The Allman Brothers Band: "At Fillmore East" (1971)

Hay muchos álbumes dobles en vivo que alcanzan la excelencia. Probablemente fue Cream, con Wheels Of Fire (1968), el grupo que configuró la plantilla para este tipo de grabaciones distendidas, que permitían a la banda "explorar" sus canciones más largas, al hacerlas un poco más... ‒¿cómo lo diría?‒ largas.

¿Recuerdan It's Too Late to Stop Now (1974), de Van Morrison? ¿Live And Dangerous (1978), de Thin Lizzy? ¿4 Way Street (1971), de Crosby, Stills & Nash? Fueron discos maravillosos, por supuesto, pero la Allman Brothers Band lo hizo mejor...

Antes de 1970 la banda había completado dos buenos álbumes de estudio, pero aún no había conseguido rentabilizar en ellos la reputación adquirida con sus actuaciones en vivo. La solución, por supuesto, pasaba por comprometerse con su público de un modo distinto.

Sorprendentemente, aunque eran un grupo de buenos chicos sureños muy ligados a sus raíces, encontraron un hogar espiritual en la Costa Este: en concreto, en el Fillmore East, un teatro que gestionaba el promotor Bill Graham en Nueva York. Con esa certeza que les ofrecía aquel escenario, las cintas de la grabadora giraron allí a lo largo de dos noches de noviembre, y el resultado se condensó en este álbum, At The Fillmore East. Por supuesto, aquello se convirtió en un filón.

En lo esencial, muchos recuerdan a los Allman como una versión superior (¡uf!) de los Lynyrd Skynyrd o incluso (madre mía) de los Black Oak Arkansas. Pero lo que realmente representaban en este punto era un crisol de estilos, soldados entre sí para producir algo increíblemente sofisticado, al tiempo que conservaban las "interferencias" y la soltura precisas para entretener al público librepensador de aquellos años.

Duane Allman, que ya era el músico de sesión por excelencia, lo adoraba todo, desde el jazz hasta el blues. Lo mismo le ocurría al otro líder de la banda, Dickey Betts. Su duelo de guitarras ‒dos Gibson Les Paul‒ marcaba el ritmo que seguían, como si fueran gemelos, los percusionistas Jai Johanny "Jaimoe" Johanson y Butch Trucks (que sigue siendo el mejor nombre para cualquier batería en el planeta). Quien encabeaba todo era el otro hermano Allman, Gregg, con su ronco gemido blues y el lírico teclado de su órgano Hammond.

Juntos podían hacer lo que tantas otras bandas de la época intentaron sin conseguirlo: prolongar sus temas durante media hora sin recurrir al cliché o la repetición. Precisamente aquí es donde residen los momentos decisivos de la carrera de los Allman. "Whipping Post", una cima de los solos con alma torturada, se convierte aquí en una exploración musical que alcanza el mismo nivel de cualquier tema de Miles Davis. De hecho, otra genialidad que se incluye en el disco, "In Memory Of Elizabeth Reed", es el homenaje que le brinda Betts a Miles, y demuestra con amplitud su estilo, maravillosamente complejo.

allman brothers 2

Con su slide de guitarra, Duane era capaz de hacer llorar a tipos hechos y derechos ("Stormy Monday"). Por su parte, Gregg podía componer letras que se concentraban en gemas como "Midnight Rider" (un bonus track incluido en la edición de lujo, publicada en 2003).

En todo caso, este álbum nos ofrece el retrato de una banda cuyos miembros reconocían el talento de sus compañeros, y además compartían esa alegría con una multitud afortunada de espectadores.

La tragedia acechaba a la vuelta de la esquina (*), pero durante estos preciosos momentos, los componentes de The Allman Brothers Band fueron ‒y siguen siendo‒ imbatibles.

(*) N. del T.: Duane Allman, el bajista Berry Oakley y dos técnicos que trabajaban con el equipo durante sus giras, Robert Payne y Red Dog Campbell, ingresaron en el Hospital Linwood-Bryant para rehabilitarse de su adicción a la heroína en octubre de 1971. El día 29, Duane pereció en un accidente de motocicleta, aplastado bajo su Harley-Davidson. Sólo tenía 24 años. Oakley nunca se recuperó de aquella tragedia. Se refugió en el alcohol y las drogas, y el 11 de noviembre de 1972, mientras conducía su moto ligeramente ebrio, chocó contra un autobús, muy cerca de donde había ocurrido el accidente de Allman. El golpe le provocó un edema cerebral que acabó con su vida.

Copyright del artículo © Chris Jones. Traducción de Guzmán Urrero. Publicado previamente con licencia CC en la sección musical de la BBC.

Chris Jones

Los artículos de Chris Jones se publican en TheCult.es (Thesauro Cultural) por cortesía de la BBC.

logonegrolibros

  • El genio no nace, se hace
    Escrito por
    El genio no nace, se hace Que yo sepa, no se conoce ningún caso de genio que no haya necesitado hacerse, más allá de algún matemático, algún músico  o alguna persona dotada para ciertas operaciones mentales, que casi siempre combina su…
  • Reality show
    Escrito por
    Reality show Un fantasma recorre las televisiones, como si la televisión misma no fuera una colección de fantasmas: los programas que juegan a reality show y reúnen en un espacio cerrado a un grupo de personas seleccionadas…
  • Amistad, evolución y mente
    Amistad, evolución y mente Las explicaciones darwinianas parecen estar de moda últimamente. Mucho más allá del ámbito de la simple biología –donde no es sorprendente que el abuelo Darwin siga siendo la figura más influyente de todo…

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • El trágico fin de los templarios
    Escrito por
    El trágico fin de los templarios En pleno corazón de París, que es tanto como decir en el corazón de Francia o, dada la época en la que nos situamos, el corazón mismo de la Europa del XIV, se levanta una…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

logonegroecologia

Mathias Appel, CC