El futuro negro del tiburón blanco

El futuro negro del tiburón blanco Imagen superior: Tiburón blanco, "Carcharodon carcharias". / Ramón Carretero.

Es un magnífico día soleado y nadamos plácidamente dejándonos seducir por la inmensidad del océano; parecería imposible que algo pudiera perturbar ese momento de paz y serenidad. Sin embargo sólo hacen falta tres sílabas, una palabra maldita, para interrumpir ese éxtasis de placidez. Las pupilas, el corazón, todo en nuestro cuerpo se pone de acuerdo para alertarnos del incipiente estado de pánico que se avecina... ¡Tiburón!

Y es en ese momento cuando nuestro miedo sale a flote, como la aleta que se aproxima.

Hace mucho que el agua dejó de ser nuestro medio. Somos lo que recordamos. Somos lo que olvidamos. Somos lo que sabemos. Y también somos lo que desconocemos. Y esto último nos produce desasosiego, incluso temor. El gran blanco encarna a la perfección una de nuestras emociones más primarias, el miedo, porque la realidad es que apenas lo conocemos. Y, por si fuera poco, el miedo vende, y mucho.

Lleva más de 10 millones de años habitando nuestro planeta, aunque los primeros tiburones ya existían hace 450 millones de años, antes de que hubiera animales en los continentes y de que los primeros insectos volaran.

El tiburón blanco, gran blanco o jaquetón es una especie de pez cartilaginoso perteneciente a la familia Lamnidae. En 1758 Carlos Linneo le dio su primer nombre científico, Squalus carcharias y actualmente se conoce como Carcharodon carcharias. Pelágico y cosmopolita,se encuentra en las aguas cálidas y templadas de casi todos los océanos y puede realizar largas migraciones, regresando a lugares previamente visitados año tras año.

tiburon01

Imagen superior: Brook Ward, CC. "Pululaban de nuevo los tiburones en torno a la sangre que empezaba ahora a correr del cadáver, como abejas en una colmena" ("Moby Dick", Herman Melville).

Aunque existen más de 500 especies de tiburones, cuando escuchamos la temida palabra, siempre pensamos en él. Es la única del género Carcharodon que sobrevive en la actualidad. Ya el significado de su nombre científico –“dientes agudos”- nos ofrece pistas de qué es a lo que nos “enfrentamos”. A entre 6 y 8 hileras de dientes afilados y aserrados (30.000 dientes a lo largo de su vida, ya que algunas hileras se van reemplazando por nuevas con el paso de los años) de unos 5 cm y hasta 78 serraciones cada uno. A una mordida 3 veces más fuerte que la de un león y 20 veces más que la de un ser humano, 1,8 toneladas de presión que suponen la mordida más fuerte calculada para cualquier animal viviente.

Y todo ello aderezado con una boca parcialmente abierta que esboza una constante sonrisa desasosegante y unos ojos azabache con los que parece que te va evaluando, decidiendo si “mereces la pena”.

tiburonalcalde

Imagen superior: “Martin, todo es cuestión de psicología. Gritas: '¡Barracuda!' y todo el mundo dice: 'Bueno, ¿y qué?' Gritas '¡Tiburón!' y cunde el pánico, y adiós temporada de verano...” (Tiburón, Jaws, 1975).

“Es como si Dios hubiera creado al diablo y le hubiera dado mandíbulas”, resuena una voz en el tráiler de la película. El narrador dice fríamente: “es una máquina de comer que vive para matar” (Tiburón, Steven Spielberg).

No es de extrañar que Peter Benchley utilizara la combinación de todos estos ingredientes, unida a la mitología marina y a las circunstancias que han rodeado desde siempre a estos supervivientes de épocas primitivas, para hacerlo protagonista de su célebre Jaws (que se tradujo al castellano como Tiburón), publicado en 1974 y que se mantuvo cerca del primer lugar en la lista de best-sellers de The New York Times durante 44 semanas.

Aunque lo que realmente inspiró al autor fue una serie de ataques mortales a bañistas ocurridos en la costa de Nueva Jersey en 1916 (muchos de los cuales, por cierto, no fueron provocados por el tiburón blanco).

tiburonperiodico

Antes de su publicación ya se intuía la “carnaza” y se compraron los derechos cinematográficos que darían lugar a la película Tiburón, dirigida por Steven Spielberg.

A partir de su estreno en junio de 1975, nadar ya nunca fue lo mismo. Y la reputación del gran blanco tampoco. Miles de personas salieron en barcos a cazarlos de forma obsesiva, contribuyendo a diezmar casi todas las especies existentes, y una imagen de “monstruo marino” se tatuó para siempre en la mente de otras miles.

No cabe duda de que la célebre banda sonora de la película pondría en alerta al más intrépido bañista. Alimentar la imaginación de forma negativa puede ser el fin para una especie (que se lo digan al pobre lobo que un día se topó con Caperucita).

“Sabiendo lo que sé ahora, es posible que nunca hubiera escrito ese libro”, dijo años después Benchley, quien luego dedicó parte de su vida a la protección de los escualos.

tiburonspielberg

¿Una máquina de matar perfecta? El gran blanco es mucho más que eso

Con una anatomía magistralmente diseñada por la evolución, se acerca a nosotros un cuerpo hidrodinámico, fusiforme y en continuo movimiento (carecen de vejiga natatoria para poder flotar) que podría parecer un torpedo de unos 6 metros de largo y más de 1000 kg de peso. Su cabeza culmina en un hocico cónico y su cuerpo robusto y bicolor (gris en la parte dorsal, blanco en la ventral) se camufla en el medio a la perfección. Su inconfundible aleta dorsal, grande y triangular, es tan extraordinariamente temida que parece que invisibiliza a las demás.

Como colofón, un gran propulsor en forma de semi luna: su aleta caudal, con la que consigue un perfecto equilibrio y le permite cambios de dirección repentinos. Y esto desde el punto de vista anatómico; su complejidad sensorial es tan refinada y especializada que a través de su increíble olfato es capaz de detectar sustancias químicas a disoluciones tan bajas como una parte por billón.

También perciben cambios en las vibraciones y en los campos bioeléctricos que emanan sus presas. No, no es una máquina de matar. El tiburón blanco es un prodigio de la naturaleza, un organismo que debe cazar para sobrevivir y que, al hacerlo, mantiene el equilibrio del ecosistema marino. Desde la cúspide de la pirámide alimenticia emprende un camino en el que aprende y selecciona: toma decisiones. Y la de atacarnos, no es una de las habituales.

¿Qué lugar ocupamos entonces en su dieta? ¿Somos un error de cálculo? ¿Simples presas de su curiosidad? Todavía no se sabe con exactitud la respuesta a estas preguntas, pero ante la duda viene a socorrernos la estadística: la posibilidad de morir por su causa es de 1 por cada 3,7 millones... Cada año mueren 500 personas por el ataque de un hipopótamo, pero apenas 10 por culpa de un tiburón, y no siempre se deben al gran blanco. Según algunos especialistas, su comportamiento se centra en no involucrarse en conflictos y sólo combatirá como último recurso.

tiburonviejoyelmar

Imagen superior: "-¿Qué es eso? —preguntó la mujer al camarero, y señaló al largo espinazo del gran pez, que ahora no era más que basura esperando a que se la llevara la marea.

-Tiburón —dijo el camarero—. Un tiburón.

-No sabía que los tiburones tuvieran colas tan hermosas, tan bellamente formadas.

-Ni yo tampoco —dijo el hombre que la acompañaba." ("El viejo y el mar". Ernest Hemingway).

¿Precaución? Sí. ¿Pánico irracional? No

Y la pregunta obligada de muchos bañistas de nuestras costas: ¿hay tiburones blancos en el Mediterráneo? La respuesta es sí, aunque los avistamientos son escasos. Según un artículo publicado en Proceedings of the Royal Society B en 2010, los grandes tiburones blancos que actualmente surcan el mar Mediterráneo son originarios de Australia y fue un error de navegación producido hace 450.000 años, durante uno de los períodos de cambio climático que ha sufrido la Tierra, el responsable de que un grupo de hembras preñadas llegaran hasta nuestro mar más templado. Desde entonces, un número reducido de ejemplares han permanecido en estas aguas debido a que, como los salmones, los tiburones tienden a regresar a su lugar de nacimiento.

En la película Tiburón, Matt Hooper, el personaje de un oceanógrafo y experto en tiburones, le dice al jefe de policía que investiga las muertes en la playa: “No hay nada en el mar a lo que este pez le tenga miedo (…). No le teme a nada”.

Si esto es así, el futuro para el tiburón blanco será negro, muy negro. Porque si bien en él todo es grande: su tamaño, sus mandíbulas, sus dientes, el miedo que provoca..., también lo es la persecución a la que se ve sometido. Lo único pequeño en él es, cada vez más,su capacidad de supervivencia.

No sólo son muy vulnerables a la pesca (bajo número de nuevos individuos en cada camada, tardía madurez sexual y elevada longevidad); también existe un mercado negro muy lucrativo de productos obtenidos de tiburón blanco que incluye mandíbulas, dientes y aletas, estas últimas muy cotizadas por los mercados asiáticos para su consumo en sopa.

tiburon20000

Imagen superior: "A propósito, señor Aronnax, espero que no tenga usted miedo a los tiburones. [...]

-Debo confesarle, capitán, que todavía no estoy muy familiarizado con esta clase de peces.

-Nosotros sí lo estamos, como lo estará usted con el tiempo. Además, iremos armados y quizá podamos cazar alguno por el camino. Es una caza interesante" ("20.000 leguas de viaje submarino", de Julio Verne).

De estrella de cine a caldo de sopa; sus dientes, convertidos en joyas macabras colgando de no pocos cuellos caprichosos. La presencia de este escualo se está reduciendo en todo el mundo. ¿Es realmente el tiburón blanco el asesino del océano?

Los científicos aseguran que las personas suponemos más una amenaza para ellos que ellos para nosotros. La especie está catalogada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (UICN) como Vulnerable e incluida en el Apéndice II en la Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas (CITES).

Quizás es hora de cambiar los arpones y las patas de palo por cámaras, trajes de buzo e instrumentos de estudio. Quizás tenemos que aprender a quererlos. Quizás la belleza no es siempre sutil y también puede ser brutal.

tiburonfinal

Imagen superior: Scubaben, CC. "Pero me encontré un tiburón en forma de cariño; no, no: en forma de tiburón amado; escualo limpio, corazón extensible, ardor o crimen, deliciosa posesión que consiste en el mar" (Vicente Aleixandre, "El más bello amor").

Copyright del artículo © Cristina Cánovas. Publicado originalmente en NaturalMente, revista del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC). Se publica en TheCult.es (Thesauro Cultural) con licencia CC, no comercial, por cortesía del MNCN.

Cristina Cánovas

Bióloga y coordinadora de exposiciones del Museo Nacional de Ciencias Naturales (MNCN) del CSIC. Los artículos de Cristina Cánovas se publican en The Cult por cortesía del MNCN con licencia CC no comercial.

Sitio Web: www.mncn.csic.es

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • Un jardín, un hombre, una mujer y una serpiente
    Escrito por
    Un jardín, un hombre, una mujer y una serpiente Los arqueólogos o los historiadores tal vez logren algún día descubrir el origen de esa extraña religión que se conservó en varias decenas de relatos que los hebreos llaman Tanaj y los cristianos Antiguo Testamento. Tal vez la…
  • Acerca de Monterroso
    Escrito por
    Acerca de Monterroso Augusto (Tito) Monterroso (1921–2003) está ligado por el tópico y la vocación al cuento breve. En Literatura y vida él mismo dedica un elogioso capítulo de esta miscelánea al tamaño escogido, junto con otro, pariente…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • ¡Más café, por favor!
    Escrito por
    ¡Más café, por favor! En un centro comercial por el que pasé el otro día se atravesó ante mi vista una pared inmensa compuesta de pantallas. En un despliegue tecnológico apareció primero en cada pantalla una imagen…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • Juana la Loca y la fatalidad del amor
    Escrito por
    Juana la Loca y la fatalidad del amor Juana quería hacerse monja. Pero sus padres, en especial su madre, ya tenían diseñado otro futuro para su hija. Porque Juana era hija de los Reyes Católicos, Isabel y Fernando, que trazaron al milímetro los…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • “Stand Up” (1969), de Jethro Tull
    Escrito por
    “Stand Up” (1969), de Jethro Tull Jethro Tull será recordado siempre por dos discos: “Aqualung” y “Thick As A Brick”. Ambos fueron hitos en la historia del Rock Progresivo por el estilo tan particular que imprimía Ian Anderson al género con su flauta travesera,…
  • Glinka ante el piano
    Escrito por
    Glinka ante el piano Se dice, y con ameritada razón, que Glinka abre el espacio del nacionalismo musical ruso. Bien, pero: ¿estamos, con él, ante el tópico del alma rusa? Me atrevo a decir que sí, en tanto por…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Te uve científica
    Te uve científica Lo logré. Sobre la mesa había trozos de cable, destornilladores, un par de bombillitas y pilas. El reto era hacer con ello que alguna de esas lamparitas se encendiera. Tenía siete años y cuando una…

etimologia