La ciencia española y la leyenda negra

Siempre es interesante saber que estos debates que hoy en día nos parecen tan de actualidad, tan de nosotros, tan de tirarnos los trastos a la cabeza, tan de “las dos Españas”, tan de los unos y los otros, llevan acompañándonos siglos.

Intentar ofrecer una visión de esta batalla intelectual, librada con más o menos gloria según los tiempos y la valía de los contendientes, supone (siempre) enfangarse. Aunque no quieras, siempre te sitúas (o te sitúan) en una de las trincheras. La realidad es que ambas trincheras tienen su parte de razón y su parte de culpa. No todo es blanco o negro.

Una de las batallas más estériles entre los intelectuales patrios ha sido la conocida como “polémica de la ciencia española”, cuyo inicio se ha situado, tradicionalmente, con la aparición de un artículo, en la Enciclopedia francesa, titulado "España". Firmado por Masson de Morvilliers, se decía en él que España nunca había participado en el desarrollo de la civilización europea: “¿Qué se debe a España; de dos, de cuatro, de diez siglos a esta parte, qué ha hecho por Europa?”.

Semejante pregunta encendió a los unos y a los otros. Aún hoy en día hay muchos que siguen mirándose el ombligo, intentando responder a una pregunta que no es tal. Porque Morvilliers no pretendía preguntar: tan sólo estaba exponiendo su teoría. Incendiaria, por otra parte.

Estos “y tú más”, estas historias de “yo tengo a Newton y a Boyle, ¿tú qué has ofrecido?” no son más que peleítas de niños chicos. Durante años he acumulado información más que suficiente para escribir un voluminoso tratado al respecto. ¿Para qué? En realidad, para nada. La retórica es lo que tiene: cuando se intenta persuadir a partir del discurso se pierde todo rastro de imparcialidad.

Frente a ello, está la práctica historiográfica, que es lo que siempre he perseguido en mis investigaciones. Los datos son los que son. Y así, por ejemplo, si tú dices que la (temible) inquisición española prohibió la lectura de Paracelso y todos sus seguidores piensas, de inmediato, que ningún médico, cirujano o boticario español supo de la existencia de la doctrina paracélsica. Si te quedas en los índices de libros prohibidos, esa es la única idea posible. Ahora bien, si te vas a los folletos, opúsculos y libros varios publicados por profesionales de la salud a lo largo del siglo XVII, compruebas que, lejos de cumplirse las normas inquisitoriales, los nombres de Paracelso, Adam von Bodenstein, Gerard Dorn o Jan Baptista van Helmont (por citar sólo algunos de los autores prohibidos) circulaban libremente en los círculos médicos españoles...

Partir de ideas preconcebidas siempre conduce al error.

Copyright del artículo © Mar Rey Bueno. Reservados todos los derechos.

Mar Rey Bueno

Mar Rey Bueno es doctora en Farmacia por la Universidad Complutense de Madrid. Realizó su tesis doctoral sobre terapéutica en la corte de los Austrias, trabajo que mereció el Premio Extraordinario de Doctorado.

Especializada en aspectos alquímicos, supersticiosos y terapéuticos en la España de la Edad Moderna, es autora de numerosos artículos, editados en publicaciones españolas e internacionales. Entre sus libros, figuran El Hechizado. Medicina , alquimia y superstición en la corte de Carlos II (1998), Los amantes del arte sagrado (2000), Los señores del fuego. Destiladores y espagíricos en la corte de los Austrias (2002), Alquimia, el gran secreto (2002), Las plantas mágicas (2002), Magos y Reyes (2004), Quijote mágico. Los mundos encantados de un caballero hechizado (2005), Los libros malditos (2005), Inferno. Historia de una biblioteca maldita (2007) e Historia de las hierbas mágicas y medicinales (2008).

Asimismo, ha colaborado en obras colectivas con los siguientes estudios: "El informe Vallés: modificación de pesas y medidas de botica realizadas en el siglo XVI" (en La ciencia en el Monasterio del Escorial: actas del Simposium, 1993), "Fray Esteban Villa y los medicamentos químicos en la Farmacia española del siglo XVII" (en Monjes y monasterios españoles: actas del simposium, 1995), "La biblioteca privada de Juan Muñoz y Peralta (ca. 1655-1746)" y "Los Orígenes de dos Instituciones Farmacéuticas españolas: la Real Botica (1594) y el Real Laboratorio Químico (1694)" (en Estudios de historia de las técnicas, la arqueología industrial y las ciencias: VI Congreso de la Sociedad Española de Historia de las Ciencias y de las Técnicas, 1996), "Servicio de farmacia en la guerra contra la Convención francesa" y "La difusión de epidemias febriles y su tratamiento en la guerra contra la Convención nacional francesa" (en III Congreso Internacional de Historia Militar: actas, 1997), "La influencia de la corte en la terapéutica española renacentista" (en Andrés Laguna: humanismo, ciencia y política en la Europa renacentista. Congreso Internacional, Segovia, 1999), "Vicencio Juan de Lastanosa, inquisidor de maravillas: Análisis de un gabinete de curiosidades como experimento historiográfico" y "El coleccionista de secretos: Oro potable, alquimistas italianos y un soldado enfermo en el laboratorio lastanosino" (en El inquiridor de maravillas. Prodigios, curiosidades y secretos de la naturaleza en la España de Vicencio Juan de Lastanosa, 2001), "La instrumentalización de la Espagiria en el proceso de renovación: las polémicas sobre medicamentos químicos" y "La institucionalización de la Espagiria en la corte de El Hechizado" (en Los hijos de Hermes: alquimia y espagiria en la terapéutica española moderna, 2001), "El debate entre ciencia y religión en la literatura médica de los novatores" (en Silos: un milenio: actas del Congreso Internacional sobre la Abadía de Santo Domingo de Silos, vol. 3, 2003), "El Jardín de Hécate: magia vegetal en la España barroca" (en Paraíso cerrado, jardín abierto: el reino vegetal en el imaginario religioso del Mediterráneo, 2005), "Los paracelsistas españoles: medicina química en la España moderna" (en Más allá de la Leyenda Negra: España y la revolución científica, 2007) y "El funcionamiento diario de palacio: la Real Botica" (en La corte de Felipe IV 1621-1665: reconfiguración de la Monarquía católica, 2015).

logonegrolibros

Términos de uso y Aviso de privacidad. ISSN 2530-7169 (Ilustración: Kellepics, CC)

  • La hora más gloriosa
    Escrito por
    La hora más gloriosa El señor Johann Wolfgang von Goethe —era un colega: se ganaba la vida escribiendo— dijo alguna vez que, al repasar los más recientes cuarenta años de su existencia, sólo encontraba en ellos quince días felices.…

logonegrociencia

Comfreak, CC

  • Arte, ciencia y naturaleza
    Arte, ciencia y naturaleza Uno de los grandes prejuicios respecto a la ciencia es que se trata de una actividad puramente racional, cerebral, y por tanto para nerds, insensible, fría. Exactamente lo opuesto al arte, que es…

Trestesauros500

Vlynn, CC

  • "Las toleramos, pero no las necesitamos"
    Escrito por
    "Las toleramos, pero no las necesitamos" "Las toleramos, pero no las necesitamos". Así hablaban los surrealistas de las mujeres. El surrealismo, como el dadaísmo, el futurismo, el expresionismo y tantos otros artes vanguardistas seguía siendo un coto cerrado, un club exclusivamente…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Imagen © Richard Kingston (young rascal)

logonegrolibros

MystycArtDesign, CC

logonegromusica

Fradellafra, CC

  • Haendel: ayer, hoy y mañana
    Escrito por
    Haendel: ayer, hoy y mañana En 1720, en plena carrera inglesa, editó Haendel la primera entrega de estas suites para clave. Por entonces sus óperas se representaban en el Teatro del Rey y el compositor gozaba del monopolio de sus…

logonegroecologia

Coffy, CC

  • Las nieves pérdidas del Kilimanjaro
    Escrito por
    Las nieves pérdidas del Kilimanjaro "Cerca de la cumbre occidental se encuentra el cuerpo seco y congelado de leopardo. Nadie ha podido explicar lo que buscaba el leopardo a esa altitud" (Ernest Hemingway) Las primeras noticias que llegaron a Europa…

etimologia