Juana, Sofonisba e Isabella

Juana, Sofonisba e Isabella Imagen superior: "Juana de Austria y una niña" (1561-1562), de Sofonisba Anguissola (Isabella Stewart Gardner Museum, Boston).

De pie, hierática, vestida íntegramente de negro, excepción hecha de la cofia blanca propia de viuda, la joven mujer apoya su mano izquierda sobre una niña, lujosamente ataviada, mientras que su mano derecha, enguantada, sostiene un abanico.

Es Juana de Austria, hija menor del emperador Carlos I de España y V de Alemania, retratada por una mujer, Sofonisba Anguissola. Un cuadro que, confundido con un Tiziano, debido a la maestría del trazo con que fue ejecutado, se conserva en el Isabella Stewart Gardner Museum de Boston. Un museo debido íntegramente a una mujer, Isabella Stewart, rica heredera de una familia irlandesa, dedicada al negocio minero, que invirtió buena parte de su fortuna en atesorar arte. Una destacada patrona de las artes, Isabella, que viajó por todo el mundo durante décadas, comprando pinturas, esculturas, muebles, textiles, dibujos, plata, cerámica, libros y manuscritos. Cerca de 2.500 objetos que expuso, a comienzos del siglo XX, en un museo especialmente construido para ello.

Tres mujeres unidas por el arte. Una princesa castellana, Juana; una pintora italiana, Sofonisba; una patrona americana, Isabella. Y un cuadro, en apariencia inocente, aunque repleto de significado.

Se calcula que Sofonisba pintó a Juana a comienzos de la década de 1560, una vez concluida la regencia y estrenada su nueva condición de mater familias de la dinastía. Un papel destinado a elaborar un icono de mujer adusta, religiosa y comprometida con los intereses del linaje. De ahí la imagen adoptada por Juana: vestido negro y cofia blanca. Pero, además, el cuadro incorpora dos detalles insignificantes, a simple vista. En su mano izquierda, Juana lleva un abanico. Un abanico plegable. Si desconocemos el origen de los abanicos en las cortes castellana y portuguesa de la Edad Moderna, podríamos pensar que es un atributo propio de la mujer castiza. Nada más lejos de la realidad histórica.

El sentsu o abanico plegable, tal y como hoy lo conocemos, es originario de Japón. Símbolo de poder y estatus social, los samuráis lo llevaban sujeto en su mano izquierda. Circunstancia que no pasó desapercibida para los mercaderes portugueses que visitaron, por primera vez, las exóticas tierras orientales. Manuel I de Portugal, abuelo de Juana, instauró la afición por los objetos exóticos que comenzaron a llegar de Oriente, tras el descubrimiento (1499) de nuevas rutas comerciales que conectaban de manera directa a Portugal con Asia, África y América. De esta forma, el abanico sujeto por Juana es la muestra más clara del poder por ella ostentado. El hecho de ser sujetado con la mano izquierda tampoco es casual: sólo las esposas de príncipes herederos y madres de futuros monarcas gozaban de semejante privilegio. Y Juana lo era.

Pero hay más. Juana apoya su mano derecha sobre el hombro de una pequeña dama. Una niña que, por su lujoso vestido, pertenecía a una familia de abolengo, dentro de la nobleza castellana. Una niña que porta, en su mano derecha, tres rosas, símbolo de los votos de castidad, pobreza y obediencia. Alusión clara al monasterio fundado por Juana y a su papel como jardinera, creadora de un jardín espiritual de jóvenes doncellas destinadas a la vida contemplativa y, no lo olvidemos, al desarrollo intelectual, protegidas dentro de los muros del convento, alejadas del peligro que suponía el matrimonio, con los consiguientes embarazos y problemáticos partos que acababan, no pocas veces, con la vida de tantas mujeres, en plena juventud.

Es en este universo femenino, cargado de simbología, donde debe incluirse la pasión de Juana de Austria por las aguas destiladas. Aguas de rosas, elaboradas por métodos alquímicos. Aguas fabricadas en los destilatorios reales de Aranjuez. Aguas que nunca debían faltar entre los bienes más queridos de Juana, consumidora habitual. Porque la alquimia, junto a la cofia blanca de viuda y el abanico japonés conforman, y de qué manera, los atributos propios de una mujer poderosa, una virago renacentista que, aunque sometida a los designios masculinos de su estirpe, siempre buscó la forma de autoafirmarse, el lugar donde desarrollar su mundo propio.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Pensar consiste en digitalizar
    Escrito por
    Pensar consiste en digitalizar Cuando convertimos una señal analógica en una señal digital, perdemos en el proceso los umbrales más bajos o más altos, o si se prefiere los redondeamos en ceros (0) y unos (1). El conversor digital convierte lo…
  • La ópera, peligro público
    Escrito por
    La ópera, peligro público Estos días he estado conversando con mi amigo Bernd, un alemán que a veces recala en España. Intenté vanamente que me hablara del asunto Volkswagen, de los asilados, de la entente de Merkel con los…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • La valentía de Rosario de Acuña
    Escrito por
    La valentía de Rosario de Acuña Rosario de Acuña tenía cincuenta y nueve años cuando escribió "La jarca de la Universidad", uno de los artículos más duros salidos de una pluma femenina. Era el 22 de noviembre de 1909 cuando el…

Cartelera

Cine clásico

  • El rojo sienta bien a las rubias
    Escrito por
    El rojo sienta bien a las rubias Una de las primeras escenas de Crimen perfecto, la hitchcokiana película de 1954, nos presenta a su protagonista, Grace Kelly (que no era todavía, como es obvio, Gracia Patricia de Mónaco) con este vestido rojo…

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • La ruina de la música
    Escrito por
    La ruina de la música En la ciudad de Nueva York, a un saxofonista clásico al que conozco le pidieron que tocase en vivo para un evento en una tienda grande y exitosa, que vende computadoras, teléfonos y otros equipos…
  • Glinka como pianista
    Escrito por
    Glinka como pianista La obra operática y sinfónica de Mijaíl Glinka no deja oír –nunca mejor dicho– su tarea como compositor para el piano. Y ello, en contra de su vocación y su oficio, que lo acompañaron toda…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia