Un rápido descenso entre las cumbres del Himalaya

Cuatro de la mañana en una Base del Ejército del Aire nepalés en Katmandú. El cámara Michael Kelem y yo nos encontramos viendo cómo los soldados descargan bombas de un ex-avión espía británico. En sólo una hora vamos a despegar en ese mismo avión para rodar imágenes aéreas a gran altitud del Monte Everest y obtener instantáneas de la migración de la grulla damisela (Grus virgo). Cuando menos, un comienzo de grabación poco convencional.

Era una mañana perfecta para el rodaje. Ante nosotros, la enorme barrera de la cordillera del Himalaya parecía extenderse hacia el infinito. En pocos minutos ya estábamos rumbo hacia China para colocarnos sobre la cara este del Everest, preparados para la salida del sol.

Volábamos a una altitud de 28.000 pies, a unos pocos kilómetros de la cumbre. Cuando los primeros rayos del sol aparecieron por la cima, di la orden de comenzar la filmación. En ese momento, Michael señaló hacia el monitor –la imagen estaba borrosa, el objetivo delantero se había cubierto de escarcha‒. Con el Sol a punto de salir, no teníamos mucho tiempo para solucionar este problema. Sin dudarlo, Michael se lanzó para desenroscar y limpiar rápidamente la parte delantera de la cámara. Fue toda una proeza, no hay que subestimar el esfuerzo de trabajar junto a una puerta abierta a -20ºC mientras se respira a través de una máscara de oxígeno.

grulla1

Después, indicó que ya estábamos listos para rodar. Con una toma en el bote, decidimos probar suerte e intentar grabar otra. Yo quería acercarme más aún a la cumbre. Justo al decir ‘Acción’, me percaté del temblor errático en los dedos del técnico. Se trata de un síntoma característico de hipoxia o mal de alturas.

Le miré a los ojos y vi que se le estaban poniendo en blanco. Llamé gritando al copiloto, que inmediatamente saltó de la cabina para compartir su oxígeno. Pero no sirvió de nada –al parecer, la máscara de oxígeno del copiloto también se había obstruido‒. Sólo se podía hacer una cosa, y el piloto tomó unilateralmente la decisión de bajar hasta una cota segura, descendiendo 3.000 metros en 15 segundos.

El técnico se recuperó prácticamente de forma inmediata y pronto se puso a bromear con los pilotos como si nada hubiera pasado. Michael no se había percatado de nada, siempre centrado en su filmación. ¡De hecho, se acercó a la cabina para saber por qué habíamos bajado en picado justo a la mitad, arruinando su toma!

grulla2

En cuanto aterrizamos, los soldados volvieron a cargar las bombas, ya que a nuestros pilotos se les había asignado una misión de bombardeo. Yo todavía estaba en estado de shock tras nuestra reciente crisis, pero la tripulación no parecía haberse inmutado. Ver que para estos hombres un peligro así es la dura realidad de su vida diaria te hace reflexionar. Todos asumimos algún riesgo en la filmación de la vida salvaje, pero doy gracias porque esas experiencias al borde de la muerte no son nada frecuentes.

Copyright © Vanessa Berlowitz. Este texto describe el trabajo del autor en el documental "Tierra" ("Earth", BBC, 2007), de Alastair Fothergill y Mark Linfield. Cortesía de Wanda Visión. Reservados todos los derechos.

Vanessa Berlowitz

Vanessa Berlowitz es productora de documentales. Entre sus trabajos más conocidos destacan Planeta Tierra (2006), Planeta helado (2011) y Life in the Air (2016).

ECOCULT041

Lobo (Oberon7up), ratonero de cola roja (Putneypics) y paisaje montañoso (Dominik Bingel), CC

ECOCULTdinosaurio

ECOCULTcaballo

Caballo islandés (Trey Ratcliff), garza real (David MK), vacas de las Highlands (Tim Edgeler), pavos (Larry Jordan) y paisaje de Virginia (Ed Yourdon), CC

  • Las amistades políticas de los macacos
    Escrito por
    Las amistades políticas de los macacos Los macacos machos en estado salvaje y sin parentesco establecen relaciones cercanas y estables con otros machos de su grupo. El estudio, que publicaron en 2010 investigadores alemanes en la revista Current Biology, confirmó que…
  • ...Y los animales empezaron a bailar
    Escrito por
    ...Y los animales empezaron a bailar Comienza la temporada de festivales de verano y cientos de personas se moverán al ritmo de sus grupos favoritos. Pero no solo los humanos son capaces de danzar al compás de la música. Algunas aves,…