"El último deber", de Darryl Ponicsán

Como tantas otras veces, fue el cine lo que me descubrió una novela. En este caso, hablamos de una película muy sólida, El último deber (1973), protagonizada por Jack Nicholson. O quizá debería hablar de dos films, porque esta producción del malogrado Hal Ashby coincide en el tiempo con una cinta paralela, con la que guarda un aire de familia, Permiso para amar hasta medianoche (Cinderella Liberty, 1973), de Mark Rydell, con un espléndido James Caan en el papel protagonista.

Tanto El último deber como Permiso para amar hasta medianoche se ambientan en un entorno común, la Marina de Estados Unidos, y las dos son fruto de la imaginación literaria de un escritor, Darryl Ponicsán, que conoció a fondo ese hervidero de emociones que son las bases navales y los barcos militares. No me sorprende, por otro lado, que Ponicsán haya sido siempre un autor tan cercano al cine. Basta con leer El último deber ‒inédita hasta ahora en español‒ para apreciar ingredientes que son fáciles de traducir a la gran pantalla: tipos humanos de enorme relieve, situaciones en las que el drama y el humor se intercambian fácilmente, y sobre todo, diálogos vertiginosos, auténticos, con la huella y el impacto de la vida real en cada línea.

En el libro que nos ocupa, Ponicsán nos plantea, por un lado, un viaje de iniciación, y por otro, un trayecto que guarda similitudes con las buddy movies, esas películas en las que una pareja de tipos opuestos se ve forzada a entenderse a lo largo de un camino o de una misión.

En esta oportunidad, el operador de señales de la Patrulla Costera, Billy "Bad-Ass" Buddusky y su camarada Richard "Mule" Mulhall deben custodiar hasta su destino a un joven marinero de dieciocho años, Larry Meadows, acusado de robar cuarenta dólares de una hucha benéfica.

Para sorpresa de sus dos vigilantes, el pobre desgraciado ha sido sentenciado a ocho años de trabajos forzados y a un licenciamiento deshonroso. A lo largo del trayecto, que alterna los escenarios de baja reputación con visitas increíblemente emotivas, Bad-Ass y Mule deciden dar a Meadows la ocasión de disfrutar y de mirar el mundo con otros ojos.

La camaradería, la compasión, la sordidez, la simpatía y la tristeza se adueñan de este relato, escrito con gran corpulencia narrativa, encandenando los porqués de aquella década compulsiva que fue la de los setenta (Ponicsán, no lo olvidemos, publica este libro mientras los noticieros informan sobre batallas tan sangrientas como la de Kompong Speu y la de Prey Veng, que definen la carnicería que fue Vietnam).

En este sentido, la novela queda por encima del meritorio film de Hal Ashby, que omitía los dos capítulos finales. Sin embargo, por esas trampas que tiene la nostalgia, uno se siente ya incapaz de abordar esta lectura sin imaginar a Bad-Ass con el sonriente rostro de Nicholson.

Sinopsis

Dos marineros de la Patrulla Costera —Billy y Mule— son designados para escoltar a Larry, de dieciocho años de edad, hasta la prisión naval en la que deberá cumplir condena por un hurto de poca monta. La guerra de Vietnam está en su apogeo en esos días. Se trata a priori de una tarea fácil... hasta que los veteranos comprenden lo injusto de la sentencia y se ven afectados por la ingenua inocencia de su joven prisionero.

En los cinco días indicados para el servicio, ambos marineros deciden mostrar a Larry algo de la vida que aún desconoce para ayudarlo a sobrellevar la larga y dura prueba que le espera y purgar su propia vergüenza. Lo que sigue es un insólito recorrido en tren y autobús por la Costa Este y un indeleble viaje de iniciación y descubrimiento, lleno de sabiduría empapada de cerveza, luces de neón, juergas, peleas, libertinaje, amor y sorprendentes momentos de ternura.

El último deber, la ópera prima de Darryl Ponicsán, catapultó a su autor al Olimpo de los novelistas estadounidenses. Esta divertida y a la vez conmovedora novela fue adaptada al cine en 1973, protagonizada por Jack Nicholson, convirtiéndose en un clásico de la edad de oro del cine norteamericano. Esta primera edición en castellano coincide con la publicación en todo el mundo de su esperada secuela, La última bandera (también en Berenice).

Copyright del artículo © Guzmán Urrero. Reservados todos los derechos.

Copyright de imágenes y sinopsis © Berenice. Reservados todos los derechos.

Guzmán Urrero

Tras una etapa profesional en la Agencia EFE, Guzmán Urrero se convirtió en colaborador habitual de las páginas de cultura del diario ABC y de revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Album Letras-Artes y Scherzo.

Como colaborador honorífico de la Universidad Complutense de Madrid, se ocupó del diseño de recursos educativos, una actividad que también realizó en instituciones como el Centro Nacional de Información y Comunicación Educativa (Ministerio de Educación, Cultura y Deporte). 

Asimismo, accedió al sector tecnológico como autor en las enciclopedias de Micronet y Microsoft, al tiempo que emprendía una larga trayectoria en el Instituto Cervantes, preparando exposiciones digitales y numerosos proyectos de divulgación sobre temas literarios y artísticos.

Es autor de trece libros (en papel) sobre arte y cultura audiovisual.

En 2006, fundó junto a Javier Sánchez Ventero la revista Thesauro Cultural (The Cult), un medio situado en la frontera entre la cultura, las ciencias y las nuevas tecnologías de la información.

Desde 2015, Thesauro Cultural sirve de plataforma a una iniciativa más amplia, conCiencia Cultural, concebida como una entidad sin ánimo de lucro que promueve el acercamiento entre las humanidades y el saber científico, tanto en el entorno educativo como en el conjunto de la sociedad.

logonegrolibros

  • Aquiles y Áyax se la juegan en Troya
    Escrito por
    Aquiles y Áyax se la juegan en Troya En otro artículo hablé de la sorprendente ausencia del estudio de las leyes del azar en la Grecia clásica. Mencioné allí una pintura de Polignoto, que menciona Pausanias en su Descripción de Grecia, en la que se veía jugar…
  • Borges el traidor
    Escrito por
    Borges el traidor En la nota dos a Los kenningar escribe Borges: “Dura palabra es traidor. Sturluson – quizá– era un mero fanático disponible, un hombre desgarrado hasta el escándalo por sucesivas y contrarias lealtades. En el orden…
  • El deseo que nos consume
    El deseo que nos consume Explica José Antonio Marina en Las arquitecturas del deseo que la proliferación de los deseos siempre se consideró una amenaza a la cohesión social, de ahí la preocupación por controlar en tratados morales…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Ciencia y guerra
    Ciencia y guerra La ciencia es una fuerza social muy poderosa. Ha traído incontables beneficios para el ser humano, en áreas que van de la salud a las comunicaciones, y de la producción de más y mejores alimentos…
  • Descifrando a Aaron Horkey
    Escrito por
    Descifrando a Aaron Horkey Disfrutar del arte del diseñador Aaron Horkey es como dejarse arrastrar por la nostalgia. Horkey apura la modernidad, desde luego, pero sin renunciar por ello a una tradición que se remonta a los grabados del…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Chris Foss
    Chris Foss El británico Chris Foss fue uno de los nombres más importantes en la ilustración de ciencia ficción durante la década de los setenta. Sus portadas para novelas del género ayudaron a vender incontables ejemplares de…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Aquellos tiempos de la guitarromanía
    Escrito por
    Aquellos tiempos de la guitarromanía Ferdinando Carulli vivió entre 1770 y 1841, es decir que fue coetáneo de Beethoven y de muchos nombres forzosamente menores que el Gran Sordo. Eran tiempos ‒como casi todos‒ de transición. De la estrictez clásica…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Kraken, el monstruo de las mil caras
    Escrito por
    Kraken, el monstruo de las mil caras Podría decir que el kraken es, casi con total seguridad, el monstruo marino por antonomasia. Quizás porque el término Kraken ha ido englobando y engullendo multitud de monstruos diferentes, valgan como ejemplo la Scilla de…

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC