Ética y genética

Ética y genética Imagen superior: Pixabay, CC.

El ácido desoxirribonucleico, o ADN, se descubrió en 1869. Para 1943 se había confirmado que es la molécula que almacena la información genética de los seres vivos. Y en 1953 se descifró su estructura detallada: la doble hélice.

Desde entonces nuestro conocimiento sobre las bases moleculares de la herencia, y nuestra capacidad para manipularlas, ha aumentado constantemente. Para los años 60 ya se conocían los mecanismos genéticos detallados. En 1973 ya se podían introducir genes foráneos en organismos como bacterias y ratones: había nacido la llamada “ingeniería genética”. Y con ella, las preocupaciones acerca de los límites éticos de la experimentación genética; sus riesgos para la humanidad y el ambiente dejaron de ser ciencia ficción.

En 1975 se realizó en Asilomar, California, una conferencia mundial con el fin de establecer lineamientos de seguridad para la experimentación genética. Gracias a esto, la investigación sobre la modificación genética de organismos siguió avanzando y comenzó a aplicarse para resolver problemas alimentarios y médicos. En 1982 se produjo la primera planta modificada con genes de otra especie: una variedad de tabaco a la que se le introdujeron genes de resistencia a antibióticos. Desde entonces se han producido cientos de variedades de plantas y animales genéticamente manipulados para facilitar o abaratar su cultivo, mejorar su valor nutricional o para producir sustancias útiles.

Al mismo tiempo, se han empezado a explorar estrategias terapéuticas para combatir, utilizando la modificación de genes, distintas enfermedades humanas. Aunque los avances son todavía preliminares, constantemente se desarrollan nuevas herramientas, cada vez más precisas y poderosas (por ejemplo la flamante tecnología CRISPRCAS, que permite modificar y editar genes con más precisión de lo que jamás había sido posible, e incluso hacerlo en células vivas). En pocos años probablemente se puedan comenzar a tratar algunas alteraciones de la salud que tienen una base genética.

Todo esto plantea retos: los cultivos y animales transgénicos podrían causar alteraciones y daños ambientales. Y el desarrollo de terapias génicas, además del reto que supone su experimentación en humanos, nos da la posibilidad de alterar no sólo los genes de un individuo, sino de modificar los de la línea germinal: los contenidos en óvulos y espermatozoides, que se heredan de una generación a otra. Es decir, el patrimonio genético de toda nuestra especie.

Sin duda, las nuevas tecnologías de modificación genética, como todo avance científico, pueden ser tremendamente útiles. Pero es claro que tenemos que aprender a usarlas con precaución y responsabilidad. Para ello, será necesaria una amplia y profunda discusión, a nivel global, de sus problemas e implicaciones éticas.

Como siempre, la ciencia y sus aplicaciones no pueden desligarse de las humanidades.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en The.Cult.es (Thesauro Cultural) con licencia CC. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura. Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

logolacienciaysusalrededore

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Los navajos vencen a los japoneses
    Escrito por
    Los navajos vencen a los japoneses Durante la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos decidió inventar un código que no pudieran descifrar los japoneses. Para ello, además de emplear las mejores técnicas de criptografía, capaces de transformar las palabras originales en términos…
  • El arte de pensar
    Escrito por
    El arte de pensar A Roland Barthes le tocó atravesar densas zonas del pensamiento francés del siglo XX: el existencialismo, el sociologismo, el estructuralismo, el lacanismo. Si se me olvida alguna, añádala el lector. Barthes, sin dejar de aprovecharse…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • El placer de los libros viejos
    Escrito por
    El placer de los libros viejos ¿Por qué la mayoría de los que ofician sobre el libro y las tecnologías digitales no mencionan la palabra placer? En la red muchos olvidan su propio cuerpo. Soy lector de libros de segunda mano.…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • El guateque eterno de Alfonso Santisteban
    Escrito por
    El guateque eterno de Alfonso Santisteban A lo largo de su prolífica trayectoria, el compositor y arreglista Alfonso Santisteban recibió muy diversas influencias en su trabajo, desde el jazz y el soul hasta la música brasileña. Estos sonidos de Brasil, que…
  • Giovanni Sgambati: de Verdi a Wagner
    Escrito por
    Giovanni Sgambati: de Verdi a Wagner Curioso destino el de Giovanni Sgambati (1841-1914). Liszt se lo recomendó a Wagner, dado que Sgambati era, como Liszt, un notable concertista de piano. Wagner admiró algunas de sus partituras y, a su vez, lo…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Un sueño de película
    Un sueño de película Según se me dijo hace años, muchos, la música era, es, el arte de combinar el sonido con el tiempo. Una frase que, debido a las numerosas y grandes limitaciones que me acompañan, ni aprendí…

etimologia