Elecciones

Elecciones Imagen superior: Pixabay.

La base de la democracia es, idealmente, el pensamiento racional. Los ciudadanos votan de manera libre para elegir entre varios candidatos, tomando en cuenta las propuestas que presentan, su preparación, antecedentes y su equipo de colaboradores, entre otros factores.

Así, con base en información confiable, y después de meditar y razonar las distintas opciones, cada ciudadano escoge al candidato que le parece más adecuado, el que más le convence, y le otorga su voto.

Claro, los ciudadanos pueden equivocarse, o los candidatos pueden defraudar las expectativas depositadas en ellos. Pero normalmente el daño no es grave, pues las sociedades democráticas cuentan con mecanismos para minimizarlo: en primer lugar, las propias elecciones, que requieren que haya diversas opciones en competencia, y que sea posible la alternancia entre ellas: una democracia en la que siempre gana la misma opción no es una verdadera democracia. La competencia y la alternancia, junto con el principio de no reelección, garantizan que un mal gobernante no pueda durar mucho tiempo en el poder.

Por desgracia, las democracias ideales no existen: las opiniones, juicios y decisiones de los ciudadanos pueden ser manipuladas y sesgadas por información falsa, propaganda, prejuicios ideológicos y la natural tendencia humana a evaluar las cosas más visceral que racionalmente. Quizá por eso Winston Churchill dijo su famosa frase: “la democracia es la peor forma de gobierno, excepto por todas las demás”. El caso extremo es una democracia disfuncional donde las decisiones de los ciudadanos no son más racionales que su decisión de a cuál equipo de futbol apoyar.

La democracia ideal es un sistema de competencia electoral en que los candidatos —y los partidos políticos que los apoyan—, si dan buenos resultados, seguirán obteniendo el apoyo ciudadano. En cambio, las opciones políticas que no den buenos resultados, o que no convenzan, no tendrán oportunidad de gobernar, y pueden llegar a desaparecer. Igual que los mercados, la supervivencia de los organismos en la naturaleza o la ciencia, la democracia es un sistema darwiniano.

Es por eso por lo que Carl Sagan, en su libro El mundo y sus demonios, argumentaba que los hábitos de pensamiento científico —la libre circulación de las ideas, su confrontación con la evidencia y su discusión amplia, racional y crítica— eran esencialmente los mismos que necesita un buen ciudadano en una democracia, y que la educación y la cultura científicas ayudan a tener sociedades más democráticas.

La democracia perfecta es una utopía. Pero los buenos hábitos de pensamiento crítico y racional nos permiten acercarnos, así sea un poco, a este ideal.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en The.Cult.es (Thesauro Cultural) con licencia CC. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura. Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

logolacienciaysusalrededore

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Inagotable Montaigne
    Escrito por
    Inagotable Montaigne La historia de la obra monteñana es ondulante y variable como su pensamiento. Sus ensayos aparecieron en ediciones ampliadas y corregidas por él mismo en 1582 y 1588, tras la primera de 1580. Se sabe…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Callar
    Escrito por
    Callar El verbo callar tiene varias acepciones, todas en torno a dejar de hacer ruido. Puede callar una persona, un violín, una rana o el viento. Una persona calla por conveniencia, por educación, por…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “Led Zeppelin” (1969)
    Escrito por
    “Led Zeppelin” (1969) Led Zeppelin es una de mis bandas favoritas. En el fondo, su momento de mayor creatividad tuvo un lapso de tres años (entre el 69 y el 71) y el resto de su carrera consistió, en…
  • Corelli es Canio
    Escrito por
    Corelli es Canio Canio, de Payasos, fue uno de los primeros papeles debutados por Corelli, en julio de 1953 en las Termas de Caracalla, es decir a apenas dos años de iniciar su profesión, y aunque no lo…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Moby Dick y sus ancestros
    Escrito por
    Moby Dick y sus ancestros "Many are the men, small and great, old and new, landsmen and seamen, who have at large or in little, written of the whale" (Herman Melville) Moby Dick , la obra maestra de Herman Melville,…