"Céline y Julie van en barco" (1974), de Jacques Rivette

En estos días en los que el verano riguroso se ha suavizado, en la película hacía la misma temperatura que en la calle. Fui a ver Céline y Julie van en barco, de Jacques Rivette, en el ciclo de «Cine de ilusionismo» de la Filmoteca.

En un parque Julie estaba leyendo un tratado práctico de magia al tiempo que traza un diagrama mágico en la arena. Céline pasa apresuradamente y deja un rastro de prendas que caen de su enorme bolso, Tiene la impaciencia y la urgencia angustiada del Conejo Blanco.

¿Acertijo o delirio? Céline provocará que Julie la persiga, acabe reuniéndose con ella y, como en el caso de la Alicia de Lewis Carroll, penetre en su mundo de fantasía regido por la lógica de los sueños. Porque Céline es una ilusionista profesional, capaz de imaginar otros mundos.

No cesa de inventar historias. Una de ellas hace referencia a una mansión misteriosa que Julie incorporará a sus propios recuerdos, convirtiéndola en la casa cuya fotografía guarda en el baúl donde conserva. Julie se aventurará en la imaginación de su amiga y visitará la mansión de sus fantasías. La pócima proustiana que origina el retorno en el tiempo no es la magdalena, sino unos caramelos de vivos colores, dosis de memoria que le permiten, junto a su amiga, irrumpir no sólo en la casa, sino también en los acontecimientos que encierra.

La mansión se inspira en la novela de Henry James La otra casa, una extraña historia de asesinato y encubrimiento. En su interior, dos mujeres se enfrentan por un hombre que había jurado a su esposa, en el lecho de muerte, que no se volvería a casar para no perjudicar a su hija.

celine2

Los personajes de Rivette inhalan en Carroll el alucinógeno que les traslada al otro lado del espejo. Saborean con Proust el caramelo que les permitirá, asistir al pasado como espectadores de una película, rebobinar el tiempo como en una moviola, introducirse en el como actores inesperados. James les proporciona los personajes del drama en el que van a irrumpir representando el papel de enfermera. Con la torpeza de actrices aficionadas, modificarán el transcurso hasta entonces invariable de función y alterarán el desenlace.

En su actuación Céline transforma un pañuelo en un bastón y hace aparecer un par de palomas. Pero la película es ilusionista porque hace posibles deseos imposibles. En las dos fantásticas actrices –Juliet Berto y Dominique Labourier‒ descubrimos el payaso que todos llevamos dentro y enarbola la bandera pirata de la espontaneidad, el placer y la libertad.

Durante el transcurso de la proyección hubo algún momento pantanoso en el que me hundí, escenas precisas que se desplomaron sobre mi encantamiento como una carga de profundidad. El ataque apenas prosiguió unos instantes. Cuando terminó la película, me pareció inverosímil descubrir que había durado tres horas y media. No lo había percibido.

Copyright del artículo © Ramón Mayrata. Reservados todos los derechos.

Copyright de las imágenes © Les Films du Losange. Reservados todos los derechos.

Ramón Mayrata

Poeta y novelista, ha ejercido también el periodismo escrito y ha trabajado como guionista de radio y de televisión.

A los diecinueve años publicó su primer libro de poemas: Estética de la serpiente (1972). Un año antes aparecieron sus poemas iniciales en la antología Espejo del amor y de la muerte, prologada por Vicente Aleixandre (1971).

Trabajó como antropólogo en el antiguo Sahara español en pleno proceso de descolonización. Estas experiencias fueron la materia de su primera novela: El imperio desierto (Mondadori, 1992).

Su relación con los medios de comunicación le sugiere un libro de relatos, Si me escuchas esta noche (Mondadori, 1991) y su segunda novela El sillón malva (Planeta, 1994). Completan su obra narrativa: Alí Bey, el Abasí (Planeta 1995), traducida al árabe, y Miracielos (Muchnik, 2000).

Junto a Juan Tamariz fundó y dirigió la editorial Frackson especializada en libros técnicos de magia. Fruto de su relación con la magia y el ilusionismo son Por arte de magia. Una historia del ilusionismo (1982) y La sangre del turco (1990), y dos incursiones en el teatro mágico: La Vía Láctea (1993) y El viaje de los autómatas.

En la última década del siglo pasado y en los primeros años de este prosiguió la publicación de su obra poética. Asimismo, ha escrito numerosos textos sobre arte en libros, en revistas y en catálogos dedicados a los pintores Eduardo Arroyo, Ramón Gaya, Carlos Franco y José Luis Tirado y a los fotógrafos Isabel Muñoz, Ricardo Vinós y Ciucco Gutiérrez.

La agencia Metropolitan distribuyó sus artículos de opinión sobre la actualidad cultural en una veintena de periódicos locales. Ha colaborado en las revistas Camp de l´arpa, Fablas, Sábado Gráfico, Revista de Occidente, Poesía española, Ozono, Nueva Lente, Arte Contemporáneo/Arco, Boletín de la Fundación Juan March, Reseña, La Luna, Fin de siglo, El Urogallo, El Europeo, La Fábrica, La Balsa de La Medusa, Revista Atlántica de Poesía, El rapto de Europa, etc..

Ha ejercido la crítica literaria en El Sol, El País y ABC y dirigió un programa semanal sobre literatura en Radio 3. En la actualidad colabora en El Norte de Castilla, donde se ocupa de crítica de libros de narrativa.

Desde 1982, y a lo largo de más de veinte años, ha sido guionista de varias series de televisión (TVE y Antena 3) y programas de radio (RNE). Junto a Francisco Otero dirigió la revista electrónica El Adelantado de Indiana. En la actualidad imparte talleres sobre técnicas literarias y escritura creativa en distintas instituciones culturales y cursos de literatura para universidades norteamericanas.

 PREFILPROTEO

Sitio Web: www.ramonmayrata.com/

Social Profiles

logonegrolibros

  • Las formas narrativas… no narrativas
    Escrito por
    Las formas narrativas… no narrativas Aunque suene un poco paradójico, la forma narrativa se considera sólo una más de las formas narrativas. Según David Bordwell y Kristin Thompson (El arte cinematográfico) son al menos cinco: la abstracta, la asociativa, la categórica (o categorial),…
  • Novelerías
    Escrito por
    Novelerías La novela goza en el mundo literario de una fama ambivalente. Por un lado, es el depósito de los mayores éxitos de venta, aunque reducido a una suave aristocracia de firmas. No todas las novelas…
  • El tesoro metagenómico
    El tesoro metagenómico J. Craig Venter es un científico loco, pero también genial. Primero decidió ganarle al Proyecto Genoma Humano la carrera para descifrar nuestra información genética. Fundó la compañía Celera y anunció que usaría la…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

  • El Pato Donald: biografía no autorizada
    Escrito por
    El Pato Donald: biografía no autorizada Comenzaré por mencionar lo que es de dominio público, y forma eso que, de forma grandilocuente, llamamos el imaginario colectivo. Me refiero a todo aquello que nos sugiere este personaje gruñón y entrañable: aventuras sin…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • “Gentle Giant” (1970)
    Escrito por
    “Gentle Giant” (1970) Gentle Giant es una de esas bandas de Rock Progresivo “de segunda fila” que siempre se ha destacado por su estilo propio, lo cual le ha valido una legión de fanáticos minoritarios pero entregados y status…
  • Las sonatas de Feinberg
    Escrito por
    Las sonatas de Feinberg Samuil Feinberg (1890-1962) es más conocido como pianista y maestro de pianistas que como compositor. Estas recuperaciones en CD que motivan estas líneas sirvieron para completar el tablero histórico de la música rusa durante el…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC