Viajando con Novák

A veces, la historia tiene un gusto dramático por las parábolas. Vaya como ejemplo de los más amables el de Vítezslav Novák (1870-1949), a quien tocó ser súbdito del Imperio Austrohúngaro durante un medio siglo, luego ciudadano de la flamante república de Checoslovaquia, aplastada por los nazis y finalmente incorporada al sistema solar soviético como satélite.

Musicalmente su traqueteo no fue menor porque tuvo en sus comienzos que vérselas con el consolidado nacionalismo checo y, en el mundo imperial, con las sacudidas de las vanguardias. De todo se defendió con cierta sutil fidelidad al mundo anterior a las catástrofes inauguradas en 1914.

De algún modo, siguió siendo un habitante de aquel «imperio en el aire» (la fórmula es de Elías Canetti) que hablaba trece lenguas.

Destiladas influencias configuran el eclecticismo de Novák. En lo armónico, se lo advierte un buen escucha del impresionismo francés. Hereda, en lo técnico, el pianismo romántico tardío que parte de Liszt. Hay un gusto elegante por la forma económica y definida, que se percibe en la serie de sus seis sonatinas y que proviene del clasicismo.

La música programática, con toques muy matizados de folclore eslovaco, se registra en Pan (1910), suerte de poema para piano, a la manera de los consabidos poemas sinfónicos para orquesta. También hay reminiscencias de sabor popular en las piezas breves, bagatelas sueltas o la colección Juventud (1920). Esta fecha es la más reciente de todas las obras incluidas en el disco recomendado y que se abre en 1899. Tal vez la desgarrada historia posterior a la guerra de 1914 cerró el teclado de Novák, que siguió mirando el cielo checo por ver si reaparecía en él un águila bicéfala.

Disco recomendado: Vítezslav Novák (1870-1949): Obras para piano (Seis Sonatinas op.54; Sonata eroica op.24; Pan op.43; Canciones de invierno op.30; Juventud op.55; Bagatelas op.5; Mayo op.20) / Frantisek Rauch, piano / SUPRAPHON / Ref.: SU 3744-2 (3 CD)

Copyright © Blas Matamoro. Imágenes y notas informativas extraídas de diverdi.com. Este artículo se publica en TheCult.es por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • ¡Dios mío, otro americano no!
    Escrito por
    ¡Dios mío, otro americano no! "Era demasiado tímido para hacerse justicia a sí mismo, pero cuando esta timidez natural era vencida, todos sus actos revelaban un corazón franco y afectuoso. Era hombre de entendimiento, y su educación lo había mejorado…
  • Argentine people
    Escrito por
    Argentine people He leído con especial gusto el inteligente artículo de John Carlin “Himno al jugador argentino”, publicado en El País y que ronda la figura de Javier Mascherano. Para volver a Sarmiento, diría por mi cuenta…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La biosfera secreta
    La biosfera secreta Los territorios inexplorados siempre han sido fascinantes. La posibilidad de descubrir nuevas tierras, gentes o especies de seres vivos resulta irresistible. La búsqueda de nuevos continentes o poblaciones humanas desconocidas está ya agotada, pero de…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Paolo Gavanelli: todo un barítono
    Escrito por
    Paolo Gavanelli: todo un barítono Pese a dos Marcellos puccinianos, un Filippo Visconti belliniano y unos verdianos Nabucco, Rigoletto (éste videográfico en el Covent Garden) y Gusmano de Alzira, Paolo Gavanelli no ha encontrado aún en la discografía un reflejo…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El ajolote de Xochimilco
    El ajolote de Xochimilco "En el año de 1245, según la cronología del abate Clavijero, llegaron (los aztecas) a Chapultepec […] se refugiaron los aztecas para conservar su independencia en un grupo de islotes llamados Acocolco, situado en el…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC