir el Quijote a base de dar manotazos aleatorios en un teclado.

Sí, ése es otro argumento muy utilizado sobre todo por algunos físicos que no ven cómo se puede llegar a esta complejidad de las adaptaciones de los organismos a través de un mecanismo basado en variación aleatoria. Lo que dice la Teoría de Selección Natural es que habrá cambios en las poblaciones a favor de determinados genes, de determinados rasgos promovidos por los genes, y que esos procesos ocurren a lo largo de enormes períodos de tiempo. Durante esos períodos de tiempo se van mejorando cosas que quedan ahí y sobre las que sigue funcionando la selección. Esos físicos no tienen en cuenta esa dimensión temporal del proceso. Nuestras adaptaciones para sobrevivir y reproducirnos son producto de centenares de millones de años, incluso de miles de millones de años.

Usted ha dicho que los físicos echan en falta leyes matemáticas sencillas en la Biología y no se dan cuenta de que la selección natural es un algoritmo sencillo capaz de explicar procesos muy complejos.

La selección natural funciona como un algoritmo en el sentido de que continuamente se está promoviendo un éxito diferenciado entre los fenotipos de una población, y este algoritmo está funcionando continuamente, no se para. La gente dice que la selección natural a veces funciona y a veces no, pero es que la selección natural está funcionando siempre.

Ahora mismo hay fenotipos que están teniendo un mayor éxito reproductor que otros en cualquier población natural, y en distintas poblaciones humanas también. ¿Qué presiones pueden estar moviendo esto?

Probablemente las enfermedades están promoviendo en África muchísima presión selectiva. De hecho ya han encontrado personas que tienen genes de resistencia al SIDA que pueden ser favorecidos por selección. Esa presión tan fuerte estará promoviendo en estas poblaciones un cambio evolutivo expresado en los genes, o sea, que no podemos decir que se ha parado, no se para porque hayamos creado tecnología, a veces la tecnología crea un ambiente nuevo que promueve nuevas presiones selectivas.

Darwin habla de cambio gradual.

El cambio gradual no presupone un determinado grado de variación sino simplemente una variación que produzca fenotipos viables, que puedan funcionar mejor o peor en su medio ambiente, y de ahí, algunos serán los que tendrán mayor éxito y sus propiedades pasarán más a la siguiente generación. No se basa en monstruos, ni en saltacionismo, que yo creo que es el problema del puntuacionismo, que al final lo más radicalmente nuevo que hubiera podido decir es que todo el cambio evolutivo se produce por fenotipos totalmente nuevos, radicalmente distintos a los demás. Cuando le decías a Gould: “Pero, entonces, ¿está diciendo que son sólo los saltos en el vacío los que promueven cambio evolutivo?”, respondía: “No, no, yo no digo eso, pero digo que solamente se produce cambio evolutivo cuando se forma un nuevo taxón, una nueva especie, lo demás prácticamente no existe”. Pero sucede que la formación de una nueva especie simplemente es un proceso que no lo detectas cuando se está formando, lo detectas a posteriori.

Afirma que hay tres obstáculos que impiden la correcta comprensión de Darwin. El primero sería el esencialismo…

Es una concepción muy antigua, basada ya en los filósofos griegos como Aristóteles y Platón, de que las especies tienen esencias inmutables. Considera que no se puede pasar prácticamente de una especie a otra gradualmente por procesos poblacionales porque las especies son entes separados y estancos. Si tienes esa concepción la teoría de Darwin no funciona, porque no puedes ver cómo los organismos pueden evolucionar de una a otra especie. Las ideas puntuacionistas, saltacionistas, inclusolas ideas de Margulis sobre la simbiogénesis, tienen un componente esencialista muy importante. Ellos no ven cómo se puede formar nuevas especies por procesos graduales en los que de una especie pasas a otra. Pero si nosotros fuéramos hacia atrás de generación en generación llegaría un momento en que seríamos australopithecus. ¿Alguien se imagina que en un determinado momento va a haber un salto radical? ¿O va a haber un cambio gradual que haga que de pronto un ancestro tuyo ya se empiece a parecer menos, cada vez menos, cada vez menos a ti… y al final acabas en una cosa bastante diferente?

Si aceptamos la teoría de Darwin yo me lo imagino todo como un proceso gradual, pero el puntuacionista y el simbiogenetista ¿cómo se lo imaginan? A mí nunca me lo han explicado.

El segundo es el vitalismo. ¿Todo este complejo mecanismo de la selección natural no tiene ningún objetivo?

El vitalismo murió casi en el siglo XIX, pero lo que sí veo es que subyace un poco en algunas “teorías sobre la complejidad” de Stuart Kauffman y otros. Sostienen que, a determinado nivel de complejidad entre las interacciones moleculares, surge algo nuevo que es la vida, y eso es gratis. Pero si es tan fácil que con las interacciones moleculares surja este fenómeno de la vida, ¿por qué sólo parece ser que surgió una vez y fue una cosa tan difícil? Y responden: “Bueno, es que ha podido surgir más veces pero los organismos vivos que ya existían se comían y hacían desaparecer lo demás”. Pero si eso es así, ¿por qué es tan difícil simularlo en un laboratorio?

El tercer y último obstáculo sería la creencia de que el ambiente instruye a los organismos a modificarse en vida y transmitir los cambios por la herencia. ¿La jirafa no estiró su cuello para lograr llegar a las hojas del alto del árbol?

Esa es la teoría del antecesor de Darwin, Lamarck, que defendía un mecanismo distinto en el que los organismos, modificándose a sí mismos por sus tendencias, producían cambios que pasaban a los genes y a la herencia, es decir, que se podían transmitir a las siguientes generaciones. Hablaba por ejemplo de las aves zancudas que, según él, tienen las patas largas porque cuando sube el nivel de las aguas, tienen que estirarse para poder pescar. Ésta era una idea que ha sido muy popular porque da un protagonismo al organismo frente al ambiente.

En la teoría de Darwin el ambiente es el importante y los organismos no pueden hacer nada, simplemente nacen de una determinada manera, unos nacen con unas propiedades y otros con otras y tienen mayor o menor éxito, pero ellos no hacen nada, el ambiente es el que les va modificando en el transcurso de las generaciones.

Sigamos poniendo a prueba a Darwin. Algunos científicos, como el popular Stephen Jay Gould, sostienen que hay procesos azarosos que no tienen nada que ver con la selección natural, como las grandes extinciones. ¿Acaso no es cierto que hace 65 millones de años un meteorito acabó con los dinosaurios?

Cayó un meteorito, pero lo de los dinosaurios está un poco más en entredicho. Se ha intentado interpretar la extinción de los dinosaurios como un proceso instantáneo, radical y que los eliminó a todos, y además que eso produjo la expansión de los mamíferos. Todas esas inferencias para mí no se sostienen.

¿Porqué no se sostienen?

Los dinosaurios, junto con muchos otros organismos, estaban en declive antes del meteorito. Y muchos organismos no se vieron afectados por el meteorito, muchísimos organismos marinos, muchísimos organismos terrestres. A los insectos prácticamente el meteorito no les afectó para nada, ya entonces formaban buena parte de la biodiversidad y ahora hay más especies de insectos que de todos los demás organismos. Y se ha visto que probablemente los mamíferos ya estaban diversificados antes del meteorito. La diversificación en órdenes de mamíferos es anterior, ya estaban en proceso de diversificación.

Pero entonces ¿los dinosaurios no se extinguieron porque perdieron en el azar de la ruleta de la naturaleza?

Yo no me creo que sea una ruleta, es decir, no me creo que si ocurre un cambio climático brutal sea indiferente cómo son los organismos, que es lo que viene a decir Gould. Pienso que será muy importante si tienes adaptaciones para resistir períodos de estrés, de sequía o de falta de alimento, o si tienes estrategias para subsistir en un período en que dicen que podría haberse producido una noche global.

Sigamos con los fiscalizadores de Darwin. La bióloga Lynn Margulis defiende la teoría de la simbiogénesis: los cambios evolutivos se dan mediante la asociación de dos o más especies diferentes para formar un nuevo organismo. La célula eucariota sería el ejemplo emblemático.

Esto es extrapolar brutalmente el descubrimiento de la formación de la célula eucariota por la unión de distintos tipos de organismos procariotas. Los partidarios de la simbiogénesis no explican cómo se pudo formar eso, mientras que hay gente que sí lo ha intentado explicar como una especie de coadaptación entre determinados tipos de organismos que se hacían cada vez más dependientes entre sí.

Por último, la acusación más grave, el gran despiste de Darwin: en El origen de las especies no explicó cómo se originan las especies.

Él lo que decía es que la adaptación diferencial al medio produciría divergencia y nuevas especies. Es decir, si en una población, por algún proceso, se producía una presión selectiva a favor de que unos individuos utilizaran más un recurso y otros individuos utilizaran más otro recurso, empezaría a haber lo que se llama una selección disruptiva, y de pronto acabarían siendo incompatibles entre sí. Aunque decía que el aislamiento geográfico podía facilitar este proceso, no lo requería, él ya hablaba de que era posible lo que llaman ahora la “especiación simpátrica”, coincidiendo en la misma zona los distintos individuos. La especiación adaptativa, como la llamó Darwin, la especiación como producto de adaptación diferencial al ambiente, eso es una teoría sobre el origen de las especies.

Copyright del artículo © MNCN. Publicado originalmente en el periódico del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC). Se publica en www.TheCult.es con licencia CC, no comercial, por cortesía del MNCN.

Thesauro Cultural

Hay un momento para echar la vista atrás, recordando las condiciones en que nosotros, la especie Homo sapiens, emprendimos nuestra andadura. Hay un momento para explicar lo que fuimos, en el plano científico y cultural, e imaginar lo que seremos, más pronto que tarde. Tú y yo. Ustedes que nos leen y los que escribimos a este lado de la pantalla. Hay, en fin, un momento para explicar el trabajo de los paleontólogos ‒los historiadores de la vida‒ y sumarlo al de tantos otros investigadores que comprueban cómo la cultura altera nuestro recorrido social y evolutivo. Sabios que rastrean las civilizaciones en que se escindió la humanidad. Expertos que nos hacen partícipes de creencias y costumbres, creaciones artísticas y avances tecnológicos. Entre todos, definen una sutil conexión que que nos mantiene unidos desde hace... ¿cuánto tiempo ya? ¿165.000 años? ¿315.000?

Quién sabe si ese interés por la naturaleza humana, en su increíble diversidad, es lo que te trajo hasta aquí. Ahora ya lo sabes: si nosotros hacemos cada día TheCult.es (Thesauro Cultural), es porque tú sientes esa curiosidad por los retos más desafiantes de la ciencia y la cultura. Quizá acabas de descubrir esta revista, buscando un dato que necesitas para la clase de mañana. O acaso usted ‒a quien le incomoda el tuteo‒ hace mucho que completó sus estudios, y nos sigue fielmente desde que nos asomamos a internet, allá por 2007.

¿Sabe lo que le digo? Queremos observar con usted ‒contigo‒ cada detalle del mundo que nos rodea. Queremos recorrer la historia de la biosfera y explorar las huellas más nobles que hemos dejado en el planeta: nuestra cultura científica, nuestro arte y nuestro legado intelectual.

Social Profiles

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • Darwin y su libro
    Darwin y su libro El 24 de noviembre de 1859 se publicó por primera vez uno de los libros que más han cambiado nuestra cosmovisión: Sobre el origen de las especies por medio de la selección natural, o la…
  • El unicornio: evidencias científicas de una leyenda
    Escrito por
    El unicornio: evidencias científicas de una leyenda ¿Por qué debemos hablar sobre unicornios en un espacio de divulgación científica? ¿Acaso no es evidente que se trata de una criatura mitológica? Desde los tiempos en que Plinio lo mencionó en su Historia Natural,…