Tucci, pucciniana

Conocimos a la soprano romana Gabriella Tucci a través de la dulce Glauce que grabó al flanco de la Medea de Callas en 1959. Luego la reencontramos como Leonora de Trovatore dando en 1964 réplicas de estatura frente al Manrico exuberante de Franco Corelli. Y fue precisamente como heroína verdiana como la cantante se impuso en los principales teatros del mundo, en especial el Met neoyorkino, donde cantó veinte personajes diferentes durante trece temporadas consecutivas.

De su faceta pucciniana se desconocía bastante, a pesar de llegar los ecos de su gira al Bolshoi con la Scala en 1964 como Liù y en compañía del Calaf de Bruno Prevedi y la imponente Turandot de Birgit Nilsson, quizás la mejor protagonista de toda la historia.

El sello Myto nos propuso para remediar vacíos la Butterfly de Tucci, cantada en el Met dos años después de haberse presentado allá precisamente con la delicada japonesita, una Cio-Cio-San que retomaba el relevo de Licia Albanese y Dorothy Kirsten y preparaba el camino a Renata Scotto y Teresa Stratas.

La voz de Tucci se mantiene dentro de la tradicional soprano lírica italiana por colorido, extensión y calidez, manejada por una artista asimismo dentro de los cauces habituales de sus compatriotas meridionales.

Tuvo que bregar con colegas más dotadas o con una personalidad más definida o rica, como Callas, Tebaldi, Carteri o Stella, por citar sólo a cuatro de las más directas rivales, nacidas todas a lo largo de la década de los veinte del pasado siglo. Pese a ello hizo una carrera muy meritoria y esta Butterfly le hace completa justicia.

Tucci domina el recitativo y la sentimentalidad del cosmos pucciniano, tal como demuestra en esta Cio-Cio-San, a la que logra trasmitir esa tensión especial que necesita el personaje, al que hace crecer y desarrollarse ante nuestros oídos utilizando la astucia propia de una inteligente actriz y el bagaje musical de una preparada cantante, evitando así los tiempos muertos, el aburrimiento o la cursilería, errores o limitaciones en los que caen no pocas otras sopranos más célebres que ella.

Además, valga el dato como ejemplo de la prodigalidad del registro, da la opcional nota aguda de la página de entrada, bellísima, atacada en piano y reforzada paulatinamente. En toda esta tarea, la Tucci está ayudada, sin duda, por la sabia dirección de un profesional de la categoría y experiencia de Fausto Cleva y por un reparto muy del Met, incluyendo al bien digno Sharpless de Clifford Harvuot, quien responde merecidamente a esta oportunidad brindada, tras haberle normalmente distribuido y escuchado en roles de comprimarios.

Otro comprimario de lujo es el Goro, de impecable caracterización, del tenor norteamericano Andrea Velis, otro de los grandes pilares de los repartos metropolitanos.

A la hora de elegirle un Pinkerton, se le buscó a la Tucci uno de lujo, Carlo Bergonzi, y la pareja logra un instante de la mejor magia pucciniana en el bellísimo dúo que cierra el acto primero. El magnífico sonido da mayor vigor a la oportunísima publicación.

Disco recomendado: G.Puccini: Madama Butterfly / Gabriella Tucci, Carlo Bergonzi, Clifford Harvuot, Helen Vanni, Andrea Velis. Orquesta y Coro del Metropolitan (New York). Dir.: Fausto Cleva (1962) / MYTO / Ref.: 2MCD045302 (2 CD)

Copyright del artículo © Fernando Fraga. Este artículo se publica en TheCult.es (Thesauro Cultural) por cortesía del autor y de Diverdi. Reservados todos los derechos.

Fernando Fraga

Es uno de los estudiosos de la ópera más destacados de nuestro país. Desde 1980 se dedica al mundo de la música como crítico y conferenciante.

Tres años después comenzó a colaborar en Radio Clásica de Radio Nacional de España. Sus críticas y artículos aparecen habitualmente en la revista Scherzo.

Asimismo, es colaborador de otras publicaciones culturales, como Cuadernos Hispanoamericanos, Crítica de Arte, Ópera Actual, Ritmo y Revista de Occidente. Junto a Blas Matamoro, ha escrito los libros Vivir la ópera (1994), La ópera (1995), Morir para la ópera (1996) y Plácido Domingo: historia de una voz (1996).

Es autor de las monografías Rossini (1998), Verdi (2000), Simplemente divas (2014) y Maria Callas. El adiós a la diva (2017).

En colaboración con Enrique Pérez Adrián, escribió para Alianza Editorial Los mejores discos de ópera (2001) y Verdi y Wagner. Sus mejores grabaciones en DVD y CD (2013).

Copyright de la fotografía © Blas Matamoro.

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Shakespeare, el vulgar
    Escrito por
    Shakespeare, el vulgar En la mejor defensa que probablemente se ha hecho de Shakespeare, Samuel Johnson enumera en su Prefacio a las obras del dramaturgo isabelino una lista casi interminable de sus defectos. Uno de esos defectos es su vulgaridad: “Nunca pasa…
  • Lo auténticamente falso
    Escrito por
    Lo auténticamente falso Las falsificaciones e imitaciones suelen conmover las más lucidas tardes en las salas de remate y anticuarios. La diferencia de precio entre lo auténtico y lo inauténtico es enorme y, en ocasiones, difícil de establecer.…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • La filoxera y sus delitos
    Escrito por
    La filoxera y sus delitos Las primeras vides afectadas lo fueron en Pujault (Gard, Francia) en 1863. La plaga siguió extendiéndose por ese país y algo más tarde por el resto de Europa. Cinco años después el botánico…

Trestesauros500

Vlynn, CC

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Victor Herbert, un inventor del glamour
    Escrito por
    Victor Herbert, un inventor del glamour El escritor argentino Manuel Puig decía que el glamour de Hollywood provenía de la Europa Central anterior a la guerra de 1914 y que bastaba con comprobarlo viendo la iluminación nocturna de Budapest. Podría agregarse…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • El dodo, ¿un pájaro bobo?
    Escrito por
    El dodo, ¿un pájaro bobo? A finales del siglo XVII la isla Mauricio, un pequeño pedazo de paraíso perdido en el Océano Índico, fue testigo de la extinción de uno de sus habitantes endémicos, el dodo, paradigma de la extinción…

etimologia