La realidad de los detectives

La realidad de los detectives Imagen superior: Umberto Holmes, o quizá Sherlock Eco.

Existe algo en los detectives que parece conferirles una sensación de realidad mayor que la de otras criaturas de ficción, algo que los hace más capaces de independizarse de sus creadores y ser considerados menos literarios y más reales.

En No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, he examinado a Sherlock Holmes no como un personaje de ficción, sino como un verdadero precursor de muchas ciencias y disciplinas, en pie de igualdad con Robert Hooke, Isaac Newton, Ferdinand de Saussure, Umberto Eco, François Bertillon y Charles Sanders Peirce, entre muchos otros.

Es cierto que cuando quise construir una Enciclopedia Universal de Pensadores para mi propio uso privado, incluí entre esos pensadores a muchos personajes de ficción: el Hamlet, el Próspero, el Macbeth y la Viola de Shakespeare, el Don Quijote, el Sancho y el licenciado Vidriera de Cervantes, el Jacques de Diderot y el Cándido de Voltaire y que, cuando llevé a término ese proyecto lo reduje a esos personajes en mi Enciclopedia de pensadores imaginarios. Pero, a pesar de que podemos mirar a los personajes de ficción como seres reales, pocos son vistos en el imaginario social de manera tan intensamente llena de vida como que vemos a Sherlock Holmes y John Watson.

Por eso, sin duda no es casual que el Auguste Dupin creado por Edgar Allan Poe sea, como Sherlock Holmes, un detective, como también lo es Miss Marple o Poirot, de Agatha Christie; Philip Marlowe, de Raymond Chandler; Sam Spade, de Dashiell Hammett; Maigret, de Simenon y tantos otros personajes, a los que nos es fácil imaginar recorriendo las calles de Londres, Los Ángeles, París o Bruselas.

¿A qué se debe esta extraña cualidad real de los detectives? Lo ignoro, pero lo único seguro es que el Dupin de Poe y el Holmes de Conan Doyle pertenecen a un gremio de personajes de ficción que se caracterizan por lo fácil que les resulta alcanzar la celebridad pública, mientras que en la vida real los detectives raramente alcanzan notoriedad, tal vez porque ello les dificultaría realizar su trabajo. Como dice el propio Holmes en la serie Sherlock cuando es asediado por la prensa: «Lo último que desea un detective es publicidad».

La extraña pero persistente realidad de los detectives puede ser una de las razones por las que se atribuyen a Holmes los méritos que deberían atribuirse a Arthur Conan Doyle, pero existen otras razones que quizá explican mejor esta preferencia.

[Esta entrada ha sido escrita a partir de fragmentos de No tan elemental: cómo ser Sherlock Holmes, que finalmente no incluí en el libro]

Copyright del artículo © Daniel Tubau. Reservados todos los derechos.

Daniel Tubau

Nacido en algún lugar de Barcelona en algún momento del siglo XX, Daniel Tubau ha trabajado como guionista, director de televisión, profesor de narrativa audiovisual en lugares como la Universidad Carlos III, la Juan Carlos I, la Escuela de Cine y Audiovisual de Madrid (ECAM), y muchas otras. También ha trabajado en productoras como Globo Media y ha escrito guiones o dirigido muchos programas y series de televisión.

En su juventud, Daniel Tubau escribió algunos libros extravagantes, como La espada mágica, uno de los primeros libros hipertextuales, Deep Purple, que tiene el mérito de haber sido escrito por alguien al que no le gustaba demasiado el rock duro, o diversos cuentos de terror en la Biblioteca Universal del Misterio y Terror.

Tras su fracaso como escritor precoz, Daniel Tubau se lo pensó durante un tiempo hasta que publicó de nuevo, dedicándose a su profesión de guionista y director, o periodista en El independiente. Finalmente, ya en el siglo XXI, Tubau empezó a publicar cuentos, ensayos y novelas, como Las paradojas del guionista, editado en Alba editorial, que es un perfecto complemento de El guión del siglo 21; o La verdadera historia de las sociedades secretas, Recuerdos de la era analógica (una antología del futuro), Elogio de la infidelidad, ambos en la editorial Evohé, o Nada es lo que es: el problema de la indentidad, en la editorial Devenir, un ensayo que ganó el Premio Ciudad de Valencia en 2009.

Asimismo, es autor de No tan elemental. Cómo ser Sherlock Holmes (Ariel, 2015) y El espectador es el protagonista (Alba, 2015).

Dentro del programa Madrid con los cincos sentidos (Radio M21), de José Luis Casado, se encarga del espacio Una cita con las musas.

Sitio Web: wordpress.danieltubau.com/

logonegrolibros

  • Velocidad y realidad
    Escrito por
    Velocidad y realidad H.G. Wells mostró en El nuevo acelerador (1901) que si percibiésemos a distinta velocidad el universo podría resultarnos muy diferente de como lo concebimos de manera habitual. El narrador del cuento, podemos suponer que el propio Wells,…
  • Literatura argentina de la emigración
    Escrito por
    Literatura argentina de la emigración En estas páginas, a medias documentales y autobiográficas, examino un fenómeno que todavía carece de cierre, cual es la emigración de escritores argentinos a España, a partir de la dictadura militar de 1976–1983. Digo emigración…
  • Ciencia y libertad
    Ciencia y libertad “La verdad os hará libres”, dice la conocida frase. Y si bien la ciencia no ofrece verdades, sino conocimiento confiable (siempre sujeto a revisiones, pero útil para resolver los problemas que preocupan a…

logonegrociencia

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

  • Envidia por la física
    Envidia por la física La física, según piensan muchos –en especial los físicos–, es algo así como la reina de las ciencias. No hay ciencia más avanzada, precisa, ni que ofrezca resultados y aplicaciones más poderosas que esta disciplina…

Cartelera

Cine clásico

logonegrofuturo2

Cosmos: A Spacetime Odyssey © Fox

logonegrolibros

bae22, CC

logonegromusica

Namlai000, CC

  • Lavandera estrena a Chopin
    Escrito por
    Lavandera estrena a Chopin Unos cuantos millones de seres humanos deben (debemos) a Chopin el haber descubierto la música. A veces, ciertamente, en malas compañías: películas cursis, radionovelas y, en último lugar, malos pianistas. Son los que, no contentos…

logonegroecologia

Mathias Appel, CC

logonegrofuturo2

Petar Milošević, CC