Trestesauros500

Hay ocasiones en que el espectador se siente obligado a hojear con discreción uno o dos libros mientras se ilumina la pantalla del cine. Y ésta de hoy, sin duda, es una de esas oportunidades. No sólo por la magnitud del personaje protagonista, J.D. Salinger, como por la importancia que adquiere su obra maestra, El guardián entre el centeno (1951), en el guión de la película que nos ocupa.