El encuentro Ogdon-Mendelssohn

Alejado de cualquier divismo, protegido de la cultura del espectáculo por el proverbial comedimiento británico, John Ogdon ha dejado una obra relativamente breve cuanto indisputablemente sólida.

Vivió entre 1937 y 1989, lo suficiente como para constituir un legado pianístico considerable. Ogdon tiene la solvencia técnica bastante como para no exhibirla y, por el contrario, disolverla en un arte de contenido sentimiento interior, capaz de las mayores tensiones, pero siempre logradas por medio de una progresión que puede parecer insensible y está, sencillamente, enmascarada en el pudor expresivo que solemos identificar como profundidad.

Todo ocurre en la riqueza de un mundo interno, nada sale a la superficie y así el escucha puede poner en funcionamiento su propia interioridad, de modo que Ogdon consigue profundizarlo. Profundizarnos, por mejor decir. Y se lo seguimos agradeciendo.

ogdon2

Este bagaje técnico y artístico cuadra a la perfección con los conciertos de Mendelssohn. Un artista romántico de sensibilidad y clásico de mentalidad, riguroso y recortado en la exhibición de las pasiones, astuto en los momentos en que conviene brillar y selecto a la hora de cantar sus melodías, todas de excelente cuño como inspiración y paradigmáticas de contado desarrollo, tal compositor no puede pretender mejor traducción que la propuesta por Ogdon.

A los postres del disco que hoy les recomiendo, se nos ofrecen unas bagatelas victorianas de Ireland y Scott, esos encores británicamente amables que sirven como guiño de ojos (valga la redundancia, propia de las propinas) a la hora del aplauso.

Disco recomendado: F. Mendelssohn: Conciertos para piano nos. 1 y 2. Piezas para piano de Ireland y Scott / John Ogdon, piano. London Symphony Orchestra. Dir.: Aldo Ceccato (grabaciones de 1970 y 1972) / Testament / Ref.: SBT 1288 (1 CD)

Copyright © Blas Matamoro. Este artículo se publica en TheCult.es por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador respetado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. 

DECLINACION

Artículos relacionados (por etiqueta)

logonegrolibros

  • Daguerrotipos
    Escrito por
    Daguerrotipos El 7 de enero, de 1839, François Arago presentaba el daguerrotipo como una novedad ante la Academia de Ciencias de París. España se agregó precozmente al invento, pues el primer ensayo se hizo el 10…
  • El deseo que nos consume
    El deseo que nos consume Explica José Antonio Marina en Las arquitecturas del deseo que la proliferación de los deseos siempre se consideró una amenaza a la cohesión social, de ahí la preocupación por controlar en tratados morales…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Dieciocho héroes
    Escrito por
    Dieciocho héroes El 8 de septiembre de 1522 arribaba, al puerto de Sevilla (¡ay, mi Sevilla!), la maltrecha nao Victoria. Dos días antes había hecho lo propio, en Sanlúcar de Barrameda, la bella Sanlúcar. Dieciocho barbudos harapientos…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Johann Wilhelm Wilms sale del armario
    Escrito por
    Johann Wilhelm Wilms sale del armario La penumbra de los armarios donde yacen muchas músicas que han quedado traspuestas por la eminencia de los grandes nombres, atesora partituras que los arqueólogos musicológicos e historiadores de nuestro tiempo consiguen exponer a la…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • El misterio del cebro
    Escrito por
    El misterio del cebro Siete siglos antes de que los europeos descubrieran a las cebras africanas, cebra y cebro eran términos que ya se empleaban para denominar a un enigmático équido ampliamente expandido por la península ibérica durante la…