Cristo según Perosi

Con su habitual rapidez, monseñor Lorenzo Perosi estrenó su oratorio Jerusalén en abril de 1900, habiéndolo comenzado en enero, a bordo del tren que lo llevaba de Venecia a Milán.

La popularidad ya adquirida le permitió hacerlo en el enorme Salón que llevaba su nombre, en la capital lombarda, con el aparatoso dispositivo del caso: dos coros, una gran orquesta, cobres fuera de escena, dos arpas y tres solistas vocales.

Perosi, entre sus muchas habilidades, tenía la de convertir los textos de las Escrituras en libretos dramáticos, sin perder la compostura oratorial que sus obras exigían. No son óperas, pero hay en ellas elementos de acción y personajes que alcanzan el borde de los escenarios.

En Jerusalén se trata de la llegada de Cristo a la ciudad donde será juzgado y martirizado. Cristo es una figura de la trama y Perosi lo hace cantar junto a los coros, que son también personas, y los diversos nombres episódicos que el Evangelio convoca en su relato.

La fórmula perosiana es clara y eficaz: sintetiza la grandiosidad del oratorio barroco con los recursos del oratorio romántico, todo ello servido por su conocimiento de la música eclesial antigua, desde el gregoriano y la polifonía renacentista hasta la recitación inmemorial de las liturgias romanas. Su orquestación prudente y efectiva provee de atmósferas a los distintos cuadros y da diversa textura a las viñetas: intimidad, reflexión, tumulto, estremecimiento, apoteosis.

Vale la pena, a la luz de estas exhumaciones perosianas cumplidas en tierras de las Marcas de Italia, hacer un repaso al conjunto de estas partituras (Moisés, El Juicio Universal, La Transfiguración de Jesucristo, Las Siete Palabras de Cristo en la Cruz). Su arquitectura nos revelará todo un mundo.

Disco recomendado: Lorenzo Perosi (1872-1956): Gerusalemme (Oratorio) / Marco Camastra, Gianni Puddu, Emidio Guidotti. Orchestra Filarmonica Marchigiana. Dir.: Arturo Sacchetti / Bongiovanni / Ref.: GB 2355-2 (1 CD)

Copyright del artículo © Blas Matamoro. Este artículo se publica en TheCult.es (Thesauro Cultural) por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

Blas Matamoro

Ensayista, crítico literario y musical, traductor y novelista, Blas Matamoro es un pensador admirado en todo el ámbito hispanohablante.

Nació en Buenos Aires y reside en Madrid desde 1976. Ha sido corresponsal de La Opinión y La Razón (Buenos Aires), Cuadernos Noventa (Barcelona) y Vuelta (México, bajo la dirección de Octavio Paz).

Dirigió la revista Cuadernos Hispanoamericanos entre 1996 y 2007, y su repertorio de ensayos incluye, entre otros títulos, La ciudad del tango; tango histórico y sociedad (1969), Borges y el juego trascendente (1971), Saint-Exupéry: el principito en los infiernos (1979), Saber y literatura: por una epistemología de la crítica literaria (1980), Genio y figura de Victoria Ocampo (1986), Por el camino de Proust (1988), Lecturas americanas (1990), El ballet (1998), Schumann (2000), Rubén Darío (2002), Puesto fronterizo. Estudios sobre la novela familiar del escritor (2003), Lógica de la dispersión o de un saber melancólico (2007), Novela familiar: el universo privado del escritor (Premio Málaga de Ensayo, 2010) y Cuerpo y poder. Variaciones sobre las imposturas reales (2012)

En el campo de la narrativa, es autor de los libros Hijos de ciego (1973), Viaje prohibido (1978), Nieblas (1982), Las tres carabelas (1984), El pasadizo (2007) y Los bigotes de la Gioconda (2012).

Entre sus trabajos más recientes, figuran la traducción, edición y prólogo de Consejos maternales a una reina: Epistolario 1770-1780 (Fórcola, 2011), una selección de la correspondencia entre María Teresa I de Austria y María Antonieta de Francia; la edición de Cartas sobre Luis II de Baviera y Bayreuth (Fórcola, 2013), de Richard Wagner; y la edición de Mi testamento (Fórcola, 2013), de Napoléon Bonaparte. Asimismo, ha publicado el ensayo El amor en la literatura (2015) y Alejo Carpentier y la música (2018).

En 2010 recibió el Premio ABC Cultural & Ámbito Cultural. En 2018 fue galardonado con el Premio Literario de la Academia Argentina de Letras a la Mejor Obra de Ensayo del trienio 2015-2017, por Con ritmo de tango. Un diccionario personal de la Argentina.

DECLINACION

Artículos relacionados (por etiqueta)

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Madame Du Deffand
    Escrito por
    Madame Du Deffand En el siglo XVIII uno de los géneros literarios más interesantes era el epistolar. Todo el mundo escribía cartas y ¡qué cartas! Sobre todo las de las mujeres. Creo que la obra literaria favorita de…
  • Borges: Biblioteca de Babel
    Escrito por
    Borges: Biblioteca de Babel El mundo referencial de Borges es mínimo; su capacidad anecdótica, imperceptible; la ausencia de notas corporales en su literatura la empuja a la aridez del desierto que rodea al anacoreta; su obsesionante recaída en lo…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • El pez que camina
    El pez que camina Es un lugar común, cuando se habla de evolución, mencionar cómo los peces “desarrollaron patas para salir del agua”. Incluso, el famoso “Darwin fish”, un pez similar al usado como símbolo del catolicismo,…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Leonora en el infierno
    Escrito por
    Leonora en el infierno Esta fotografía no pertenece a ninguna ciudad alemana en plena era nazi. Esta fotografía se hizo en el Madrid de la posguerra y pertenece a la Gran Vía madrileña, entonces rebautizada como José Antonio, a…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

  • "Predators" (2010), de Nimrod Antal
    Escrito por
    "Predators" (2010), de Nimrod Antal En 2010, tras dos crossovers que es mejor no tener en cuenta ‒Alien contra Depredador y su secuela‒, al fin llegó a las pantallas la tercera entrega de la saga de los cazadores interplanetarios. Predators…

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Cetáceos
    Escrito por
    Cetáceos Allá a comienzos de los 90 navegaba en un buque gasolinero de Campsa. Un buen trabajo, la verdad. Tranquilo, costeando por toda la costa española mediterránea. Cargando en las refinerías, descargando en Barcelona, Valencia, Alicante,…