Cuidado con las metáforas

Hace mucho tiempo que los adversarios de la modernidad vienen proponiendo un retorno a las religiones como remedio a los males del progreso. Desde luego, negar el progreso nos calma los nervios porque el progreso es cambio constante y la religión nos asegura el viaje porque apela a lo inmutable. Dicho así, de modo tan esquemático y malamente didáctico, el partido acaba en empate. Llega el tiempo de los penaltis, metafóricamente: de los cañonazos.

Si utilizo esta metáfora bélica no lo hago por improvisar y salir del paso, sino porque hay dirigentes europeos dispuestos a pensar al continente como una zona en pie de guerra. ¿Contra quién y a favor de quién? Para el señor Gergely Gulyás, dirigente del partido húngaro Fidesz, la cosa es clara: la guerra es entre el cristianismo y sus enemigos, traducibles éstos, con toda facilidad, a musulmanes. No se trata de una discusión teológica entre monoteísmos –las religiones del Dios único se han mostrado como las más belicosas–, ni un tema de relativismo cultural. Se trata, lisa y llanamente, de una guerra. De cultura y de valores, pero guerra al fin.

Es indudable la influencia histórica de los cristianismos pero no en contra de la modernidad y el progreso, sino al contrario. Tiempos modernos quiere decir tiempos nuevos, tiempos mesiánicos. La llegada del Redentor renueva el tiempo, lo mejora porque lo depura. Los siglos, los años y los días se encaminan hacia Él y este camino se llama progreso. La Europa de posguerra se rehizo y hasta puede ser que se reúna, en parte gracias al aporte del pensamiento social-cristiano.

Todo va bien si no volvemos la hoja de este excelente inventario. Quiero decir: si olvidamos las guerras de religión cumplidas, no ya entre cristianos e “infieles” sino entre cristianos y cristianos. Para ello no hace falta irse hasta la de los Treinta Años en el siglo XVII. Basta con recordar al Úlster, que enfrentó a los católicos irlandeses con los protestantes británicos hace, como quien dice, diez minutos. Estuve a punto de recordar la guerra civil española pero me detuve a tiempo.

Entonces: la guerra del dirigente de Fidesz es metafórica, hace a culturas y valores. Pero hay que tener cuidado con las metáforas porque se formulan con la palabra, la humana y afilada palabra, aguda como un arma blanca. También las declaraciones de guerra se hacen con palabras.

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

logonegrolibros

  • Cambiar de tema para aprender mejor
    Escrito por
    Cambiar de tema para aprender mejor Según ciertas investigaciones, la mejor manera de aprender algo es estudiándolo y luego yéndose a dormir. De este modo, según parece, se fijan mejor los conocimientos. Yo sostengo la teoría de que no sólo durmiendo, sino…
  • El otro Freud
    Escrito por
    El otro Freud Más allá de la clínica y más acá del tiempo, hay en Sigmund Freud un perdurable antropólogo y un crítico de la cultura. En efecto, podemos hablar del hombre freudiano: un ser para siempre separado…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Credulidad y biología
    Credulidad y biología ¿Por qué somos tan crédulos los humanos? En el Coloquio Mexicano de Ateísmo el orador estrella, Michael Shermer, gran promotor del escepticismo (es decir, el que combate seudociencias y supercherías y fomenta el pensamiento crítico y…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Fiorenza Cedolins, pucciniana
    Escrito por
    Fiorenza Cedolins, pucciniana Adelantándose al ciento cincuenta aniversario del nacimiento de Giacomo Puccini, la soprano Fiorenza Cedolins y el director de orquesta Giuliano Carella se reunieron en marzo de 2006 en el Teatro del Giglio de Lucca, situado…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC