"La rebelión de las masas", de José Ortega y Gasset

José Ortega y Gasset (1883-1955) es uno de los filósofos españoles más importantes del siglo XX, y uno de los que ha alcanzado mayor reconocimiento universal. La evolución de su pensamiento coincide en buena medida con sus sucesivas experiencias vitales, y estas a su vez no pueden entenderse sino en el marco de las grandes transformaciones que tendrían lugar en España durante la primera mitad del siglo.

Como en la gran mayoría de los intelectuales de su época, el impacto de la crisis de 1898 fue crucial para definir sus inquietudes. Aunque Ortega suele ser adscrito a la Generación de 1914, su preocupación por la mejora y el progreso del país se alinea con las aspiraciones regeneracionistas, lo que se ve reflejado en las fructíferas relaciones que cultivó con exponentes destacados de estas ideas. Se convirtió pronto en un referente del liberalismo reformista español, defendiendo la necesidad de que la monarquía alfonsina evolucionara hacia un sistema plenamente democrático. De ahí su oposición a la dictadura de Primo de Rivera y su temprano apoyo a la Segunda República, de la que sin embargo terminó distanciándose. Durante la guerra civil se exilió y no regresó a España hasta años después. Su influencia, decisiva en vida, continúa hasta la actualidad.

La rebelión de las masas, publicada como serie de artículos entre 1929 y 1930, se inscribe en un contexto político convulso, en una Europa conmocionada por el auge del fascismo y del comunismo, donde no pocos pensadores plantearon la inadecuación del sistema liberal democrático para afrontar los problemas existentes.

Ortega se hace eco de este ambiente y articula una crítica severa contra el que, según entiende, es el espíritu de su tiempo: el espíritu del hombre-masa. Por "masa", tal como él mismo aclara, no se hace referencia a una determinada clase social o grupo de personas, sino a una mentalidad que se ha erigido en dominante en las sociedades occidentales y que hace peligrar sus bases como civilización. Aupada por la prosperidad económica y las libertades conquistadas por el liberalismo del siglo XIX, la masa no ha estado a la altura de tales desarrollos y no ha adquirido las virtudes ni el carácter necesarios para conservarlos. Al contrario: lo que predomina es una creciente vulgaridad, una perpetua autocomplacencia (el "señorito satisfecho") y una incapacidad para asumir las propias limitaciones. Todo ello conduce al rechazo de cualquier forma de autoridad, incluida la del conocimiento y la razón, con el inevitable corolario de una predisposición a la imposición violenta de las opiniones sin mediar argumentación.

JosOrtegayGasset2

Las consecuencias del predominio de las masas en la sociedad no son, por tanto, difíciles de discernir: los movimientos políticos de moda son sus claros herederos, y la destrucción y barbarie que ocasionan no son sino el resultado de aquel mismo espíritu. Ortega se posiciona en contra del fascismo, el comunismo y corrientes de semejante índole (al margen de su posición en el espectro derecha-izquierda), pues las considera responsables de la paulatina desaparición del ethos liberal europeo. Aunque también se critican algunas imperfecciones del liberalismo tradicional (el propio Ortega reconocerá que es preciso superarlo), lo cierto es que, leída en su conjunto, la obra evidencia claramente la adscripción del autor al mismo, quizá no en todos sus aspectos políticos, pero sí en la mentalidad y en la idea básica de lo que una sociedad civilizada debe ser.

El diagnóstico de Ortega es lúcido al diseccionar las tendencias sociales que influyeron de forma decisiva en el crecimiento del totalitarismo. Sin embargo, se echa en falta un análisis más profundo y detallado de la naturaleza de las masas y sus peligros. Al mismo tiempo, existe una fuerte carga de pesimismo y determinismo histórico en la obra que, a mi juicio, en ocasiones le resta calidad e impide al autor un tratamiento más extenso de los remedios con los que contrarrestar los males que señala. Pese a todo, son innegables el genio de Ortega y su clarividencia a la hora de prevenir contra un rumbo que a la postre se revelaría catastrófico.

Copyright del artículo © Antonio Mesa León. Reservados todos los derechos.

Antonio Mesa León

Antonio Mesa León (Sevilla, 1993). Graduado en Derecho y ADE (Universidad de Sevilla, 2016). Máster en Abogacía y LLM, IE Law School (Best Student Award y Dean´s List 2018).

www.linkedin.com/in/antonio-mesa-leon/

Sitio Web: elaprendizdecaton.blogspot.com.es/

Social Profiles

LinkedIn

logonegrolibros

Trestesauros500

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

Cartelera

  • Crítica: "Slender Man" (Sylvain White, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "Slender Man" (Sylvain White, 2018) Alvin Schwartz, investigador y recopilador de leyendas folclóricas y urbanas (muy recomendables sus Scary Stories to Tell in the Dark), mostraba su sorpresa al descubrir que una de esas historias, referente a un fantasma y…
  • Crítica: "El apóstol" (Gareth Evans, 2018)
    Escrito por
    Crítica: "El apóstol" (Gareth Evans, 2018) Causa cierta frustración que las nuevas películas de directores a los que admiramos se estrenen directamente en plataformas digitales. Sucede con El apóstol, un film cuyos encuadres y escenarios piden a gritos una pantalla cinematográfica…

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Mascagni medievalista
    Escrito por
    Mascagni medievalista Para su décima ópera, Isabeau, Mascagni acudió a un tema medieval, servido por Luigi Illica (el libretista pucciniano) que tomó libremente, nada menos que de la leyenda de Lady Godiva, la mujer que se subió…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC