Sinfonías de Sinding

La sombra de Richard Wagner es alargada y no sólo cubre las salas teatrales sino también los demás dominios de la música. Uno de sus efectos tiene lugar en el mundo estructurado de la sonata y la sinfonía.

Es el caso, este último, del noruego Christian Sinding (1856-1941) quien, no obstante atravesar las turbulencias estéticas del siglo XX (las que empiezan con el tercer acto de Tristán e Isolda a mediados del XIX) permaneció indemne a ellas y fiel a su querencia wagneriana. En efecto, estas sinfonías, compuestas en 1919 y 1936, tienen la densidad orquestal de Wagner, sus soluciones o irresoluciones armónicas, el gusto por la insistencia melódica de los motivos conductores y cierta libertad formal que aproxima la sinfonía a la rapsodia.

sinding2

Imagen superior: Christian Sinding, Gunnar Heiberg y Knut Hamsun, retratados por Henrik Lund en 1926.

En el caso de la cuarta, el subtítulo es, justamente, el de Rapsodia para orquesta con la sugestión literaria del rocío primaveral. Wagner, en otro sentido, casa bien con una sensibilidad nórdica, si nos quedamos en el tópico de la bruma y el desgarro. Wagner trabajó con una mitología germánica que proviene de antiguas leyendas escandinavas e islandesas, y se internó en el maldito mar del holandés errante cuando se ensayó en la ópera romántica. Las costas noruegas eran familiares a su imaginación. En ellas vagaba Sinding tomándolas por paisajes wagnerianos. Así es la geografía del arte.

Disco recomendado: Christian Sinding (1856-1941): Sinfonías nº 3 op.121 & nº 4 ‘Invierno y Primavera’ / NDR Radiophilharmonie. Dir.: David Porcelijn / CPO / Ref: 999596-2 (1 CD)

Copyright © Blas Matamoro. Este artículo se publica en TheCult.es por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

logonegrolibros

  • Los disparates de Jieyu. Lectura del Zhuangzi
    Escrito por
    Los disparates de Jieyu. Lectura del Zhuangzi Jianwu comentó a Lianshu: “He oído a Jieyu, y sus palabras me causan pavor. Son palabras grandiosas pero no reales, tan lejanas que jamás retornan, como la Vía Láctea sin contornos, tan inconmensurables que ignoran…
  • Evita (1910-1952)
    Escrito por
    Evita (1910-1952) El 26 de julio de 1952 moría Eva Perón. Unas pomposas ceremonias funerales —diseñadas por Ignacio Pirovano, un señorito pasado al peronismo y que las había reproducido de las exequias del mariscal Foch, presenciadas, a…
  • Carlos III y la ciencia
    Carlos III y la ciencia En la transición del siglo XVII al XVIII hubo en España un movimiento de renovación cultural que introdujo en nuestro país aspectos fundamentales del pensamiento filosófico y científico que se había ido extendiendo…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • La mitología de Star Wars
    Escrito por
    La mitología de Star Wars El mito, ligado a la eternidad, siempre promete nuevas revelaciones y renace de generación en generación. Continuamente reaparece porque, como escribió el historiador de las religiones Mircea Eliade, las estructuras míticas aún nos afectan por…

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • El guateque eterno de Alfonso Santisteban
    Escrito por
    El guateque eterno de Alfonso Santisteban A lo largo de su prolífica trayectoria, el compositor y arreglista Alfonso Santisteban recibió muy diversas influencias en su trabajo, desde el jazz y el soul hasta la música brasileña. Estos sonidos de Brasil, que…
  • Proust y la droga sonora
    Escrito por
    Proust y la droga sonora El 14 de enero de 1895 Marcel Proust publicó en el periódico Le Gaulois un artículo titulado «Un domingo en el Conservatorio». Proust no era todavía Proust, es decir que no había compuesto su gran…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

  • Verdad científica y consenso
    Verdad científica y consenso No hace mucho, presenté un comentario sobre el calentamiento global y el cambio climático que trae aparejado, y los describí como “la más grande amenaza para la supervivencia humana”. En respuesta, más de un lector me acusó de estar…