Aquellos tiempos de la guitarromanía

Ferdinando Carulli vivió entre 1770 y 1841, es decir que fue coetáneo de Beethoven y de muchos nombres forzosamente menores que el Gran Sordo. Eran tiempos ‒como casi todos‒ de transición.

De la estrictez clásica al infinito romántico había un largo camino lleno de vértigos y enredos laberínticos. En esa movida, Carulli optó por la sensatez. Su música tiene la reticente nitidez del clasicismo y cultiva la sentimentalidad melódica del romanticismo.

Para concretar sus fórmulas, Carulli se apuntó a un renacimiento del interés por la guitarra, que en ciertos salones de París se transformó en moda y en manía. Boccherini, gracias a sus años españoles, había abierto el camino.

Sor y Aguado, en la península ibérica, guitarrearon lo suyo. En la itálica, dos nombres señeros: Paganini y Carulli. La guitarra, en efecto, es un instrumento íntimo y privado, propicio a las confidencias del corazón romántico. Acompaña bien al canto, se sostiene ante violines, violas y flautas, siempre que se la sepa mimar en cuanto a volumen. Puede desplegar melodías cuando corresponde y hasta dar lecciones de virtuosismo.

Todo esto lo supo el músico napolitano y este compacto que hoy recomiendo nos ofrece un panorama de sus habilidades. La guitarra sirve de apoyo armónico y rítmico, pero también da contrapuntos de importancia y pide espacio para sus virguerías. Unas cuantas de estas obras pueden ser tocadas por aficionados de buena preparación, entre amigos y chicas de buen ver. Otras piden un escenario recogido y un especialista. Carulli sabía lo que estaba haciendo.

Disco recomendado: Ferdinando Carulli: Duetti e Trii (Dúos Concertantes opp. 309. Trío op.9; Nocturno op.119. Dos dúos op. 137. Tríos op. 137) / G. Sasso, violín y viola. S. Cardi, guitarra. G. Sasso, flauta / STRADIVARIUS / Ref.: STR 33586 (1 CD)

Copyright © Blas Matamoro. Imágenes y notas informativas extraídas de diverdi.com. Este artículo se publica en TheCult.es por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Otras ventanas indiscretas
    Escrito por
    Otras ventanas indiscretas En McLuhan y Shakespeare en un balcón de Verona recordé aquel pasaje de Romeo y Julieta en en el que la ventana de Julieta parece decirle algo a Romeo, aquella ventana o aquella luz “que habla sin…
  • Cervantes y los muchos libros
    Escrito por
    Cervantes y los muchos libros En abril libros mil, podríamos decir cambiando algo el refrán; o mejor: los mil y un libros. Ese uno final equivale a los días que se le suman a ciertas condenas: no son días, son…
  • El engaño antivacunas
    El engaño antivacunas Hay mentiras bobas. Hay estafas. Y hay engaños que caen en otra categoría completamente: los que son viles y peligrosos. El mito, por desgracia cada vez más extendido en nuestro país –y en…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La distorsión de la Historia
    Escrito por
    La distorsión de la Historia No. Felipe no quería. Pero a ver quién era capaz de decir no a su abuelo. Él tenía diecisiete años, había nacido francés, vivía cómodamente instalado en su vida exenta de obligaciones... ¡Que no! ¡He…

Cartelera

Cine clásico

  • Viñetas y fotogramas
    Escrito por
    Viñetas y fotogramas El cine y el cómic han sido artes hermanas, tanto en su impacto en la cultura popular como en sus peculiaridades narrativas, basadas en el desarrollo de una historia a base de imágenes secuenciales y…

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Diabluras de Goldoni y Galuppi
    Escrito por
    Diabluras de Goldoni y Galuppi Los venecianos amantes de la tradición neoclásica tanto como de la ópera bufa, Goldoni y Galuppi, se unieron repetidamente para construir artefactos escénicos de variado talante. La colaboración empezó en serio en 1749 pero el…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • La revolución verde: tragedia en dos actos
    Escrito por
    La revolución verde: tragedia en dos actos "La ciencia y la tecnología no pueden realizar transformaciones milagrosas, del mismo modo que no pueden hacerlo las leyes del mercado. Las únicas leyes verdaderamente férreas con las cuales nuestra cultura finalmente tendrá que ajustar…