Las guerras de los chimpancés

Las guerras de los chimpancés Imagen superior: Nik Borrow, CC.

Las bandas de chimpancés matan de forma violenta a individuos de grupos vecinos para expandir su propio territorio. Así lo confirmó en la revista Current Biology un estudio que recogió en 2010 el seguimiento durante 10 años de una comunidad de chimpancés en Uganda. Ésta fue la primera prueba que delata un comportamiento intuido por los antropólogos desde hace tiempo.

Los chimpancés (Pan troglodytes), junto con los bonobos, son los seres vivos más cercanos a los seres humanos. Desde hace tiempo, los antropólogos sabían que mataban a sus vecinos y sospechaban que lo hacían para ganar territorio. El estudio que se publicó en la revista Current Biology lo demuestra.

Durante una década, los investigadores liderados por John Mitani, ecólogo especializado en el comportamiento de los primates en la Universidad de Michigan (EE UU), fueron testigos de 18 ataques mortales y encontraron signos de otros tres perpetrados por miembros de una gran comunidad de cerca de 150 chimpancés en Ngogo, en el Parque Nacional Kibale (Uganda).

En el verano de 2009, los chimpancés de Ngogo comenzaron a usar el área en la que sucedieron dos de cada tres ataques, y expandieron su territorio un 22% más. Viajaron, se socializaron y se alimentaron de sus frutas favoritas en esa nueva región.

“Cuando empezaron a mudarse a esta área, no nos llevó mucho tiempo darnos cuenta de que habían matado a muchos chimpancés allí. Nuestras observaciones nos ayudaron a resolver preguntas que nos hacíamos desde hace mucho acerca de la función de las agresiones letales entre los grupos de chimpancés”, explica Mitani.

Modo de ataque y combate

Los combates ocurren cuando los primates realizan las rutinarias y sigilosas “patrullas fronterizas” en el territorio vecino. La profesora de antropología de la Universidad de Arkansas en Little Rock (EE UU), Sylvia Amsler, que realizó el trabajo de campo en este proyecto, describió uno de los ataques que presenció en una zona alejada del noroeste del territorio de Ngogo. Ella y un compañero siguieron a 27 machos adultos y adolescentes, y a una hembra adulta.

“Estuvieron de patrulla fuera de su territorio durante más de dos horas cuando sorprendieron a un pequeño grupo de hembras de la comunidad del noroeste. Casi inmediatamente después de realizar el contacto, los machos de la parte de la patrulla empezaron a atacar a las hembras desconocidas, de las cuales, dos de ellas llevaban crías dependientes”, describe Amsler.

Los patrulleros de Ngogo atraparon y mataron a una de las crías bastante rápido. Lucharon durante 30 minutos para quitar a la madre la otra cría, pero no tuvieron éxito. Como no lo consiguieron, descansaron durante una hora, tomando prisioneros a la hembra y a su cría, y después reanudaron el ataque.

“A pesar de que no pudieron quitarle la cría a la madre, era obvio que estaba gravemente herida, y no creemos que pudiera sobrevivir”, afirma la antropóloga. En la mayoría de los ataques observados en este estudio, las crías de los chimpancés fueron asesinadas, posiblemente porque las crías son objetivos más fáciles que los chimpancés adultos.

Pero los científicos todavía no saben si el fin último de los chimpancés son los recursos o los machos. El equipo no ha descartado la posibilidad de que los ataques puedan atraer a nuevas hembras a la comunidad de Ngogo.

Las agresiones no son provocadas por el ser humano

Estos descubrimientos desmienten las hipótesis de que las agresiones son provocadas por la intervención del ser humano. La primatóloga Jane Goodall describió por primera vez los ataques mortales, junto con otros observadores humanos, usando la comida para ganarse la confianza de los animales. Algunos investigadores propusieron que alimentar a los animales podría afectar a su comportamiento. Pero los investigadores de Míchigan no usaron comida. “La violencia en los hombres tiene lugar por diferentes razones. No estoy del todo convencido de que estemos hablando de lo mismo”, señala Mitani.

“Lo que hemos hecho al final de nuestra investigación es darle la vuelta al problema y sugerir que nuestros resultados podrían mejorar el entendimiento de por qué nosotros como especie somos tan poco cooperativos. Las agresiones mortales entre grupos que hemos presenciado son cooperativas por naturaleza, en la medida en que implican coaliciones de machos atacando a otros. En el proceso, nuestros chimpancés han adquirido más territorio y recursos que después se han redistribuido entre el resto de integrantes del grupo”, asegura el investigador.

SINC

Thesauro Cultural

Hay un momento para echar la vista atrás, recordando las condiciones en que nosotros, la especie Homo sapiens, emprendimos nuestra andadura. Hay un momento para explicar lo que fuimos, en el plano científico y cultural, e imaginar lo que seremos, más pronto que tarde. Tú y yo. Ustedes que nos leen y los que escribimos a este lado de la pantalla. Hay, en fin, un momento para explicar el trabajo de los paleontólogos ‒los historiadores de la vida‒ y sumarlo al de tantos otros investigadores que comprueban cómo la cultura altera nuestro recorrido social y evolutivo. Sabios que rastrean las civilizaciones en que se escindió la humanidad. Expertos que nos hacen partícipes de creencias y costumbres, creaciones artísticas y avances tecnológicos. Entre todos, definen una sutil conexión que que nos mantiene unidos desde hace... ¿cuánto tiempo ya? ¿165.000 años? ¿315.000?

Quién sabe si ese interés por la naturaleza humana, en su increíble diversidad, es lo que te trajo hasta aquí. Ahora ya lo sabes: si nosotros hacemos cada día TheCult.es (Thesauro Cultural), es porque tú sientes esa curiosidad por los retos más desafiantes de la ciencia y la cultura. Quizá acabas de descubrir esta revista, buscando un dato que necesitas para la clase de mañana. O acaso usted ‒a quien le incomoda el tuteo‒ hace mucho que completó sus estudios, y nos sigue fielmente desde que nos asomamos a internet, allá por 2007.

¿Sabe lo que le digo? Queremos observar con usted ‒contigo‒ cada detalle del mundo que nos rodea. Queremos recorrer la historia de la biosfera y explorar las huellas más nobles que hemos dejado en el planeta: nuestra cultura científica, nuestro arte y nuestro legado intelectual.

logomamut

Social Profiles

  • La triste historia de la vaquita marina
    La triste historia de la vaquita marina Sin duda usted ha oído hablar de la vaquita marina. Es uno de los mamíferos marinos más carismáticos, al menos para los mexicanos, pues es endémico de nuestro país (es decir, no se halla en ningún otro sitio en…
  • Encuentro con un extraño
    Encuentro con un extraño De quien mora en la inmensidad... El viento, la marea y un azul ingrávido marcan el compás y nos guían en nuestra aventura diaria. En todo caso, no siempre es necesario ir muy lejos ni…
  • Las cacerías del Magericyon anceps
    Escrito por
    Las cacerías del Magericyon anceps Tras estudiar la morfología del cráneo y las vértebras cervicales de Magericyon anceps, un mamífero carnívoro que vivió en el Mioceno superior (hace unos 9 millones de años), paleontólogos del Museo Nacional de Ciencias Naturales…

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC