Crítica: "Mentes poderosas" ("The Darkest Minds", Jennifer Yuh Nelson, 2018)

El éxito de la saga novelesca y cinematográfica protagonizada por Harry Potter volvió a popularizar la literatura destinada a eso que los anglosajones llaman young adult, es decir, adolescentes (y alrededores).

Finalizada la historia del joven mago, todo el mundo ha querido tomar el relevo, o al menos, sacar tajada con series de novelas y consiguientes adaptaciones a película, protagonizadas por algún chaval o chavala cuyo destino es encabezar alguna revuelta contra adultos opresores. Nada nuevo bajo el sol, si bien esta variedad novelesca-peliculera adopta ciertas características temáticas y estéticas propias en el siglo XXI. La principal, y más chocante, es que no buscan la diversión.

mentes2

La sombra del 11-S es alargada y lo oscureció todo, quizá para siempre, así que las aventuras de estos héroes y heroínas tienden a tener toques sombríos que, más que deprimentes, resultan insulsos y aburridos.

Al final, estos libros y films no dejan de ser una acumulación de clichés de la ciencia ficción o de los cómics de toda la vida, pero encajados en una plantilla a rellenar: protagonista apocado pero en el fondo poderoso, triángulos amorosos, violencia y terror de bajo nivel, revelación de secretos que se ven venir a la legua, ambientes y sociedades que siguen numerosas reglas (con vistas a posteriores juegos de rol), cantos a la amistad y lucha armada por la libertad.

mentes1

Lo más importante a la hora de hablar de una película como Mentes poderosas es señalar que no va destinada al público adulto. Es más, los lectores de la saga escrita por Alexandra Bracken son el único público objetivo. La idea de películas como esta o como La quinta ola (J. Blakeson, 2016) es hacer dinero fácil con producciones más bien baratas, sin repartos estelares, teniendo en mente que todos los chavales (y especialmente chavalas) que leen los libros van a acercarse al cine a ver qué han hecho con sus adoradas novelas. Si la jugada sale más que rentable, se harán más. Si no, mala suerte.

Para los que no son fans, esto no es más que otro Juegos del hambre con mutantes comiqueros, en el que uno sabe qué va a pasar a cada momento, incluyendo los supuestos giros de guión, y donde la única diversión consiste en reírse de la ineptitud de los malos de turno (el ejército más chapucero desde los vietnamitas de las películas de Chuck Norris).

Por lo demás, el film consiste en largos diálogos de pura exposición con los que se nos explica cómo funciona el mundo distópico en el que transcurre la historia y se presenta a los personajes. Curiosamente, aunque seguimos a la protagonista (Amandla Stenberg) durante toda la película, su personaje nunca llega a estar bien definido, con un comportamiento errático y unos objetivos que no llegan a estar claros. Aunque, si lo pensamos, es una adolescente. Eso tiene sentido.

Sinopsis

Cuando unos adolescentes desarrollan misteriosamente unas poderosas habilidades, son declarados una amenaza por el gobierno y detenidos. Con dieciséis años, Ruby, una de las jóvenes más poderosas que jamás se han encontrado, escapa de su encierro y se une a un grupo de adolescentes fugitivos que buscan un refugio seguro. Pronto su nueva familia se da cuenta de que, en un mundo en el que los adultos en el poder les han traicionado, escapar no es suficiente, y deberán iniciar una resistencia usando sus poderes para volver a tener el control de su futuro.

Copyright del artículo © Vicente Díaz. Reservados todos los derechos.

Copyright del artículo © 21 Laps Entertainment, 20th Century Fox. Reservados todos los derechos.

Vicente Díaz

Periodista, crítico de cine y especialista en cultura pop. Es autor de diversos estudios en torno a géneros cinematográficos como el terror y el fantástico. Entre sus especialidades figuran la historia del cómic, el folletín y la literatura pulp.

Es coautor del libro 2001: Una Odisea del Espacio. El libro del 50 aniversario (Notorius Ediciones, 2018).

launicaperfil

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • "A Juliana", de Jeffrey Aspern
    Escrito por
    "A Juliana", de Jeffrey Aspern Gracias a los cuentos y novelas de Henry James conocemos la existencia de muchos escritores cuyas obras son muy difíciles de encontrar, como Hugh Vereker (La figura en la alfombra), Neil Paraday (La muerte del león), Ralph Limbert (La…
  • El pintor Vicente López
    Escrito por
    El pintor Vicente López Parcialmente, la obra de Vicente López (1772 - 1850), pintor de cámara del rey en tiempos de Fernando VII, coincide con la de Goya. Algunos de sus modelos son comunes. Rasgos y jerarquías se reconocen…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • ¡Al diablo las leyes!
    ¡Al diablo las leyes! Hay quien piensa que las leyes humanas están hechas para violarse. Pero al menos queda el consuelo de pensar que sicarios, funcionarios corruptos y ciudadanos gandallas no pueden sustraerse a las leyes naturales,…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Rosa Rossi
    Escrito por
    Rosa Rossi Cuentan, quienes compartieron trayectoria vital con ella, que Rosa Rossi (1928-2013), la Mamma del hispanismo italiano, tenía una voz bellísima. Una voz que hablaba un italiano cristalino y un español más que correcto. La Rossi,…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • El maestro Kuhlau
    Escrito por
    El maestro Kuhlau Para cualquier estudiante de piano de estos dos siglos precedentes, el nombre de Friedrich Kuhlau (1786-1832) resulta más que familiar, ya que sus estudios han fatigado los atriles de incontables casas y conservatorios. Mucho menos…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Una zorra disfrazada de erizo
    Escrito por
    Una zorra disfrazada de erizo Entre los numerosos y aparentemente inútiles ornamentos que abarrotan mi escritorio se encuentra una pequeña concha fósil con el siguiente rótulo: “Pelecípodo, Cretácico, Ojinaga, Chihuahua, diciembre 1976”. Se trata de una valiosa prenda personal que…

etimologia