Ante la temporada 2018 / 2019 del Real

Ante la temporada 2018 / 2019 del Real Imagen superior: Irina Lungu (Fotografia © Victor Santiago / Bolshoi Opera).

A poco más de un mes del fin de la temporada anterior, con una versión concertada de Thaïs de Massenet (la espléndida Ermonela Jaho como la cortesana de Alejandría) y un imborrable recital de Jonas Kaufmann, el 19 de septiembre reanuda el teatro sus actividades homenajeando a Charles Gounod en su doscientos aniversario natal. Con Faust, naturalmente, en una producción de La Fura dels Baus, por la vía de Alex Ollé, que ya se ofreció hace cuatro años en la Nederlandse Opera de Amsterdam.

Un doble equipo hace florecer las mejores expectativas: Piotr Beczala e Ismael Jordi en el filósofo atacado por picores juveniles, Irina Lungu ya presente en el estreno holandés o Marina Rebeka cual Marguerite, nada menos que tres Méphistophélès a cual más diferente (Erwin Schrott, Luca Pisaroni, Adam Palka), el derroche inesperado de contar en Valentín a Stéphane Degout (a turnos con John Chest), un nuevo alarde de distribución en Siebel (Serena Malfi y Annalisa Stroppa), además del reencuentro de dos viejas glorias mezzosopraniles encargándose de Marthe, nada menos que Diane Montague y Sylvie Brunet Grupposo. Dan Ettinger será la batuta que llevará a buen puerto, con esperanzada seguridad, estas representaciones.

Kaija Saariaho es una compositora finlandesa que tiene la rara habilidad de estrenar óperas que no se convierten en flor de un día sino que luego circulan con mayor o menor incidencia por diversos escenarios aparte de aquel que conoció sus primeras representaciones. Así ocurrió con L’amour de loin que desde el Châtelet parisino (2002) viajó a la English National Opera londinense, Amberes, el Met neoyorkino, Salzburgo o Santa Fe de USA. No está mal para una partitura contemporánea de música escasamente agresiva, incluso agradable aunque de cierta y latosa monotonía. Only the Sound Remains, su cuarta ópera, se estrenó en Amsterdam en marzo de 2016 y al Real llega con Ivor Bolton en el foso (en la ciudad holandesa fue André de Ridder), el mismo montaje de Peter Sellars y sus dos mismos intérpretes: el admirable contratenor Philippe Jaroussky y el atractivo bajo-barítono Davone Tines. Correrán ríos de tinta a cargo de la “intelectualidad” nacional o local incapaces luego de admirar obras mucho más operísticas de Donizetti, Massenet o cualquier otro compositor más ducho en la materia pero menos susceptible de despertar esnobistas entusiasmos.

realoksana

Imagen superior: Oksana Dyka © GM Art & Music.

Veinte años después retorna la pucciniana Turandot que entonces se vio en el montaje londinense de Andrei Serban. Ocupa ahora su espacio el previsible y reiterativo Robert Wilson cuyos trabajos parecen siempre idénticos pero con distinta música de fondo. Por suerte se echa mano del final de Alfano (bien corregido por el implacable Toscanini) y no la del oportunista Luciano Berio. Tres princesas de hielo ya bregadas por escenarios internacionales (Stemme, Theorin, Dyka), otros tantos Calaf (Kunde, Aronica, Jae-Hyoeung Kim), dos sólidas Liù nacionales (Alberola y Auyanet) hacen muy apetecible estas lecturas que dirigirá con su especial pericia Nicola Luisotti.

Para enero, ya mediado el primer mes del 2019, comienza con El oro del Rin la tetralogía wagneriana que se completará en sucesivas ediciones. Se trata de la producción ya vista en el Liceo barcelonés firmada por el gran Robert Carsen contando con la garantía de la dirección orquestal de Pablo Heras-Casado. Wotan es Greer Grimsley como lo fue en el Liceo, de amplia actividad en el papel y en el repertorio del compositor alemán.

realdavidportillo

Imagen superior: David Portillo.

De Wagner a Mozart: Idomeneo, ópera ya habitual en Madrid gracias a los extintos Festivales Mozart y que hace una década asimismo fue objeto de atención por parte del Teatro Real siendo dirigida entonces por el ahora llorado Jesús López Cobos. Un nuevo trabajo mozartiano de Carsen, con Bolton a la batuta y con un doble equipo muy prometedor que presenta la originalidad de encomendar Idamante, normalmente encargado a una mezzosoprano, a un tenor (el norteamericano David Portillo o el italiano Anicio Zorzi Giustiniani).

Si la ópera de la Saariaho supone un estreno en España, La Calisto de Cavalli supone su primera aparición en el Real a los 368 años de su presentación veneciana. Bolton (o Christopher Moulds) y David Alden serán sus responsables al frente de un equipo vocal asociado al mundo barroco como debe ser: Karina Gauvin, Xavier Sabata, Juan Sancho, Monica Bacelli, Tim Mead, Dominique Vise, etc. etc.

El mismo Moulds se medirá luego con otra partitura barroca, la de Dido y Eneas de Purcell, coreografiada por la famosa Sasha Waltz contando con Marie-Claude Chappuis como reina de Cartago y Nikolay Borchev como el inconstante héroe troyano.

En 2002 se disfrutó de un bellísimo trabajo escénico de Giorgio Strehler en torno al Falstaff verdiano. Laurent Pelly toma el relevo con una nueva producción junto a las óperas de Tokio, Burdeos y Bruselas. En el doble reparto hay muchos nombres (muchos de ellos españoles) a destacar a partir de los dos Pancioni: Nicola Alaimo (que no necesitará mucha caracteriación dado su volumen corporal) y Roberto de Candia.

Asher Fisch y Christof Loy (a ver por dónde sale tan peligroso regista) traen un nuevo Strauss a Madrid (que la Zarzuela tuvo en cuenta en 1996 con Ros Marbà), el de Capriccio, tras Elektra, Rosenkavalier, Frau ohne schatten, Die Agystische Helena, Ariadne auf Naxos y Salome (uno de los peores trabajos, quién lo diría, de Carsen). Ya quedan menos Strauss por aparecer… Hay un plantel de cantantes apropiados desde la Condesa Madeleine de la guapa Malin Byström al La Roche de Christof Fischesser. Los dos cantantes italianos, curiosamente, son hispanos: Leonor Bonilla y Juan José de León (mexicano, no confundir con Jorge de León, canario).

realmalinbystrom

Imagen superior: Malin Byström © Peter Knutson. Cortesía de Ann Braathen Artist Management.

Il Trovatore verdiano siempre es bienvenido pese al riesgo que supone poner en pie tan complicada, vocalmente, obra. Francisco Negrín retoma el desafío antes más o menos solventado por Elijah Moshinsky. La lista de los cantantes es sustanciosa por cantidad y cualidad. Ahí va: Agresta, Gerzmava, Harountonian (Leonora), Meli, Pretti (Manrico), Tézier, Rucinski, Platanias (Luna), Lemieux, Semenchuk (Azucena), mientras Tagliavini será el único Ferrando. Ahora a elegir función. Maurizio Benini con su experiencia de foso es una garantía a añadir.

Agrippina de Haendel y Giovanna d’Arco de Verdi merecen solo una versión de concierto. Pero se compensa con creces a observar que, en la primera citada, Joyce DiDonato es la protagonista titular y Nerone Franco Fagioli. La de Verdi servirá para una nueva visita madrileña de Plácido Domingo, cual el gruñón padre de la visionaria Juana de Donremy, junto al elegante Michael Fabiano y la siempre cuidadosa Carmen Giannatassio.

No es precisamente una ópera sino más bien una cantata con visos escénicos La peste de Roberto Gerhard, sobre la inquietante novela de Camus, programada para tres funciones del mes de junio junto a la Sinfonia da Requiem de Britten. Cuenta con la dirección de Juanjo Mena y la voz del tenor Toby Spence ya conocido por el público madrileño tras La flauta mágica, Billy Budd, The rape of Luretia y The Rake’s Progress.

relbrynterfel

Imagen superior: Bryn Terfel © Adam Barker / DG.

Hay ballet, que no falte, y un nuevo capítulo Voces del Real: sopranos veteranas como la imbatible Mariella Devia o jóvenes cual la seductora Sonya Yoncheva; la cuerda tenoril está representada por el exquisito José Bros en repertorio zarzuelero; Bryn Terfel ese huracán bajo baritonal arrasará como siempre lo consigue en cada actuación; el delicado contratenor Max Emanuel Cencic dará muestra de su repertorio con Haendel y Porpora asistido por Armonia Atenea y Petrou; y el concienzudo artista que es Matthias Goerne con su habitual Schubert y un inesperado Chaikovsky. Para diversas inquietudes y gustos.

En las naves del Matadero se ofrecerá Com que voz de Stefano Gervasoni con textos de Luis de Camoens (el de la epopeya Os Lusíadas) y fados de la inmensa Amalia Rodrigues, rara pero puede que atractiva mezcolanza.

Copyright del artículo © Fernando Fraga. Reservados todos los derechos.

Fernando Fraga

Es uno de los estudiosos de la ópera más destacados de nuestro país. Desde 1980 se dedica al mundo de la música como crítico y conferenciante.

Tres años después comenzó a colaborar en Radio Clásica de Radio Nacional de España. Sus críticas y artículos aparecen habitualmente en la revista Scherzo.

Asimismo, es colaborador de otras publicaciones culturales, como Cuadernos Hispanoamericanos, Crítica de Arte, Ópera Actual, Ritmo y Revista de Occidente. Junto a Blas Matamoro, ha escrito los libros Vivir la ópera (1994), La ópera (1995), Morir para la ópera (1996) y Plácido Domingo: historia de una voz (1996).

Es autor de las monografías Rossini (1998), Verdi (2000), Simplemente divas (2014) y Maria Callas. El adiós a la diva (2017).

En colaboración con Enrique Pérez Adrián, escribió para Alianza Editorial Los mejores discos de ópera (2001) y Verdi y Wagner. Sus mejores grabaciones en DVD y CD (2013).

Copyright de la fotografía © Blas Matamoro.

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • El protagonista es el macguffin
    Escrito por
    El protagonista es el macguffin Los teóricos y gurús del guión proponen diferentes estructuras con cualquier número de actos, aunque suelen preferir tres (Field, McKee, Seger), cuatro (Thompson) o cinco, siguiendo, se supone (pero sólo se supone) el modelo shakesperiano.…
  • Nosotros, los medievales
    Escrito por
    Nosotros, los medievales En 1973, un grupo de intelectuales italianos –Umberto Eco, Furio Colombo, Francesco Alberoni y Giuseppe Sacco– se reunieron en un volumen colectivo estudiando cómo el mundo posmoderno adquiría ciertos rasgos similares a los de la…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Genes, razas y racismo
    Genes, razas y racismo El tema de las razas humanas siempre levanta polémica. Y resurge periódicamente. En 1994 un libro llamado La curva de campana (The bell curve), del psicólogo Richard Herrnstein y el politólogo Charles Murray, ambos estadounidenses, causó…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • El paraíso perdido
    Escrito por
    El paraíso perdido "‒Mamá, ¿por qué debemos ir a misa? Yo no quiero ver a toda esa gente, no quiero que me hablen, no quiero darles dos besos: huelen mal, mamá. Por favor, mamá, por favor... ‒Debes aprender,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Una hora con Calderara
    Escrito por
    Una hora con Calderara Giacinto Calderara fue un compositor que vivió entre 1729 y 1803 y trabajó durante 54 años en Asti, estrenando algunas óperas que gozaron del esperado éxito como el Ricimero, ofrecida por vez primera en el…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia