La lucha por no engañarnos

La lucha por no engañarnos Imagen superior: TotumRevolutum, Pixabay. CC.

El gran físico y premio Nobel Richard Feynman dijo alguna vez que “El primer principio [de la ciencia] es no engañarte a ti mismo… y tú eres la persona más fácil de engañar”.

En efecto: por más que los humanos nos sintamos orgullosos de nuestra naturaleza racional, lo cierto es que nuestro cerebro, debido a la forma como evolucionó por selección natural para favorecer nuestra supervivencia, es susceptible de engañarse a sí mismo con mucha facilidad.

Así como otras especies cuentan con distintas herramientas para sobrevivir, como la fuerza o la resistencia, la especie humana se ha distinguido por su capacidad de comprender el mundo que habita, y por predecirlo y manipularlo de forma cada vez más amplia y precisa.

El mundo moderno es producto, en gran parte, de la ciencia y de la tecnología que aquella hace posible. A su vez, esa ciencia es un refinamiento de la capacidad racional de entender el mundo que desarrolló nuestra especie.

Pero, en su afán por entender, explicar y predecir nuestro entorno natural, nuestro cerebro suele con frecuencia cometer errores. Su primer impulso, ante algún fenómeno, es generar alguna explicación del mismo. Y muchas veces la primera explicación disponible basta para saciar su necesidad de entender. Así, antiguamente explicábamos los rayos pensando que eran arrojados por dioses, o las enfermedades como hechizos lanzados por brujos. Y nos bastaba con eso.

Con el tiempo, hemos ido desarrollando más y mejores herramientas mentales para buscar explicaciones que no sólo nos sirvan para entender de cualquier manera el mundo, sino que sean confiables: resistan ser sometidas a prueba al compararlas con otras explicaciones, para quedarnos con la mejor. Con la que no sólo explique más casos, sino que permita predecir casos futuros.

¿Cómo lo hacemos? Recurriendo al pensamiento crítico: la combinación de observaciones rigurosas, pensamiento lógico y, sobre todo, el uso de la evidencia. El hábito de comparar nuestras explicaciones —nuestras hipótesis— con la evidencia disponible, y desecharlas si no concuerdan con ésta, constituye la base del pensamiento crítico. Y éste, a su vez, es la raíz de la ciencia… además de una herramienta indispensable en toda sociedad democrática.

En cierto modo, y siguiendo a Feynman, podríamos decir que el desarrollo de la ciencia ha sido la historia de nuestra larga lucha por dejar de engañarnos nosotros mismos, y tratar de entender cómo es realmente el universo que nos rodea, a través del pensamiento crítico.

Copyright © Martín Bonfil Olivera. Artículo publicado previamente en "¿Cómo ves?", revista mensual de la Dirección General de Divulgación de la Ciencia de la UNAM, y reproducido en The.Cult.es (Thesauro Cultural) con licencia CC. Reservados todos los derechos.

Martín Bonfil Olivera

Martín Bonfil Olivera, mexicano, es químico farmacéutico biólogo y estudió la maestría en enseñanza e historia de la biología de la Facultad de Ciencias, ambas en la UNAM.

Desde 1990 se ha dedicado a la divulgación de la ciencia por escrito. Colaboró en los proyectos del museo de ciencias Universum y el Museo de la Luz, de la UNAM. Es autor de varios libros de divulgación científica y hasta 2008 fue editor de libros y del boletín El muégano divulgador.

Ha sido  profesor de la Facultad de Ciencias de la UNAM y la Escuela de Periodismo Carlos Septién García. Ha colaborado regularmente en varias revistas (Milenio, Cambio, Los universitarios) y periódicos (La Jornada, Crónica, Reforma). Actualmente escribe la columna semanal “La ciencia por gusto”, que aparece los miércoles en Milenio Diario (puede consultarse en el blog La Ciencia por Gusto), además de escribir mensualmente la columna “Ojo de mosca” para la revista ¿Cómo ves?

Ha colaborado también en el canal ForoTV y en los programas de radio Imagen en la Ciencia e Imagen Informativa, de Grupo Imagen, Hoy por hoy, de W Radio, y actualmente Ecléctico, en la estación de radio por internet Código Radio, del gobierno del DF, con cápsulas de ciencia.

En 2004 publicó el libro La ciencia por gusto, una invitación a la cultura científica (Paidós). Desde 2013 es miembro del comité editorial de la revista de divulgación científica Hypatia, del Consejo de Ciencia y Tecnología del Estado de Morelos (CCyTEM).

En 2005 recibió la Distinción Universidad Nacional para Jóvenes Académicos en el área de Creación Artística y Extensión de la Cultura. Ha impartido numerosos cursos de divulgación escrita en casi todos los Estados de la República Mexicana.

logolacienciaysusalrededore

Sitio Web: sites.google.com/site/mbonfil/

Social Profiles

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Saber reír
    Escrito por
    Saber reír Los griegos sabían reír. Lo habían aprendido de sus dioses, a quienes no les importaba reírse. Más aún: cierto tipo de risa olímpica era uno de los rasgos de su divinidad. Pero, entrecerrando un poco…

logonegrociencia

Comfreak, CC

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Nicolás Monardes
    Escrito por
    Nicolás Monardes Hace 525 años, tal día como hoy, poco más de un centenar de hombres, en dos carabelas y una nao capitana, salían de Palos de la Frontera, rumbo a lo desconocido. ¿Objetivo? Alcanzar las míticas…
  • "Rip Kirby", de Alex Raymond
    Escrito por
    "Rip Kirby", de Alex Raymond Leer estas viñetas de Alex Raymond evoca un pasado en blanco y negro. Ya saben lo que esto significa: tic-tac hasta los años cuarenta. Recuperamos así la elegancia, la sofisticación y la dureza de unos…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • "Vecchio frak", de Domenico Modugno
    Escrito por
    "Vecchio frak", de Domenico Modugno Domenico Modugno (Polignano a Mare, Bari, 9 de enero de 1928 - Lampedusa, 6 de agosto de 1994) es, quizá junto a Mina, el mayor artista de la canción italiana. Que ya es mucho decir…
  • Ver la música
    Ver la música Los humanos somos animales primordialmente visuales. Por eso a veces no nos damos cuenta de lo importante que resultan los estímulos que recibimos de nuestros otros sentidos, y de cómo enriquecen nuestra experiencia sensorial. A…

logonegroecologia

Coffy, CC

etimologia